El conde Sisebuto. Poesía con rima para incentivar la memoria

Esta poesía, ‘El conde Sisebuto’, es en realidad un romance, en forma de comedia con rima, que sin embargo ha sido muy utilizada en los colegios para incentivar la memoria de los niños.

Puedes planteárselo a tu hijo como un reto: ¿será capaz de memorizarla entera? Es ideal para niños a partir de 10 años, pero también puedes usar alguna estrofa suelta con los niños más pequeños. Disfruta con este divertidísimo romance del escritor de zarzuelas Joaquín Abati Díaz  (1865-1936).

Una poesía para incentivar la memoria de los niños: El conde Sisebuto

Poesía con rima para niños

A cuatro leguas de Pinto

y a treinta de Marmolejo,

existe un castillo viejo

que edificó Chindasvinto.

Perteneció a un gran señor

algo feudal y algo bruto;

se llamaba Sisebuto,

y su esposa, Leonor,

y Cunegunda, su hermana,

y su madre, Berenguela,

y una prima de su abuela

atendía por Mariana.

Su cuñado, Vitelio,

y Cleopatra, su tía,

y su nieta, Rosalía,

y el hijo mayor, Rogelio.

Lo que sucedió en el castillo una fría noche

Era una noche de invierno,

noche cruda y tenebrosa,

noche sombría, espantosa,

noche atroz, noche de infierno,

noche fría, noche helada,

noche triste, noche oscura,

noche llena de amargura,

noche infausta, noche airada.

En el gótico salón,

dormitaba Sisebuto,

y un lebrel seco y enjuto

roncaba en el portalón.

Con quejido lastimero

el viento fuera silbaba,

e imponente se escuchaba

el ruido del aguacero.

Cabalgando en un corcel

de color verde botella,

raudo como una centella

llega al castillo un doncel.

Qué le sucede al doncel que llega al castillo

Empapada trae la ropa

por efecto de las aguas,

¡como no lleva paraguas

viene el pobre hecho una sopa!

Salta el foso, llega al muro,

la paterna está cerrada.

-¡Me ha dado mico mi amada!

-exclama-. ¡Vaya un apuro!

De pronto, algo que resbala

siente sobre su cabeza,

extiende el brazo, y tropieza

¡con la cuerda de una escala!

-¡Ah!…-dice con fiero acento.

-¡Ah!…-vuelve a decir gozoso.

-¡Ah!…-repite venturoso.

-¡Ah!…-otra vez, y así, hasta ciento.

Trepa que trepa que trepa,

sube que sube que sube,

en brazos cae de un querube,

la hija del Conde, la Pepa.

El encuentro entre el doncel y su amada

En lujoso camerín

introduce a su amado,

y al notar que está mojado

le seca bien con serrín.

-Lisardo,…mi bien, mi anhelo,

único ser que yo adoro,

el de los cabellos de oro,

el de la nariz de cielo,

¿qué sientes, di, dueño mío?

¿no sientes nada a mi lado?

¿qué sientes, Lisardo amado?

Y él responde: -Siento frío.

¿Frío has dicho? eso me espanta.

¿Frío has dicho? eso me inquieta.

No llevarás camiseta

¿verdad?… pues toma esta manta.

El doncel y la joven se enamoran

-Ahora hablemos del cariño

que nuestras almas disloca.

Yo te amo como una loca.

Yo te adoro como un niño.

-Mi pasión raya en locura,

si no me quieres me mato.

-La mía es un arrebato,

si me olvidas, me hago cura.

-¿Cura tú? ¡por Dios bendito!

No repitas esas frases,

¡en jamás de los jamases!

¡Pues estaría bonito!

Hija soy de Sisebuto

desde mi más tierna infancia,

y aunque es mucha mi arrogancia,

y aunque es un padre muy bruto,

y aunque temo sus furores,

y aunque sé a lo que me expongo,

huyamos…vamos al Congo,

a ocultar nuestros amores.

-Bien dicho, bien has hablado,

huyamos aunque se enojen,

y si algún día nos cogen,

¡que nos quiten lo bailado!

El conde Sisebuto descubre a los enamorados

En esto, un ronco ladrido

retumba potente y fiero.

-¿Oyes?- dice el caballero-,

es el perro que me ha olido.

Se abra una puerta excusada

y, cual terrible huracán,

entra un hombre.., luego un can…,

luego nadie…, luego nada…

-¡Hija infame!- ruge el Conde.

¿Qué haces con este señor?

¿Dónde has dejado mi honor?

¿Dónde?, ¿dónde?, ¿dónde?, ¿dónde?

Y tú, cobarde villano,

antipático, repara,

como señaló tu cara

con los dedos de mi mano.

El desenlace trágico de la historia del doncel

Después, sacando un puñal,

de un solo golpe certero

le enterró el cortante acero

junto a la espina dorsal.

El joven, naturalmente,

murió como un conejo.

Ella frunció el entrecejo

y enloqueció de repente.

También quedó el conde loco

de resultas del espanto,

y el perro… no llegó a tanto,

pero le faltó muy poco.

Desde aquel día de horror

nada se volvió a saber

del conde, de su mujer,

la llamada Leonor,

de Cunegunda su hermana,

de su madre Berenguela,

de la prima de su abuela

que atendía por Mariana,

de su cuñado Vitelio,

de Cleopatra su tía,

de su nieta Rosalía

ni de su chico Rogelio.

Y aquí acaba la leyenda

verídica, interesante,

romántica, fulminante,

estremecedora, horrenda,

que de aquel castillo viejo

entenebrece el recinto,

a cuatro leguas de Pinto

y a treinta de Marmolejo.

(Joaquín Abati Díaz)

Qué puedes trabajar con la poesía ‘El conde Sisebuto’ con los niños

Esta poesía tan divertida puede ser una excelente herramienta para trabajar varias facetas con tu hijo, siempre dependiendo, claro, de la edad que tenga. Puedes adaptarla de todas formas a su edad, y usar algún extracto de la poesía o toda entera.

Incentiva la memoria. En muchos colegios y hasta en alguna guardería, se utiliza esta poesía, entera o algún párrafo, para que los niños la memoricen.

Hoy en día hay que hacer un mayor esfuerzo por hacer trabajar la memoria, ya que existen tantos aparatos tecnológicos que nos facilitan la vida hasta tal punto de que no tenemos que memorizar prácticamente nada. Sin embargo, el cerebro y la memoria necesitan practicar. Por eso, este tipo de ejercicios son muy necesarios. Y nada mejor que memorizar un poema rimado y muy divertido.

Mejorar la dicción. Si el poema además supone un ‘trabalenguas’ para nosotros, el incentivo será mayor. ¿Seremos capaces de recitar este poema si equivocarnos? La complejidad de algunas estrofas añaden valor al ejercicio de memorización. Y además nos ayuda a mejorar la dicción de algunos fonemas.

Ganamos sentido del ritmo y la atención. La rima ayuda a manejar el ritmo dentro de un texto, y mantiene la atención del niño por más tiempo. Si además el poema cuenta una historia y ésta es divertida, el niño aguantará la concentración por mucho más tiempo.

Aumenta el vocabulario. Con este romance, tu hijo aprenderá nuevas palabras, sobre todo adjetivos que tal vez no había oído nunca.

Recuerda que es un poema muy largo, y que la edad recomendada para recitarlo entero y entenderlo es a partir de 10 años. Pero en caso de los más pequeños, se pueden extraer algunas estrofas.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario