El muñeco de nieve. Cuento de Navidad para niños

Un cuento de Navidad sobre la bondad para los niños

‘El muñeco de nieve’ es un cuento de Navidad sobre el valor de la bondad para los niños. Ideal para hablar del espíritu navideño y sobre el valor de la bondad y la empatía  con los más pequeños. Descubre por qué el muñeco de nieve estaba triste y cómo consiguió solucionarlo.

Un cuento de Navidad sobre la bondad y la empatía: El muñeco de nieve

Cuento de Navidad para niños

‘Muñeco de nieve’ nació de una hoja de papel. A carboncillo.

Al principio solo era un dibujo de trazos finos y precisos. Tenía una nariz pequeña, la cara muy redonda y una sonrisa enorme. También llevaba gorro. Un enorme gorro oscuro. Y la verdad es que le venía bien, porque era un muñeco de nieve, y allí en la montaña, donde vivía, hacía mucho frío.

Por qué el muñeco de nieve no era feliz y cómo se solucionó

Pero a pesar de la sonrisa y sus grandes ojos de botones blancos, el muñeco de nieve no era feliz. Todo en él era en blanco y negro, porque le hicieron a carboncillo. Y él en cambio soñaba en color: se imaginaba con un precioso gorro rojo, coloretes sonrosados y una casita verde en donde poder refugiarse del viento.

Un día, uno de los copos de nieve que caían, aterrizó en su hombro helado. Y se quedó ahí un buen rato. El muñeco de nieve normalmente no hablaba con los copos de nieve, pero esta vez al muñeco le dio pena, y habló con él para que no se sintiera solo.

– Eh, copito de nieve, ¿Te gustan los chistes?- preguntó el muñeco de nieve.

– ¿Me hablas a mí?- preguntó sorprendido el copo de nieve.

– Claro, ¿a quién si no?- dijo el muñeco de nieve.

– Bueno, no estoy acostumbrado a que nadie me dirija la palabra– rió el copo de nieve.

Ambos comenzaron a hablar, y a hablar… y a hablar mucho más. Y el muñeco de nieve le hizo reír tanto, que el copo de nieve casi se olvida de que en algún momento se convertiría en gota de agua.

Y el muñeco de nieve por su parte, le contó que a pesar de su sonrisa y de su habilidad con los chistes,  estaba triste, porque quería tener colores y no sabía cómo hacerlo.

El copo se derretía. Pero antes de fundirse con el muñeco de nieve, le dijo:

– ¿Sabes?, soy un copo de Navidad, y tengo el poder de hacer felices a los demás. Tú me has hecho compañía. Yo a cambio, puedo hacer algo por ti.

El copo de nieve se deshizo y el muñeco no sintió frío, sino calor. Y poco a poco su cuerpo se fue inundando de color. Al principio eran tonos muy suaves, delicados…

Y los matices cada vez eran más intensos. Su gorro era rojo. Tenía coloretes y una casa verde al final del camino.

El muñeco de nieve lloró de emoción. Sintió que había recibido más de lo que había dado. Y por fin era feliz. Ahora sí, ahora sí que lo tenía todo.

( ‘El muñeco de nieve’ © Fanny Tales 2013)

Qué valores puedes trabajar con este cuento de Navidad

Con este cuento navideño, podrás trabajar todos estos valores:

– El valor de la empatía. Qué significa y para qué sirve.

– El valor de la bondad.

– El valor de la amistad.

Reflexiones sobre el cuento de ‘El muñeco de nieve’ para los niños

El muñeco de nieve es una preciosa metáfora sobre lo que representa el espíritu navideño. Explica qué regalo es el más valioso de todos: la felicidad del otro.

El valor de la amistad. En este cuento, el muñeco de nieve deseaba tener colores, cuando en realidad había nacido en blanco y negro. Pero solo podía conseguirlo de una forma: mediante la magia del amor. Y como él entabla amistad con un pequeño copo de nieve y consigue hacerle feliz, éste a cambio hace realidad su deseo.

El valor de la empatía. Si no somos capaces de ponernos en el lugar del otro, nunca le conoceremos de verdad ni sabremos lo que en realidad necesita. En este caso, la amistad del copo y el muñeco de nieve se basa en la empatía, en ambas direcciones, de tal forma que el muñeco de nieve sabe que el pequeño copo está muy solo y necesita compañía y por su parte el copo de nieve sufre la tristeza del muñeco y busca la forma de solucionar su problema.

El valor de la bondad. La bondad consiste en hacer feliz al otro, en ofrecerle aquello que necesita, que le sorprenda, que le haga sonreír… Y tanto el copo de nieve como el muñeco lo consiguen. En esta ocasión además, se hace referencia a la ‘magia de la Navidad’. El copo de nieve era en realidad un copo de Navidad, y tenía el don de hacer realidad los sueños de otros. La Navidad, sí, nos envuelve con su magia.

Preguntas de comprensión lectora

También puedes usar este cuento corto para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Para ello, puedes hacer algunas preguntas al finalizar la lectura. Si quieres, puedes usar estas:

1. ¿Cómo era el muñeco de nieve?

2. ¿Por qué estaba triste el muñeco de nieve?

3. Un copo de nieve cayó sobre el muñeco. ¿Qué hizo el muñeco de nieve’

4. ¿Consiguió el muñeco de nieve el color que deseaba? ¿Cómo lo consiguió?

Tal vez también te interese...

2 comentarios en “El muñeco de nieve. Cuento de Navidad para niños <h3> Un cuento de Navidad sobre la bondad para los niños <h3>”

Deja un comentario