El águila y el caracol. Fábula sobre el esfuerzo para los niños

Una fantástica fábula corta de Hartzenbusch sobre el esfuerzo y la perseverancia

Para conseguir un objetivo, no hay nada como el esfuerzo y la perseverancia. Incluso para alcanzar las metas más lejanas y difíciles. La fábula ‘El águila y el caracol’ es una historia muy breve pero con una gran moraleja, que nos recuerda lo importante que es el esfuerzo para lograr nuestros sueños. No dejes de lee esta maravillosa fábula sobre el esfuerzo con tu hijo.

Una fantástica fábula sobre el esfuerzo para niños: El águila y el caracol

Fábula sobre el esfuerzo para niños

Descansaba tranquila un águila en la cima de una montaña sobre su nido cuando vio asomar cerca del risco las antenas de un caracol. Asombrada, esperó a que el animal llegara junto a ella y le dijo asombrada:

– Pero caracol, ¿cómo con ese andar tan lento subiste a visitarme hasta tan arriba?

Y el caracol, sin sorprenderse demasiado, contestó:

– Señora águila, pues subí a fuerza de arrastrarme.

Moraleja: ‘Por muy difícil que parezca, todo se puede lograr con esfuerzo’

Valores que puedes trabajar con esta fábula

Utiliza esta fábula corta para hablar con tu hijo de estos valores:

El valor del esfuerzo.

– La perseverancia.

Reflexiones sobre la fábula El águila y el caracol

Juan Eugenio Hartzenbusch (1806-1880) fue un escritor y dramaturgo español que también dedicó algunos de sus textos a las fábulas. Esta, ‘El águila y el caracol’ es un relato muy breve con un claro mensaje, que en su tiempo también utilizó como crítica social ante aquellos que preferían holgazanear. De esta fantástica fábula podemos sacar todas estas reflexiones:

No digas ‘no puedo’; di ‘lo intentaré’: A veces ni siquiera empezamos un proyecto con el que soñamos porque lo vemos complejo y no confiamos en nuestras posibilidades. Sin embargo, por muy complejo que veas ese trayecto o esa tarea, se puede conseguir. Con esfuerzo, eso sí. Con dificultades. Pero se puede conseguir. Tal y como consiguió el caracol llegar hasta la cima de la montaña.

El premio al esfuerzo es la satisfacción de haberlo conseguido: Muchos pensarán. Bien, ¿y qué consiguió el caracol subiendo a la montaña? Llegaría agotado… ¡para nada! Pues no. Claro que consiguió algo: demostrarse a sí mismo que podía escalar una montaña, contra todo pronóstico, y llegar a la cima para saludar al águila y dar una gran lección a todos. Las carreras no se hacen contra los demás, sino contra uno mismo. Y el caracol ganó su particular carrera. El premio del esfuerzo es creer aún más en ti mismo y ser consciente de que puedes conseguir cualquier cosa.

Combate la pereza: Muchas veces nos escudamos en una supuesta falta de habilidades o para no esforzarnos. O bien vemos que la tarea es demasiado compleja y no nos apetece gastar energías… Sea por falta de autoestima o por holgazanería, en numerosas ocasiones rechazamos un proyecto porque sabemos que supone un gran esfuerzo. A esto se le llama pereza, y en realidad no nos hace ningún favor. Más bien evita que consigamos objetivos, que lleguemos a la meta en numerosas ocasiones y que disfrutemos del éxito, de la alegría de conseguir un objetivo o de aprender algo nuevo que más adelante nos será de mucha utilidad. Si te quedas sentado y no te mueves porque supone un gran esfuerzo, nunca avanzarás.

No te rindas: persevera: El esfuerzo va unido necesariamente a la perseverancia, porque en plena carrera y esfuerzo llegará el cansancio, las dificultades, los obstáculos, y las ganas de abandonar. No será fácil, pero si una voz dentro de ti te susurra… ¡adelante! ¡sigue!, verás como al final lo consigues. El esfuerzo viene a ser esa barca que te lleva hasta donde tú quieras, y la perseverancia los remos con los que avanzarás hasta tocar tierra.

Algunas preguntas de comprensión lectora sobre esta fábula

Ayuda a tu hijo a mejorar su atención y comprensión lectora con una serie de preguntas que puedes hacer al terminar la lectura de esta fábula. Así, podrá entender mejor el mensaje de esta historia:

1. ¿Quién descansaba en la cima de una montaña?

2. ¿A quién vio aparecer el águila por las rocas de la cima?

3. ¿Por qué estaba el águila extrañada de ver a un caracol allí?

4. ¿Qué le respondió el caracol que había hecho para llegar hasta la cima de la montaña?

Otras fábulas y cuentos sobre el esfuerzo para los niños

La literatura infantil está llena de textos que recuerdan la importancia del esfuerzo y la perseverancia. Lo encontramos tanto en fábulas como en algunos cuentos. Aquí tienes algunos ejemplos:

La corneja y la jarra: Esta fábula de Esopo explica a las mil maravillas qué se puede conseguir con esfuerzo y perseverancia. En este caso es una corneja la protagonista de la historia.

La cigarra y la hormiga: Esta es tal vez la fábula de Esopo más famosa sobre el esfuerzo y la falta de esfuerzo. Aquí encontramos a dos personajes muy dispares: uno de ellos trabaja duro y se esfuerza por conseguir alimento para el invierno, mientras que el otro prefiere vivir al día y descansar. Descubre qué le sucedió a cada uno de ellos.

El tesoro del huerto: Este cuento popular narra la historia de un astuto padre que tenía dos hijos muy holgazanes. Descubre cómo consiguió que sus hijos se esforzaran y entendieran de paso por qué es tan importante este valor esencial.

La liebre y la tortuga: Otra fantástica fábula que nos demuestra lo que se puede conseguir con esfuerzo e inteligencia. ¿Podrá la tortuga ganar la carrera contra la veloz liebre? ¡Te sorprenderá!

El delfín que quería volar: No hay nada imposible si derrochas esfuerzo y perseverancia. Puede que un delfín no pueda volar como los pájaros, pero con esfuerzo conseguirá elevarse hacia el cielo más que ningún otro animal marino. Precioso cuento ideal para los más pequeños.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario