35 refranes sobre la ira para niños

Refranes populares y proverbios sobre el sentimiento de rabia

La ira es una emoción básica muy poderosa que anula la razón y nos trastorna. A menudo hacemos cosas movidos por la ira de las que luego nos arrepentimos. Precisamente sobre la ira se ha escrito mucho, y por supuesto, también existen numerosos refranes y proverbios que nos ayudan a reflexionar sobre ella. Aquí encontrarás hasta 35 refranes sobre la ira explicados para los niños.

Refranes sobre la ira explicados para los niños

Refranes populares explicados

La ira no entiende de edad: ataca tanto a niños como a mayores. Sin embargo, a medida que maduramos, tenemos más herramientas para controlarla. Todos estos refranes y proverbios nos hablan de la ira. Tal vez sirvan para que tu hijo entienda mejor qué es, cómo se manifiesta y sobre todo, por qué es necesario aprender a dominarla.

1. ‘Quien siembra odio, recoge venganza’. Este refrán nos advierte del peligro de utilizar la ira contra otros. Al final nos podrán devolver la ira en forma de venganza.

2. ‘Una buena acción se olvida; una mala, nunca en la vida’. De nuevo el saber popular nos invita a reflexionar sobre la venganza. Así, mientras que las buenas acciones se tienden a olvidar, los agravios y las ofensas tardan muchísimo más e incluso, no se olvidan nunca, lo que incitará a la persona agraviada a buscar venganza.

3. ‘Quien hace mal, espere otro tal’. Tendemos a recibir lo que damos. De esta forma, si tú te portas mal con alguien, lo más probable es que esa persona también se porte mal contigo. La ira activa más ira.

4. ‘Arrieritos somos y en el camino nos encontraremos’. Este refrán español tan popular nos vuelve a recordar que las malas acciones desencadenadas por la ira o la maldad, no se olvidan, y que además la venganza puede llegar en cualquier momento, antes o después. La venganza, según este refrán, no tiene prisa, sino que tiene mucha paciencia, y sabrá esperar el mejor momento para manifestarse.

5. ‘Un agravio consentido, otro venido’. Si perdonas sin más las ofensas, te volverán a ofender. Este refrán nos indica que no debemos pasar las ofensas ni actos de ira como si no nos importaran o no nos afectaran, porque entonces, llegarán muchos más.

6. ‘Casa mal avenida, pronto es vendida’. El entorno en donde conviven personas que constantemente se tratan mal o se hieren por culpa de la ira y el enojo, al final terminarán por discutir y separarse.

7. ‘El que fácilmente se enoja, hará locuras’. Este es un proverbio que nos avisa del poder irracional de la ira. Cuando nos invade esta emoción de enojo, no atendemos a razones y terminamos haciendo cosas de las que luego podemos arrepentirnos.

8. ‘La gente de Malpartida, poca y mal avenida’. Un refrán que se utiliza cuando se quiere explicar la mala relación que existe dentro de un grupo pequeño, por culpa de continuas disputas y enfrentamientos.

9. ‘El que turba su casa, heredará viento’. Si constantemente te enojas dentro del hogar, a la larga las personas que viven ahí, se manifestarán de la misma forma.

10. ‘Quien siembra vientos, recoge tempestades’. Es un proverbio similar al anterior. Si te enojas y proyectas tu ira sobre los demás, al final esta ira se volverá contra ti y será incluso más dañina’.

Más refranes sobre el sentimiento de ira

11. ‘Obra de villano: tirar la piedra y esconder la mano’. Este refrán se centra en la actitud cobarde de quien se enoja y se comporta mal por culpa de la ira pero luego no quiere reconocer su culpabilidad.

12. ‘Quien hace malas, barrunta largas’. Las malas acciones desembocan en consecuencias que perduran durante muchísimo tiempo. Es decir: si haces el mal, espera tranquilo porque a la larga ya te llegará la respuesta (a los que muchos llamarán ‘karma’).

13. ‘La cordura del hombre, detiene su furor’. La única forma de controlar la ira es hacer caso a la razón y no dejarse llevar por el enojo.

14. ‘Boca de verdades, cien enemistades’. Por extraño que parezca, muchas veces la ira nace de una verdad. Y es que la verdad a veces es difícil de asimilar, puede doler e incluso, molestar. Cuando escuchamos una verdad dolorosa, podemos caer en los brazos de la ira.

15. ‘El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias’. La ira muchas veces nace de una palabra. Las palabras pueden ser como dardos envenenados que hacen resurgir el enojo. Por eso, este proverbio nos explica que lo mejor para sentir paz y no ira, es pensar muy bien todo lo que vamos a decir.

16. ‘A la vejez, se acorta el dormir y se alarga el gruñir’. Este refrán hace hincapié en una característica de los ancianos: les cuesta más dormir y a su vez todo parece molestarles más, ya que no tienen tanta paciencia y aguante. Por eso, tienden a mostrarse más iracundos.

17. ‘La blanda respuesta destruye la ira, mientras que la palabra áspera enciende el furor’. Cuando una persona siente ira, necesita palabras que le puedan calmar. Si por el contrario recibe respuestas que también están llenas de ira, el enojo aumentará. La ira genera más ira.

18. ‘De airado a loco va muy poco’. Este refrán se centra en la irracionalidad de la ira. El loco es aquel que pierde la razón, y el que siente ira, según este refrán, está muy cerca de la locura.

19. ‘La ira es locura el tiempo que dura’. Este refrán es muy similar al anterior:vuelve a recordarnos que el sentimiento de ira es totalmente irracional. Por eso nos incita a hacer ‘locuras’.

20. ‘Dos no riñen si uno no quiere’. Este proverbio nos explica que si una persona que siente ira es apaciguado por otra persona que no quiere seguirle el juego, lo más normal es que todo vuelva a la calma y la persona que siente ira, se relaje.

Aquí encontrarás más refranes sobre la ira… también sobre su necesidad

21. ‘Quien se pica, ajos come’. A menudo la ira aparece por un presentimiento o impresión, porque nos hemos sentido identificados en algo sin tener la certeza segura de que es así. Esa persona que se enfada por algo que cree que han dicho de ella o que le han hecho, sin estar seguro, no tendrá otra que dejar pasar el enojo. Al final su ira no sirve de gran cosa.

22. ‘De las disputas, poco fruto y menos fruta’. Es decir, que de una discusión no se consigue nada de provecho. Lo mejor por tanto es no discutir.

23. ‘No castigues enojado, sino aplacado’. Este proverbio nos recuerda no tomar decisiones importantes mientras estemos enfadados, ya que la ira distorsiona la realidad y no es racional. Si decidimos castigar a alguien enojado, seguramente nos equivoquemos y terminemos siendo injustos.

24. ‘Debilidad es el llanto, y la ira, otro tanto’. La ira es una emoción que indica, según este refrán, debilidad. Sin embargo, la capacidad de apaciguarse y razonar es sinónimo de sabiduría.

25. ‘La ira, no obra justicia’. Efectivamente, quien obra bajo el sentimiento de ira, difícilmente obrará de forma justa. La justicia nace de la paz y la sensatez.

26. ‘Al ingrato, con la punta del zapato’. Este refrán implora severidad con las personas que no son agradecidas. Y es que el refranero español también incluye ocasiones en las que sí se considera necesaria la ira.

27. ‘Donde las dan, las toman’. Si alguien ofende y se deja llevar por el enojo, lo más normal es que reciba más tarde su misma medicina.

28. ‘El que a hierro mata, a hierro muere’. Este refrán es similar al anterior: nos advierte del peligro de dejarnos llevar por la ira, ya que más tarde podemos recibir la misma ira pero multiplicada.

29. ‘Gato enfadado araña hasta con el rabo’. Cuando alguien se enoja, pierde el control de sus acciones, y termina provocando daño con todo lo que puede.

30. ‘Ojo por ojo y diente por diente’. Hace referencia a la venganza ante una ofensa. Viene a decir que recibiremos la misma ofensa que causamos.

Refranes sobre el perdón ante la ira

31. ‘El mayor gusto, el vengar, pero la mayor gloria, el perdonar’. La venganza consigue que te desahogues ante un mal que te causaron, pero el perdón consigue que te liberes del enojo definitivamente. La venganza incitará al odio, mientras que el perdón terminará con la ira.

32. ‘Venganza justa no hay ninguna’. Este proverbio nos explica que la venganza al final no deja de ser de nuevo ira, por lo que tampoco será racional ni justa.

33. ‘Buena vida si refrenas tu ira’. Lo mejor para no tener que lamentarnos después es conseguir frenar a tiempo la ira.

34. ‘Responder al airado luego es echar leña al fuego’. Si respondes con ira al que siente ira, ésta crecerá y será mucho peor.

35. ‘Si eres paciente a un momento de ira, conseguirás escapar a cien días de tristeza’. Porque la ira al final nos daña y nos produce tristeza que además dura mucho en el tiempo. Ante eso, aprendamos a frenar a tiempo la ira.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario