El joven Alejandro y Bucéfalo. Relato histórico para niños

Una preciosa historia de Alejandro Magno para los niños

Esta historia está basada en hechos reales. El joven Alejandro y Bucéfalo es un relato histórico que aquí podrás leer en formato de cuento. Una historia que nos habla de sabiduría como herramienta básica para resolver problemas y conseguir cosas increíbles. No te pierdas esta gran lección del joven Alejandro.

Un relato histórico con valores: El joven Alejandro y Bucéfalo

El joven Alejandro y Bucéfalo, un relato histórico con valores

Cuentan que cuando Alejandro Magno era aún muy joven, su padre, el rey Filipo de Macedonia, se enamoró de un caballo salvaje que un noble trajo hasta él. Sin embargo, ninguna persona había conseguido montar sobre él y domesticarle. Era un caballo tozudo y muy bravo.

El rey ordenó a sus mejores caballeros que intentaran domar ese caballo, y a pesar de sus esfuerzos y pericia, ninguno lo logró. El caballo, negro y brillante como la noche, terminaba tirándoles a todos.

– ¡Qué pena!- dijo el rey- ¡Con lo hermoso que es y debo devolverle!

Alejandro, el hijo del rey, había observado todo con mucha atención y entonces dijo:

– Padre, ¿me permitís probar a mí?

– Pero hijo… ¡eres todavía muy joven! ¿Cómo vas a conseguir lo que no lograron mis más expertos caballeros?

– Bueno… no creo que perdamos nada por intentarlo- respondió él muy seguro.

– Está bien, puedes intentarlo- respondió su padre, seguro de que esa sería una buena lección de humildad para su hijo.

La lección del joven Alejandro y Bucéfalo

Entonces, Alejandro, miró al cielo y buscó el sol. Se acercó al caballo con delicadeza y susurrándole palabras cariñosas, le dirigió de tal forma que quedara mirando al sol.

– Te pondré de nombre Bucéfalo- le dijo.

Y acariciando sus crines, se subió encima. El caballo al notar el peso, intentó tirarle, pero Alejandro se agarro con fuerza mientras le seguía acariciando el cuello. El animal se calmó y permitió que el joven montara encima. Su padre no salía de su asombro:

– Hijo, ¿cómo lo has conseguido?

– Muy fácil- respondió Alejandro- Vi que todos los que intentaron montar al caballo, lo hacían con el animal de espaldas al sol. Él, al ver su sombra en movimiento, se asustaba mucho. Pero yo he conseguido que no pueda ver su sombra y de este modo, se ha tranquilizado.

Su padre Filipo dijo con orgullo:

– Hijo, creo que nuestro reino se va a quedar muy pequeño para ti. En un futuro construirán un gran imperio gracias a tu ingenio.

Y así fue. Cuando Alejandro creció consiguió crear un inmenso imperio que iba desde Grecia hasta la India y Alejandro el joven se convirtió en Alejandro Magno.

Qué temas puedes trabajar con el relato El joven Alejandro y Bucéfalo

Con este increíble relato histórico podrás tratar todos estos temas:

El ingenio como un poderoso arma.

– La necesidad de observar muy bien antes de tomar una decisión.

– El valor de la empatía.

– La perseverancia.

Reflexiones sobre el relato histórico de Alejandro Magno

Alejandro ya demostró desde joven su enorme capacidad de tomar decisiones mediante la inteligencia y la observación. Era un gran estratega que no dejaba nada al azar. Por eso consiguió crear un poderoso imperio. De este relato histórico podemos sacar todas estas conclusiones:

Frente al temperamento: sosiego e ingenio: Alejandro Magno ya demostró sus habilidades como estratega desde bien joven. Consiguió crear un gran imperio a base de ingenio y razonamiento. Todo estaba pensado y no dejaba nada al azar. Para llegar a una decisión antes observaba y analizaba. Es lo que hizo con su caballo, Bucéfalo. Mientras todos intentaban sin éxito domarlo, él se dedicó a observar al animal y a investigar por qué estaba tan nervioso.

La empatía, clave a la hora de buscar el origen de un problema: una vez que Alejandro pensó en buscar el origen del nerviosismo del caballo, uso un valor esencial: la empatía. Intentó ponerse en su lugar y solo entonces se dio cuenta de que no eran los hombres lo que tanto le asustaban, sino la sombra que veía proyectada en el suelo. Gracias a esto, encontró la forma de domar al caballo.

Nunca te des por vencido: cuando el padre de Alejandro ya se dio por vencido, Alejandro le dio un gran ejemplo. Nunca había que rendirse, y pidió probar una vez más. La respuesta del animal a su ingeniosa forma de domarle asombró a su padre. Él, que pensaba que el caballo le daría una lección de humildad, tuvo que felicitar a su hijo por darle a él una gran lección de ingenio y perseverancia.

Algunas preguntas de comprensión lectora para los niños

Si quieres, puedes usar este relato para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Plantea para ello algunas preguntas al terminar la lectura de esta historia:

1. ¿De qué se encaprichó el rey Filipo?

2. ¿Consiguieron sus caballeros domar al animal?

3. ¿Qué le pidió su hijo Alejandro?

4. ¿Por qué puso al caballo de cara al sol?

5. ¿Consiguió Alejandro domar al caballo?

Más relatos históricos apasionante spara niños

Si te gustan los relatos históricos, podrás disfrutar también con estos otros:

Los tres tamices: se cuenta esta historia de Sócrates, algo que le sucedió y que sirvió como una gran lección para sus discípulos. La historia nos habla de la importancia de comprobar la veracidad de las informaciones.

El Cid Campeador: ¿Conoces la historia del Cid Campeador? Descubre aquí una apasionante vida de batallas, amores, engaños y desengaños.

La torre de Babel: esta historia bíblica está basada en un relato histórico. Son muchos los que han investigado acerca de la construcción de esta faraónica torre.

Deja un comentario