Al nacimiento de Cristo. Poesía de Navidad de Lope de Vega

Una preciosa poesía navideña sobre el nacimiento del niño Jesús

La Navidad ha sido un tema utilizado por muchos escritores y poetas de renombre. En esta ocasión, te ofrecemos el poema ‘Al nacimiento de Cristo’, una poesía de Lope de Vega que retrata el momento del nacimiento del niño Jesús y nos recuerda que quien nace es Cristo, aquel que más tarde moriría en la cruz. ¿Te atreves a usar esta poesía para memorizarla y recitarla frente al portal de Belén?

Una fantástica poesía de Navidad de Lope de Vega: Al nacimiento de Cristo

Al nacimiento de Cristo, una poesía navideña de Lope de Vega
Al nacimiento de Cristo, una poesía de Navidad de Lope de Vega

El gran Lope de Vega (1562-1635) dedicó maravillosos versos a la Navidad y en concreto, al nacimiento del niño Jesús. Nadie como él para retratar una escena que recordamos cada 25 de diciembre. Aquí tienes el poema:

Repastaban sus ganados

a las espaldas de un monte

de la torre de Belén

los soñolientos pastores,

alrededor de los troncos

de unos encendidos robles,

que, restallando a los aires,

daban claridad al bosque.

En los nudosos rediles

las ovejuelas se encogen,

la escarcha en la hierba helada

beben pensando que comen.

No lejos los lobos fieros,

con los aullidos feroces,

desafían los mastines,

que adonde suenan, responden.

Cuando las oscuras nubes,

de sol coronado, rompe

un Capitán celestial

de sus ejércitos nobles,

atónitos se derriban

de sí mismos los pastores,

y por la lumbre las manos

sobre los ojos se ponen.

Los perros alzan las frentes,

y las ovejuelas corren

unas por otras turbadas

con balidos desconformes.

Cuando el nuncio soberano

las plumas de oro escoge,

y enamorando los aires,

les dice tales razones:

«Gloria a Dios en las alturas,

paz en la tierra a los hombres,

Dios ha nacido en Belén

en esta dichosa noche.

Nació de una pura Virgen;

buscadle, pues sabéis donde,

que en sus brazos le hallaréis

envuelto en mantillas pobres».

Segunda parte del poema ‘Al nacimiento de Cristo’

Dijo, y las celestes aves

en un aplauso conformes

acompañando su vuelo

dieron al aire colores.

Los pastores, convocando

con dulces y alegres voces

toda la sierra, derriban

palmas y laureles nobles.

Ramos en las manos llevan,

y coronados de flores,

por la nieve forman sendas

cantando alegres canciones.

Llegan al portal dichoso

y aunque juntos le coronen

racimos de serafines,

quieren que laurel le adorne.

La pura y hermosa Virgen

hallan diciéndole amores

al niño recién nacido,

que Hombre y Dios tiene por nombre.

El santo viejo los lleva

adonde los pies le adoren,

que por las cortas mantillas

los mostraba el Niño entonces.

Todos lloran de placer,

pero ¿qué mucho que lloren

lágrimas de gloria y pena,

si llora el Sol por dos soles?

El santo Niño los mira,

y para que se enamoren,

se ríe en medio del llanto,

y ellos le ofrecen sus dones.

Alma, ofrecedle los vuestros,

y porque el Niño los tome,

sabed que se envuelve bien

en telas de corazones.

Otras hermosas poesías de Navidad para los niños

¿Buscas más poesías de Navidad? A ver si estas otras también te gustan. Algunas son fantásticas para incentivar la memoria de los niños o para recitarlas en alguna actuación escolar navideña:

El camello cojito: Gloria Fuertes quiso dar protagonismo a uno de los camellos de sus majestades los reyes de Oriente. El pobre camello se pinchó una pata y aún así atravesó, a pesar del dolor, todo el desierto. Un ejemplo de entrega y sacrificio.

Tralalá de Nochebuena: ¿puede haber algo mejor que un poema con música? Aquí tienes una maravillosa poesía de Navidad de María Elena Walsh que es también la letra de un divertido villancico. ¡Te encantará!

Nochebuena: una preciosa y tierna poesía de Amado Nervo que sitúa el centro de la atención en la noche del nacimiento del niño Jesús.

Deja un comentario