Cuando el tigre y el ratón intercambiaron sus voces. Leyenda de Bolivia para niños

Una preciosa historia boliviana sobre la generosidad y la empatía

Descubre con tu hijo esta bella leyenda de Bolivia: ‘Cuando el tigre y el ratón intercambiaron sus voces’. Se trata de una historia que se cuenta desde hace mucho en Bolivia, y que tiene que ver con un error que pudieron resolver mediante la empatía y la generosidad.

Una preciosa leyenda de Bolivia sobre la empatía y la generosidad: Cuando el tigre y el ratón se intercambiaron las voces

Leyenda de Bolivia para niños

Cuenta una antigua leyenda de Bolivia, que la luna fue la encargada de repartir las voces y sonidos a los animales antes de mandarlos a la Tierra. Pero a veces la luna no acertaba.

Se dio cuenta, por ejemplo, que al tigre le había dado una voz débil y chillona que para nada le correspondía a su fuerza y envergadura. Sin embargo, al ratón le había concedido una voz fuerte y sonora como un trueno. Y con lo pequeño que él era, no quedaba muy bien… Pero ya no pudo hacer nada y así les envió a la Tierra.

Cuando el ratón y el tigre se encontraron

Claro, que llegó el día en el que el tigre y el ratón se encontraron. Al ratón le entró la risa cuando escuchó hablar al tigre:

– Pero tigre, con esa vocecita nadie te tomará en serio en la selva. ¿Cómo tienes esa voz con el cuerpo tan fuerte que te dieron?

– Ay, ratón, pues deberías escucharte hablar… Con lo diminuto que eres, te iría mucho mejor una voz más dulce y elegante como la que yo tengo.

El ratón se rascó la cabeza, pensó, y dijo:

– Tienes razón, tigre. Mi voz quedaría perfecta en tu cuerpo, y la tuya en el mío. ¿Y si nos las cambiamos?

– Pues me parece una excelente idea– respondió entusiasmado el tigre.

Los dos animales se cambiaron entonces las voces. Y así fue cómo el tigre recuperó una voz más a tono con su cuerpo y el ratón prefirió quedarse con una vocecita más discreta, para poder escapar sin llamar mucho la atención de sus depredadores.

Los valores que transmite esta curiosa leyenda de Bolivia

Esta original leyenda viene a hablarnos también de estos valores:

– El valor de la empatía.

– La solidaridad y generosidad.

Reflexiones sobre la leyenda del tigre y el ratón

Esta fantástica leyenda corta de Bolivia nos transmite una original historia entre animales, pero también nos ayuda a pensar en todos estos aspectos:

Todos podemos equivocarnos: La luna, encargada de repartir las voces a los animales, se equivocó y le dio al tigre y al ratón unas voces nada acordes con su cuerpo. Esto demuestra que nadie es perfecto, que nadie escapa a los errores. A veces nos exigimos demasiado y nos castigamos por errores que cometemos. Pero debemos pensar que todos, absolutamente todos, cometen errores. Podemos, por supuesto, intentar arreglarlos (algo que en este caso la luna, no hizo).

Puedes intercambiar habilidades con otras personas: El trueque que tigre y ratón hicieron, simboliza de forma metafórica la posibilidad que tenemos de intercambiar con los demás habilidades. Entre todos, podemos ayudarnos. Tú puedes ofrecer tu habilidad haciendo esquemas para ayudar a un amigo y él a cambio podrá ofrecerte algo que él sepa hacer bien y tú no. Parece sencillo, pero a veces nos cuesta compartir nuestras habilidades con los demás. Tal vez por celos, por un exceso de competitividad, por falta de autoestima o bien falta de empatía o generosidad.

Descubre si tu hijo entendió el mensaje de esta leyenda

Además de original, esta leyenda te puede servir para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Para ello puedes hacerle algunas preguntas sobre la leyenda al finalizar la lectura. Preguntas como estas:

1. ¿Quién era el encargado de repartir las voces a los animales según esta leyenda de Bolivia?

2. ¿Qué voz dio la luna al tigre?

3. ¿Y al ratón?

4. ¿Qué pensaron estos dos animales al escucharse por primera vez?

5. ¿Cómo solucionaron estos animales su problema?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario