Demasiados senderos. Fábula china sobre el exceso de tareas

Una increíble y milenaria fábula muy actual en nuestra época

Esta increíble fábula china, ‘Demasiados senderos’ te resultará muy actual, a pesar de tener cientos de años de antigüedad. Nos habla de cómo un exceso de información o de tareas puede entorpecer todas nuestras búsquedas y objetivos. No dejes de leer esta preciosa fábula y reflexionar sobre ella.

Una fábula china milenaria que sigue siendo actual: Demasiados senderos

Deamasiados senderos, una fábula china sobre el exceso de tareas, para adolescentes y adultos

Hace muchos años, un humilde ganadero chino perdió una oveja, y pidió a todos los vecinos que le ayudaran a encontrarla, incluido el sirviente de Zang Yi, un maestro muy famoso del lugar al que acudían cada año muchos estudiantes.

El maestro, le preguntó:

– ¿Tantas personas necesitas para encontrar la oveja?

– Sí, y muchas más… porque en la montaña hay muchos senderos, y no sé por cuál se habrá ido mi oveja…

El maestro asintió y se retiró. Esa misma noche regresaron todos después de una intensa búsqueda, y Zang Yi, salió presuroso a preguntar:

– ¿Y qué? ¿Encontraste la oveja?- le dijo a su vecino.

– No, que va… No la encontramos- respondió él, muy triste.

– ¿Y por qué no la encontrasteis?- preguntó de nuevo el maestro.

Porque son demasiados senderos…Y uno conduce a otro. Imposible encontrar mi oveja.- respondió el hombre.

Desde ese instante, el sabio Zang Yi se mostró muy pensativo y hasta dejó de sonreír. No quería hablar con nadie. Solo estaba centrado en sus meditaciones.

Uno de sus discípulos, extrañado, acudió a ver a otro maestro para contarle lo que le pasaba a Zang Yi.

– No habla, ni sonríe…solo está pensando todo el día…

– Cuando hay demasiados senderos, un hombre no puede encontrar su oveja- respondió este sabio- Y cuando un estudiante se dedica a demasiadas cosas, pierde su ruta y malgasta su tiempo. Siendo discípulo del mejor maestro, usted parece que no aprende nada…

Moraleja: ‘Cuando en tu camino te dedicas a demasiadas cosas, puede que no encuentres lo que buscas’.

Qué puedes trabajar con esta fábula oriental

Esta fantástica fábula de Lie Zi es fantástica justo en la época en la que estamos de la saturación de la información. Puedes trabajar:

– La necesidad de centrarnos en un único camino.

– Por qué no debemos distraernos con tonterías para alcanzar nuestra meta.

– Para aprender de los más sabios, no sólo hay que oír, sino que hay que entender lo que se escucha.

Reflexiones sobre la fábula china ‘Demasiados senderos’

En plena era de la multitarea y el exceso de información, esta fábula nos ayuda a entender varias cosas importantes que explican por qué hoy en día fracasamos en nuestros intentos de alcanzar un objetivo:

Demasiadas tareas, demasiados senderos…: Hoy en día nos dedicamos a muchísimas cosas al mismo tiempo. Estas tareas son como los senderos por donde el hombre que perdió a su oveja salió a buscarla. Eran tantos que ni con toda la ayuda de sus vecinos consiguió encontrar lo que buscaba. Cuando nos dispersamos y nuestro interés de pronto se multiplica, el verdadero objetivo se pierde entre cientos de senderos. Lo más normal es que no lo consigas encontrar.

Traza un buen esquema también en tu mente: Imagina que tu mente es como ese camino repleto de senderos. Para no perder el norte, deberás tener siempre muy claro cuál es el sendero principal y cuáles los senderos secundarios. El sabio, en esta fábula, se quedó serio y muy pensativo porque también recorrió sus senderos internos, los de su mente, y eso lleva mucho trabajo y concentración. Pero es necesario. De vez en cuando, pon en orden tus ideas: ¿cuáles son tus principales objetivos? ¿Qué senderos puedes recorrer para llegar a ellos? ¿Cuáles debes evitar para no perder el tiempo?

Más fábulas chinas para reflexionar

Las fábulas chinas nos ayudan a clarificar nuestras ideas. Profundizan como una flor de loto, que hunde sus raíces en el agua para mostrar toda su belleza en el exterior. Utiliza estas fábulas para profundizar en tus pensamientos:

De cómo el viejo tonto removió las montañas: Puedes conseguir todo lo que te propongas, aunque se rían y parezca un imposible. Es cuestión de perseverancia y de cooperación por parte de otras personas. No te pierdas esta increíble fábula en donde se explica todo esto muy bien.

La sospecha: Nos movemos por prejuicios que muchas veces nacen de la ira. No tienen que ver con la razón. Descúbrelo en esta increíble fábula.

El origen del ruido: Nuestras emociones negativas son las que generan el ruido dentro de nosotros, y nos incitan a sentir odio, venganza… ¿Cómo deshacernos de ese ruido? Descúbrelo en esta fábula budista.

La madre Wang: Cuidado con la avaricia, que ya sabes que rompe el saco, y al final, te quedas sin nada. Gran fábula con un mensaje importante.

Deja un comentario