Don Diego. Poesía adivinanza de Rafael Alberti para niños

Una enigmática poesía de Rafael Alberti para jugar con los niños

Los grandes poetas, los poetas clásicos y populares, también escribieron versos que pueden entender los niños. Llenos de metáforas, metonimias y onomatopeyas, sirven para captar la atención de los niños y mejorar su concentración y su comprensión lectora.

Esta poesía, ‘Don Diego’, es una poesía juguetona, ideal para mejorar la vocalización y jugar con el lenguaje. Ayuda a tu hijo a mejorar la dicción con poemas cortos como esta poesía adivinanza de Rafael Alberti, que además está repleta de metáforas y puede usarse con los niños como una adivinanza… ¿Quién será Don Diego? 

Don Diego es una poesía adivinanza de Rafael Alberti para niños

Presta atención a esta poesía. ¿A qué se estará refiriendo el autor del poema con ‘dondiego’? ?¿Quién será en realidad? 

Don dondiego no tiene don,

don.

Don dondiego

de nieve y fuego;

don, din, don,

que no tenéis don.

Ábrete de noche,

ciérrate de día, cuida no te corte

la tía María,

pues no tenéis don.

Don dondiego,

que al sol estáis ciego;

don, din, don,

que no tenéis don.

(Rafael Alberti)

Reflexiona con tu hijo sobre esta poesía de Rafael Alberti

Las poesías son excelentes para mejorar la atención, la concentración y la memoria de los niños. En este caso, también puedes utilizarla para mejorar la dicción de tu hijo, ya que se trata de un poema-trabalenguas en donde se practica sobre todo la dicción del fonema ‘d’, y para jugar con tu hijo a resolver el enigma… ¿quién será Don Diego? 

Puedes hacer algunas preguntas sobre este poema para comprobar si tu hijo estuvo atento y ayudarle a averiguar la respuesta de la adivinanza:

1. ¿Cómo se llama el protagonista del poema?

2. ¿De qué está hecho dondiego? (Cuando tu hijo diga de nieve y fuego, pregunta cuál es el color de la nieve y cuál es el color del fuego. De esta forma ya tendrá una pista: dondiego es blanco y rojo).

3. ¿Qué debe hacer de noche? ¿Y de día? (Aquí recalca que de noche, dondiego se abre, mientras que por el día, se cierra).

4. Al misterioso dondiego le sucede algo con el sol… ¿sabes el qué?

5. ¿Quién quiere cortar a dondiego?

Con todas estas pistas, tu hijo ya podrá pensar en la solución de la adivinanza que esconde este bello poema de Rafael Alberti:

– dondiego es blanco y rojo, se abre de noche y se cierra de día, en cuanto ve algo de luz, y tiene que tener cuidado de que no le corte la tía María.

La solución a la adivinanza que esconde el poema de Rafael Alberti

Con todas las pistas que tiene tu hijo, seguro que no tiene muchos problemas en adivinarlo:

La solución al enigma del poema: Dondiego es... ¡¡una flor!! Pero no es una flor común, sino una flor especial, que, al contrario que el resto de flores, vive de noche y se esconde de día.

Aprovecha para hablar también con tu hijo de las diferencias y el valor de la tolerancia ante personas que no son iguales o piensan de forma diferente, personas que, como dondiego, van a ‘contracorriente’.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario