El cochero vanidoso. Una f√°bula china con valores

F√°bula corta sobre la vanidad para ni√Īos y mayores

Esta f√°bula china de Yan Zi ‘El cochero vanidoso’, trata la vanidad desde una perspectiva que a veces se nos escapa. Y es que la vanidad en el fondo no es solo un gesto de carencia de humildad, sino de ignorancia… Aquella que nace de la falta de conocimiento de uno mismo.

Una f√°bula corta para pensar: El cochero vanidoso

El cochero vanidoso, una f√°bula con valores
El cochero vanidoso, una f√°bula con valores

Viv√≠a en el reino de Qi un cochero que adoraba su trabajo. Pero lo que m√°s le gustaba era llevar a personalidades importantes de un lugar a otro. En cuanto alg√ļn noble se sub√≠a a su carruaje, el cochero se hinchaba y llenaba de orgullo y levantaba muy bien la cabeza para que todos le admiraban.

Un día, el cochero tuvo que llevar al primer ministro y no podía estar más orgulloso. Pero en su trayecto pasó por delante de su propia casa. Entonces, su mujer le vio pasar y se quedó horrorizada. Cuando el hombre llegó a casa, ella, enfadada y avergonzada le dijo:

– Hoy por primera vez me he arrepentido de haberme casado contigo. No vi nunca a nadie tan vanidoso como t√ļ. Mientras el primer ministro se acurrucaba humilde en su asiento, t√ļ ibas bien erguido y presuntuoso todo el camino. Y no me inspira confianza, porque de alguien que no se conoce a s√≠ mismo, no puedes fiarte.

Moraleja: “La vanidad a menudo es el reflejo de una falta de conocimiento de uno mismo”

Qué temas y valores puedes trabajar con la fábula El cochero vanidoso

Con esta f√°bula corta puedes trabajar todos estos temas:

– El valor de la humildad.

– La vanidad y sus consecuencias.

РPor qué es importante conocernos a nosotros mismos.

Reflexiones sobre esta f√°bula corta

Si no nos conocemos a nosotros mismos, no inspiraremos ninguna confianza, ya que nunca seremos capaces de ver nuestros errores o debilidades y terminaremos cayendo en una actitud prepotente:

Para que los demás confíen en nosotros, debemos mostrar nuestras virtudes y defectos: de lo contrario, corremos el riesgo de caer en la vanidad y la soberbia, un defecto que ninguna otra persona tolerará.

La vanidad, ese gran defecto: una cosa es valorarse y quererse a uno mismo (con sus virtudes y defectos) y otra diferente es ver solo las virtudes (sin ser capaz de vislumbrar los defectos o de verlos, taparlos y no reconocerlos). El vanidoso se siente feliz en esta segunda definici√≥n. Es incapaz de ver sus defectos o de verlos, los tapa con mucha maestr√≠a de forma casi imperceptible. El vanidoso suele ser mentiroso, pero muy inteligente. De hecho, consigue enga√Īar a muchos. Se gusta a s√≠ mismo y por supuesto, se siente superior al resto de mortales. Un vanidoso conseguir√° rodearse de petulantes interesados, pero no de amigos verdaderos. A la larga, suelen quedarse solos porque es muy dif√≠cil mantener por siempre la careta de la mentira.

La humildad, el ant√≠doto de la vanidad: conocernos a nosotros mismos nos hace m√°s humildes y coherentes. Y son dos virtudes que s√≠ despertar√°n admiraci√≥n en el resto. Y si no, ¬Ņt√ļ de qui√©n te fiar√≠as m√°s, de alguien que se conoce y reconoce sus aciertos y fallos o de alguien que solo es capaz de presumir de sus virtudes?

Otras interesantes f√°bulas sobre la vanidad explicadas para los ni√Īos

Si quieres profundizar algo más en este tema, también te interesarán estas otras fábulas:

El pato y la serpiente: creía el pato que sabía mucho y era muy inteligente, cuando en realidad solo estaba hinchado por su vanidad. La serpiente le dio una gran lección.

El lobo y el cabrito: todos nos crecemos y nos creemos superiores al sentirnos seguros ante un enemigo. Pero, ¬Ņqu√© suceder√≠a de no encontrarnos en ese lugar? No te pierdas esta fant√°stica f√°bula.

El sapo y el buitre: el orgullo y la vanidad puede ponernos en riesgo. S√≠, porque con tal de no aparentar tener ninguna limitaci√≥n, somos capaces de cualquier cosa… Descubre lo que le sucedi√≥ al sapo en esta f√°bula.

Deja un comentario