El fantasma de la cara verde. Un cuento para niños sobre los miedos infantiles

Cuento infantil sobre el miedo a los fantasmas

‘El fantasma de la cara verde’ es un divertido cuento para niños sobre los miedos infantiles que tienen que ver con aquello que les asusta y nace de su imaginación, como los monstruos o los fantasmas. ¡Descúbrelo!

Un cuento sobre los miedos infantiles: El fantasma de la cara verde

Cuento infantil sobre fantasmas

Cara verde era un fantasma de ojos grandes… y la cara muy verde. Y tenía un gran problema: resulta que en realidad era un fantasma muyyy miedoso. Le daba miedo las alturas, las arañas, las luces de la noche y sobre todo, lo que más miedo le daba eran las personas.

Así que Cara verde lo pasaba fatal cada vez que le mandaban colarse en el cuarto de algún niño. Y es que en el país de los fantasmas, los fantasmas pequeños hacían prácticas, y de vez en cuando tenían que ir a alguna casa para hacer ruiditos.

Lo normal es que los niños también tuvieran miedo, así que Cara verde solía terminar acurrucado en una esquinita del cuarto mientras los niños se tapaban la cabeza con la sábana.

Y así, mientras que los niños se tapaban la cara y gritaban, Cara verde respiraba tranquilo contando los minutos que quedaban para irse rapidito de allí. 

El encuentro de Cara verde con Carolina

Pero no contaba Cara Verde con que Carolina no le tenía ningún miedo a los fantasmas. Así que al verle, soltó una risotada tremenda y Cara verde se puso a temblar. Del susto que se dio al ver a Carolina, Cara verde… ¡se puso morado!

El fantasma se escondió en su santiamén en el armario, y Carolina al ver que se asustaba, le habló muy bajito.

– ¿Por qué me tienes miedo?

Cara verde salió de su escondite y se puso a llorar.

– Como se enteren los demás fantasmas, se reirán de mi- dijo Cara Verde- siempre lo hacen. Y eso es porque no sé asustar.

Carolina se quedó pensando un rato y tuvo una  idea genial:

– Ya lo sé, fantasmita verde, ven mañana con tus amigos y cuando llegues yo haré como que me asusto.

Y así hicieron. Cara verde regresó al día siguiente con Magnolia, Narizotas, Pies grandes y Dientón.

Carolina tuvo que aguantar la risa al verles… (realmente eran unos fantasmas muy graciosos).

– Uuuuuuuuuuuuuuh…- dijo Cara verde al llegar a su cuarto.

– ¡Aaaaaaaah!- gritó Carolina (imitando muy bien a Cara Verde).

El fantasma comenzó a temblar (otra vez le entró miedo), pero Carolina lo arregló diciendo:

– ¡Ayyy!… que miedo me da eso que haces como si temblaras… ¡aaaaaaah!- gritó de nuevo.

Todos sus amigos le miraron con admiración. Y Cara Verde dejó de temblar. Ya no tenía ni pizca de miedo. Había comprendido que podía ser lo que quisiera (a veces, con un poco de ayuda).

Sus amigos le confesaron que en realidad todos tenían miedo de asustar, pero ninguno lo quería decir delante de los demás.

Carolina por su parte les contó su historia al resto de niños. Y ellos a su vez a los demás, de tal forma que todos sabían que al ver un fantasma, sólo tenían que hacer como si se asustaran… ¡y listo! (Eso sin contar con que tenían que guardar muy bien su secreto).

( ‘El fantasma de la cara verde’ © Fanny Tales- 2013)

Reflexiones sobre el cuento ‘El fantasma de la cara verde’

Este es un cuento fantástico para hablar de los miedo con los niños. Puedes usarlo para explicarle todo esto:

El miedo se puede dominar: Solo es cuestión de confianza en uno mismo. El problema de Cara verde es que pensaba que no sabía asustar, y que sus compañeros iban a reírse de él. En cuanto se dio cuenta de que sí podía hacerlo, y ganó en confianza en sí mismo, Cara verde consiguió vencer muchos de sus miedos.

Todos tenemos algún miedo, pero no todos lo cuentan: En realidad, todos tenemos miedos, pero muchas veces los ocultamos por el ‘qué dirán’ y para no parecer débiles y vulnerables. Tener miedo es muy humano, muy normal. Lo único que debemos evitar es llegar al bloqueo y al pánico por no saber controlarlo.

A veces se necesita un poco de ayuda: Si no somos capaces de vencer por nosotros mismos un miedo que nos bloquea, nunca está de más pedir ayuda. Siempre habrá alguien capaz de apoyarnos y estar ahí cuando sintamos miedo. De esta forma, nos sentimos acompañados y más seguros.

Preguntas de comprensión lectora sobre el cuento

También puedes usar este divertido cuento de fantasmas para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Utiliza para ello estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿Qué problema tenía Cara verde?

2. ¿Cómo le dijo Carolina que se podía solucionar su problema?

3. ¿Qué pensaron sus amigos al ver que Cara verde asustaba a Carolina?

4. ¿Consiguió Cara verde vencer sus miedos?

Tal vez también te interese...

2 comentarios en “El fantasma de la cara verde. Un cuento para niños sobre los miedos infantiles”

Deja un comentario