Cuánto pesa un vaso con agua. Una fábula moderna sobre le estrés

Una fábula corta para adultos, fabulosa para reflexionar sobre la ansiedad

La fábula ‘Cuánto pesa un vaso con agua‘ se hizo muy famosa en redes sociales hace casi una década, y aún hoy es fantástica para ayudarnos a recapacitar sobre nuestra agotadora actividad y las preocupaciones que nos atormentan. Se trata de una fábula moderna sobre el estrés, una metáfora sobre nuestra vida que un día planteó una brillante psicóloga. Aquí la tienes. No dejes de leerla porque no tiene desperdicio.

La fantástica fábula sobre el estrés de la que todos hablan: ‘¿Cuánto pesa un vaso de agua?’

Fábula Cuánto pesa un vaso con agua, sobre el estrés

Una psicóloga daba vueltas por una sala mientras impartía una charla de cómo manejar el estrés. De repente tomó un vaso de agua entre sus manos y lo levantó para que los asistentes a su charla pudieran verlo bien. En ese momento, todos pensaron:

– ‘Ahora nos preguntará si el vaso está medio lleno o medio vacío’.

Sin embargo, la psicóloga preguntó:

– ¿Cuánto pensáis que pesa este vaso con agua?- y lo hizo con la mejor de sus sonrisas.

Todos empezaron a lanzar posibles respuestas, que iban desde los 100 a los 500 gramos. Y la psicóloga entonces dijo:

– El peso absoluto no tiene realmente ninguna importancia, porque depende simplemente de cuánto tiempo sostengo el vaso. Veréis: si lo sostengo durante un minuto no hay ningún problema. Si lo sujeto durante una hora, seguramente me empiece a doler el brazo. Si lo sostengo durante un día entero, entonces mi brazo se quedará entumecido y paralizado.

En cada uno de esos casos, el peso del vaso no varía, sigue siendo el mismo, pero cuanto más tiempo lo sostengamos, más pesado lo sentiremos.

Ella continuó diciendo:

– El estrés y la preocupación son como este vaso de agua. Si pensamos en lo que nos preocupa un rato, no pasa nada, si pensamos en eso un poco más, comenzará a hacernos daño. Si pensamos en eso todos los días, nos sentiremos paralizados, incapaces de hacer nada. Es importante tener en cuenta que caer en eso es lo que te estresa, así que, tan pronto como puedas, suelta toda esa carga. No continúes esa espiral de pensamientos ni te los lleves a casa o a la cama. ¡Recuerda soltar el vaso de agua!

Moraleja: ‘No cargues con tus preocupaciones demasiado tiempo, porque es entonces cuando te comenzarán a pesar’.

La versión de esta fábula en vídeo

Esta fábula lleva más de diez años circulando por redes sociales, y se llegó a explicar en vídeo. Aquí tienes uno de estos vídeos que puedes encontrar. En este caso, en Facebook:

Reflexiones sobre esta fábula sobre el estrés para adultos

La vida nos lleva a correr, a llenar nuestros minutos sin descanso, a querer dar más incluso de lo que podemos. El estrés nos agota, nos hace daño. Y esta fantástica metáfora es ideal para pararnos a pensar en ello:

El estrés no es malo si dura un instante. Empieza a dañar cuando pesa: La comparación del tiempo nos ayuda a darnos cuenta de que el estrés en sí no es malo, sino que en realidad nos daña por la cantidad de tiempo que tenemos que aguantarlo. De hecho, el estrés puede ser ‘activador’ en un primer momento. El problema llega cuando se convierte en una carga.

Es cuestión de tiempo: Cuando tenemos una preocupación, dice esta psicóloga, podemos darle vueltas durante un minuto. De hecho, es algo positivo. Reflexionamos sobre lo que nos preocupa y aceptamos si existen o no soluciones. Pero si seguimos dando vueltas a esta preocupación, terminará por minarnos y agotarnos. El truco está en no dedicar más tiempo a esa preocupación. Solo el justo y necesario.

Destruye los pensamientos negativos: Pero… ¿cómo deshacernos de esa preocupación que nos agota? No queda otra que practicar el pensamiento positivo. Y aunque al principio cueste hacerlo, con dedicación puede conseguirse. Existen muchas técnicas que ayudan a pensar en positivo: desde la meditación hasta juegos como la construcción de un frasco de la felicidad, en donde cada día introducimos pensamientos positivos escritos en un trozo de papel. Potencia el pensamiento positivo. No se trata de pintar todo de rosa, pero sí en no olvidar que a lo largo del día nos pasan cosas muy positivas y que tendemos a olvidarlas con facilidad. No las olvides.

Otras interesantes fábulas para adultos

Si te gustan estas historias cortas que nos ayudan a reflexionar sobre aspectos importantes de la vida, disfrutarás también con estas otras fábulas:

El elefante que perdió su anillo de bodas: Esta interesante fábula budista nos ayuda a recapacitar sobre la ansiedad que nos hace perder los nervios y dejarnos llevar por la confusión en momentos muy delicados.

Las dos hormigas: Con este relato corto, del divulgador Prem Rawat, te darás cuenta de que el hecho de quedarnos en nuestra zona de confort hace que nos perdamos cosas maravillosas…

El país de las cucharas largas: Esta famosa historia de Jorge Bucay realmente consigue movernos por dentro y darnos cuenta de la necesidad que tenemos de pensar en los otros y sentir por ellos más empatía. Ayuda al que lo necesita y te estarás ayudando.

Deja un comentario