22 refranes populares para niños y dichos explicados con ejemplos

Refranes populares y dichos que solemos usar en nuestro día a día

Te ofrecemos una fantástica selección de refranes populares para niños y dichos que puedes enseñar a tu hijo y que solemos utilizar en nuestro día a día. Verás que son refranes muy conocidos. Entre ellos también encontrarás frases hechas y dichos que seguro que te suenan o has escuchado alguna vez a los más mayores.

Los mejores refranes populares que puedes enseñar a tu hijo

Refranes populares explicados para niños

Todos estos refranes y dichos tiene algo en común: son refranes populares y frases hechas que utilizamos en nuestro día a día y cuyo significado puedes enseñar sin dificultad a tu hijo.

Usa los refranes como herramienta de educación, porque a menudo explican muy bien y en pocas palabras un concepto complejo o bien porque nos brinda una sabiduría popular basada en el sentido común y el ingenio. Aquí tienes unos cuantos explicado para los niños con ejemplos:

1. ‘Más vale maña que fuerza’. Este refrán nos recuerda que en la mayoría de las veces, para ejecutar alguna actividad debemos usar la cabeza en lugar de intentar hacer las cosas sin pensar, mediante los impulsos o la fuerza. Por ejemplo, imagina que mandas a tu hijo abrir una botella e intenta hacerlo mediante la fuerza, sin pensar antes si es un tapón de rosca. En ese caso le puedes mostrar que esa tapa no va a presión, sino que hay que girarla para abrir la botella, y añadir el refrán: ‘más vale maña que fuerza’, que viene a decir: ‘piensa antes de hacer las cosas’.

2. ‘Más vale prevenir que curar’. Cuando hacemos algo sin pensar, podemos ‘meter la pata’. Después el remedio o la solución serán más complejos. Por eso, antes de llegar a lamentarnos por algo, es mejor que seamos precavidos y tomemos las medidas oportunas para evitar problemas. Imagina que tu hijo va a dibujar porque le mandaron una tarea para el colegio, y toma un rotulador para hacerlo. Puedes ofrecerle mejor un lapicero (ya que éste se puede borrar) por si acaso le sale algo mal. Ahí es cuando puedes decir: ‘más vale prevenir que curar’.

Más refranes populares para niños que usamos en nuestro día a día

3. ‘El que tiene boca se equivoca’. Nadie debe reírse de los demás por equivocarse, porque es algo humano y normal, sobre todo cuando estamos aprendiendo. Este refrán nos indica que debemos ser tolerantes con los que fallan y empatizar con él. Imagina que en clase de sociales el profesor pregunta a un compañero y en lugar de decir ‘La Pinta, la Niña y la Santa María’, dice: ‘La Niña, la Pinta y la Santa Marina’. En lugar de reír ante ese fallo, piensa bien en este refrán: ‘quien tiene boca, se equivoca’.

4. ‘Al pan, pan, y al vino, vino’. O lo que viene a ser lo mismo: debemos llamar a las cosas por su nombre. A veces tendemos a ocultar información porque nos parece que puede crear conflicto. Sin embargo, las cosas son como son, y no debemos ocultarlas. Tiene que ver con la franqueza, la sinceridad. Imagina que tienes que decirle a un amigo que otro compañero le ha insultado, pero no te atreves por si se siente ofendido o el otro compañero se enfada… Piensa en este refrán y no escondas la verdad: ‘Al pan, pan y al vino, vino’.

5. ‘A palabras necias, oídos sordos’. Cuando veas que una persona habla mal de ti solo porque quiere ofender, no prestes atención, porque sus palabras solo nacen del resentiminto o la envidia, así que no aportan absolutamente nada. En ese momento puedes contestar con ese refrán: ‘a palabras necias, oídos sordos’.

Otros cuatro refranes populares o dichos para niños con su significado

6. ‘Bicho malo nunca muere’. Este dicho lo oirás mucho en referencia a personas que parecen obrar con maldad. Por ejemplo, imagina que tus padres conocen a una persona que suele portarse mal con todos, al que le gusta insultar, enfadar al resto… y un día a esa persona le pasa algo y se hace daño, o le llaman la atención por haber obrado mal. En esa ocasión solemos usar este dicho para dejar claro que aunque tenga un mal momento en su vida, seguirá siendo el mismo de siempre porque… ‘bicho malo nunca muere’.

7. ‘Burro grande, ande o no ande’. Normalmente cuenta más la calidad que la cantidad, pero en algunas ocasiones, importa más la cantidad que la calidad. Por eso a veces usamos este dicho: ‘burro grande, ande o no ande’, para indicar que preferimos (en esa ocasión) más cantidad de algo en concreto. Por ejemplo, imagina que vas a la panadería y te muestran dos barras de pan para que elijas: una es pequeña y la otra, el doble de grande. En ese caso tú eliges la cantidad y respondes con un ‘burro grande, ande o no ande’.

8. ‘Cada maestrillo tiene su librillo’. Es decir, que cada persona tiene una forma peculiar de hacer las cosas. Puede que tú te ates los cordones del zapato haciendo dos lazos que se unen entre sí, mientras que otro compañero tuyo se ata los cordones de otra forma. El resultado es el mismo, pero… ‘cada maestrillo tiene su librillo’.

9. ‘Cada loco con su tema’. ¿No te ha pasado muchas veces que ves a varias personas reunidas pero cada una haciendo cosas diferentes? Sí, en esa ocasión es como si estuvieras en un manicomio en donde todos hacen cosas distintas aunque estén juntas. Y es entonces cuando usamos esta frase: ‘cada loco con su tema’. Es decir, todos a lo suyo y ninguno presta atención a lo que debe.

Descubre más refranes y dichos populares para niños

10. ‘Cada oveja con su pareja’. Las personas tienden a juntarse con aquellas con las que comparten intereses o gustos, o simplemente, porque son parecidas en su forma de ver y entender la vida. Por eso se dice eso de ‘cada oveja con su pareja’. Aunque también se usa para ‘ordenar’ objetos o grupos de personas.

11. ‘Que cada palo aguante su vela’. Cada uno debe hacerse cargo de sus responsabilidades y consecuencias de sus actos. Si un profesor te mandó ordenar los libros de la clase, deberás hacerlo, y no pedírselo a ningún compañero para que lo haga en tu lugar. Cada uno tenemos una serie de tareas y responsabilidades que no podemos delegar en otros.

12. ‘La paciencia es la madre de la Ciencia’. Y esto es así porque la paciencia es la que nos ayuda a conseguir grandes descubrimientos. Imagina que un científico no observara paciente, día tras día, cómo evoluciona un experimento… Nunca lograría nada. La paciencia es indispensable para lograr un objetivo a largo plazo.

13. ‘Cría cuervos y te sacarán los ojos’. Este refrán ta desagradable viene a decirnos que es mejor no dedicar demasiado tiempo a las personas desagradecidas. Imagina que tú le dejas los apuntes constantemente a un compañero de clase. Y un día que te pones malo, se los pides a él y se niega a dejártelos… Sin duda, es un desagradecido al que le puedes decir este refrán: ‘Cría cuervos y te sacarán los ojos’.

14. Cría fama y échate a dormir’. Cuando las personas forman estereotipos de otras, es difícil quitarse esa etiqueta. Imagina que durante unos días fuiste algo travieso en clase, pero decides cambiar y portarte bien. Sin embargo, en cuanto sucede algo en clase, todos te señalan, aunque no hayas sido el culpable. De ahí el refrán: ‘cría fama y échate a dormir’.

15. ‘Cuando el río suena, agua lleva’. No debemos dejarnos llevar por los rumores. Es cierto que se deben demostrar las cosas, pero este refrán, basado en el sentido común, nos viene a decir que si muchas personas dicen lo mismo y están de acuerdo en algo… Si hay indicios que indican algo en concreto, es porque seguramente algo habrá de verdad (aunque no sea al 100% cierto). Es como si en clase comienzan a decir todos que el viernes habrá examen sorpresa, porque lo oyeron en la otra clase y alguien lo escuchó de boca de un profesor… Entonces, será mejor estudiar por si acaso, porque ‘cuando el río suena… agua lleva’.

16. ‘Cuanto más tienes, más quieres’. Sí, esto es exactamente la definición de avaricia… El egoísmo y el dinero parecen crear un círculo vicioso y nos incitan a querer más y más. Así que ten cuidado de no caer en brazos del materialismo.

Más refranes y dichos populares fantásticos para niños

17. ‘Donde hay patrón, no manda marinero’. Al final, el jefe, los padres o los profesores son los que mandan y establecen las normas, y a los marineros (alumnos, hijos o empleados) no les queda otra que obedecer. Si alguna vez tus padres te ordenan hacer tareas y tú te niegas, podrán usar perfectamente este dicho: ‘donde hay patrón, no manda marinero’.

18. ‘En boca cerrada no entran moscas’. Pues sí, a veces por hablar ‘metemos la pata’ y luego nos arrepentimos. Este refrán nos recuerda que antes de decir algo, debemos pensar muy bien lo que vamos a decir. Imagina que en clase dices en voz alta ‘Jaime es un pesado de campeonato’, y resulta que Jaime está detrás de ti y lo oye todo… ¡Menuda situación! Y es que a veces hay que pensar bien lo que se va a decir y ser precavido.

19. ‘El que busca, encuentra’. La perseverancia y el esfuerzo son indispensables para lograr cualquier cosa. Imagina que debes solucionar un problema de matemáticas muy complejo, y decides no intentarlo porque te parece imposible para ti. Pero alguien te dice. ‘quien busca, encuentra’… que viene a ser: ‘si lo intentas, igual lo consigues’. Y haces caso, te pones a investigar y al final… ¡lo logras! El esfuerzo mereció la pena.

20. ‘El que avisa no es traidor’. Si alguien te advierte de algo, hazle caso, porque puede ser verdad. Es como si un amigo te dice. ‘Eh, que mañana hay examen de matemáticas’. Y tú contestas: ‘¡Que va, si no dijo nada el profesor!’. Y él insiste: ‘El que avisa no es traidor’. Mejor será que estudies porque puede ser que tu compañero haya oído algo que tú no oíste…

21. ‘Muerto el perro, se acabó la rabia’. Para solucionar un problema, a veces hay que buscar el origen del problema y atacar la raíz del problema, no intentar acabar con las consecuencias. Es decir, si un perro transmite la rabia, no sirve curar a las personas esta enfermedad, porque el perro seguirá transmitiéndola. Lo mismo ocurre con los problemas: no intentes poner ‘un parche’ cuando lo lo solucionaste de fondo.

22. ‘Nunca llueve a gusto de todos’. Ni a todos les gusta lo mismo ni todos opinan igual. Este refrán nos advierte de que no podemos intentar contentar a todo el mundo, porque lo que contenta a unos, disgustará a otros. Imagina que en clase hay que hacer un trabajo en grupo y escribes el título en azul. Algunos de tus compañeros se alegran, pero dos o tres se enfadan porque lo querían rojo. Ahí puedes decir eso de: ‘Nunca llueve a gusto de todos’.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario