El asno y el perro. Fábula sobre la cooperación para niños

Una fábula corta de La Fontaine con valores

Aquí tienes una fantástica fábula sobre la cooperación: El asno y el perro. Verás lo que le sucedió al perro y después al asno por mostrarse indiferente ante el perro. La moraleja de esta fábula de La Fontaine nos habla de la necesidad de ser más solidarios y menos egoístas.

Una gran fábula sobre la cooperación y la empatía: El asno y el perro

El asno y el perro, una fábula sobre la cooperación

Salió de paseo un campesino con su asno y su perro, pero a mitad de camino se sintió cansado y decidió dormir un poco a la sombra de un árbol.

Los dos animales quedaron entonces libres y decidieron buscar algo para comer.

El asno pronto comenzó a degustar la hierba de un enormes campo de pasto, mientras el perro iba de un lado a otro en busca de algún hueso que roer.

Al cabo de un rato, el perro se acercó al asno y le dijo:

– Amigo asno, no encuentro nada para comer. ¿Te importaría agacharte un poco para que pueda llegar a la bolsa donde el amo guarda mi comida y poder comer un poco?

El asno, que estaba feliz en su campo, no quería perder ni un minuto en nada y decidió hacerse el sordo. El perro insistió una y otra vez.

– Qué pesado es el perro– pensó el asno- Va listo si piensa que voy a hacerle caso. No pienso pararme para que él pueda comer tranquilo.

Y como el perro no se daba por vencido, el asno al fin le dijo:

– Mira, perro, no voy a agacharme ni hacer lo que me dices. Lo mejor será que esperes en el camino a que el amo se despierte y te de la comida como hace siempre.

El perro, decepcionado, se echó a un lado del camino y esperó.

De pronto, llegó un lobo hambriento, al que se le iluminaron los ojos al ver a lo lejos al asno. El animal, al ver el peligro, comenzó a gritar:

– ¡Socorro! ¡Amigo perro, ayúdame! ¡Un lobo quiere comerme!

Y el perro, sin apenas inmutarse, dijo:

– Vaya, espera a que el amo se despierte y te ayude, como hace siempre.

Y el asno terminó convertido en almuerzo del lobo.

Moraleja: ‘Si no ayudas a otros ellos no te ayudarán a ti cuando lo necesites’

Valores que se pueden trabajar con esta fábula de El asno y el perro

Con esta fábula de La Fontaine podrás trabajar estos valores:

– La solidaridad y cooperación.

– El valor de la empatía.

Reflexiones sobre esta fábula corta para los niños

Si te dedicas a pensar en ti mismo constantemente y decides no ayudar a quien lo necesita, puede que cuando tú necesites ayuda, no la recibas:

Ayuda y te ayudarán: está claro que quien da, recibe. Si cooperamos, viviremos todos mejor. Si no, siempre habrá alguno que pase dificultades. Y aunque ahora no seas tú, tal vez mañana sí lo seas. Por eso es tan importante ser solidarios con otros.

Para ser más solidarios hace falta empatía: la solidaridad nace del corazón, no es una actitud que busque un premio, sino que se regala a otro de forma altruista, sin esperar nada a cambio. Pero para que este sentimiento pueda nacer hace falta empatía. Es decir, esa capacidad de ponerse en el lugar del otro. Si el asno hubiera tenido más empatía, se hubiera dado cuenta de la necesidad real del perro y hubiera sacrificado un minuto de su tiempo para que él también pudiera ser feliz.

Más fábulas y relatos sobre la cooperación

Entre todos las cosas son más fáciles y ayudándonos solucionamos pequeños problemas que también pueden afectarnos en un futuro. Habla con tu hijo de cooperación y solidaridad con ayuda de estos otros relatos:

Los seis criados: solo, el príncipe aventurero no hubiera conseguido pasar las pruebas propuestas por la bruja, pero tuvo la suerte de contar con la ayuda de seis personajes muy curiosos. Te encantará esta historia.

La tortuga, el gamo y el ratón: la solidaridad hace en esta fábula que los amigos se ayuden en los momentos más peligrosos. Se necesita valor, eso sí, como el que demostraron estos animales.

El tonto que removió las montañas: ¿puede un anciano ser capaz de remover las montañas? Parece impensable, pero con ayuda… ¡todo se puede!

El perro y el heno: esta fábula de Esopo nos habla de todos aquellos que persiguen de forma un tanto increíble la ‘no felicidad’ de otros, ya que disfrutan viendo que sufren. Descubre esta sorprendente fábula.

Deja un comentario