El nacimiento de Cebricornio. Cuento de fantasía para niños y adolescentes

‘El nacimiento de Cebricornio’ es un cuento infantil y para adolescentes lleno de fantasía en donde los sueños se hacen realidad. Descubre cómo nació Cebricornio, un ser único y mágico, con un poder extraordinario, y por qué tuvo que entregarle un cofre misterioso a una niña de 10 años.

Con esta historia mágica además podrás reflexionar sobre algunos valores esenciales, como el respeto a las diferencias, el esfuerzo para conseguir alcanzar los sueños y la confianza.

El nacimiento de Cebricornio, un cuento de fantasía para niños y adolescentes

Cuento infantil de fantasía

Luisa era una niña soñadora y muy curiosa. Le encantaba preguntar el porqué de todas las cosas y, cuando nadie le veía, se ponía a escribir en un pequeño cuaderno de tapas azules en donde también había dibujado una preciosa mariposa blanca.

A Luisa le encantaba apuntar en el cuaderno todo lo que soñaba, porque sus sueños eran realmente hermosos y estaban repletos de color. En sus sueños, existían criaturas asombrosas, seres fantásticos y mundos lejanos que solo ella conocía.

Luisa, a sus 10años, tenía un enorme corazón, era bondadosa y muy inteligente. Pero sí, también bastante despistada. Su profesora siempre le estaba llamando la atención, porque estaba a todas horas fantaseando.

Sus amigas, se acercaban con intriga para preguntarle qué apuntaba en ese cuaderno que llevaba a todas partes:

– Solo son mis sueños- contestaba ella con una enorme sonrisa. Y se ponía a leerles algunos, ante la atónita mirada de sus amigas, a quienes les encantaba escuchar sus historias de hadas, duendes y también algún que otro ser malvado que se colaba en sus sueños.

El día en el que Luisa soñó con Cebricornio

Era junio y las clases habían terminado. Luisa estaba muy contenta, porque ese año también irían de vacaciones a un pequeño cabo de Santander, Ajo. Le encantaba pasear por esas playas inmaculadas, observar la furia de las olas golpeando contra las rocas y sobre todo, subir a su colina, la colina de las mariposas blancas.

Era una colina que había cerca de la casa donde veraneaba con sus padres. Estaba llena de flores, zarzas y misteriosas mariposas que revoloteaban inquietas.

Una noche, Luisa soñó algo diferente. Soñó con un ser que nacía de una inmensa luz. La luz se iba haciendo cada vez más grande y ella sentía calor, mucho calor. Tanto, que incluso le abrasaba. Y la luz de pronto de deshizo en pequeñas mariposas blancas y entre todas ellas comenzó a intuirse una figura. De pronto se dio cuenta de que le miraba un unicornio… Pero no, no era un unicornio normal. Este tenía rayas, como las cebras, un cuerno de color turquesa,  y su melena se enroscaba hacia arriba en forma de cepillo. Era una especie de cebra… unicornio. Así que al escribir al día siguiente su sueño, le llamó, Cebricornio. 

De cómo Cebricornio es expulsado del país de los unicornios

Luisa sin querer, acababa de crear un ser especial y mágico, diferente al resto. Ella no lo sabía, pero en realidad sus sueños no eran sueños, sino un mundo que se iba creando y creciendo a medida que ella soñaba. Un mundo que se encontraba en otro lugar, en otra dimensión, y que iba cobrando vida y autonomía propia.

Cebricornio, al nacer, acudió junto a otros unicornios, pero estos, al verle, le rechazaron.

– ¿Quién eres tú?- dijo el jefe de los unicornios- Eres diferente. Con ese color…  ¿Por qué tienes esas rayas? ¿Y ese pelo? No nos fiamos de ti. ¡Largo!

Y así fue cómo Cebricornio, solo e incomprendido, comenzó a vagar por el bosque, hasta que un bondadoso y anciano mago, Merlín, le encontró, rodeado y cercado por malvados rinomadillos, unos seres mitad rinoceronte, mitad dinosaurio, que intentaban capturarlo para llevarlo hasta su amo, Nécrito.

Merlín salva a Cebricornio y le busca un hogar

Suerte que Merlín ese día paseaba acompañado por su lobo mágico, Gwenddolau. El lobo, solo tuvo que enseñar sus dientes y los rinomadillos temblaron de miedo. Gwenddolau poseía una fuerza superior a la de 20 rinomadillos juntos. Y era capaz de hipnotizarles con su mirada.

Los rinomadillos salieron corriendo y Merlín se acercó a Cebricornio, quien dio un pequeño paso hacia atrás, asustado. Al acariciar su cabello, miles de destellos inundaron el bosque. Las pequeñas lémulas, unas hadas traviesas que se esconden entre las hojas, rieron, y su risa llegó hasta la tierra de las hadas blancas.

Eres especial, amigo– le dijo Merlín a Cebricornio- Muy especial. Fuiste creado por el poder de los sueños y fue un poder muy grande. Debes encontrar tu lugar y aprender a utilizar tu poder.

Y diciendo esto, Merlín acompañó a un asustado Cebricornio hasta el país de las hadas blancas, guardianas del poder que mantenía la paz en aquel reino.

Las hadas blancas y Cebricornio

Barbarela, una de las hadas blancas más hermosas, se encargó de cuidar a Cebricornio. Le enseñó a utilizar su magia y su poder y a mantener ese poder a salvo. Pero Cebricornio aún era pequeño, y le llevaría bastantes años conocer todos lo secretos de la magia de las hadas blancas.

– Cebricornio- le dijo el hada con su voz dulce- Tenemos un enemigo que ya conoce tu existencia: Nécrito te está buscando. Necesitamos esconder tu poder de sus garras hasta que crezcas y aprendas a utilizarlo. Necesitamos esconder tu poder… ¿lo entiendes?

Cebricornió asintió. Y fue entonces cuando el hada Barbarela sacó un cofre con una mariposa en la tapa y la inmensa luz que desprendía Cebricornio, se depositó en el interior de la caja.

Barbarela la cerró y le dijo:

– Debes llevarla al mundo de los humanos. Allí Nécrito nunca lo encontrará. Debes entregárselo a la persona que te creó. Utiliza sus sueños. Y pídele que te devuelva el cofre pasados 60 años. Entonces, estarás preparado.

Cebricornio entrega el cofre sellado a Luisa

Luisa jugaba en la playa cuando vio acercarse a Cebricornio, despacito, por la arena. No podía creer lo que estaba viento… era el unicornio cebra con el que soñó aquella noche que sintió algo tan especial. Al acercarse a ella, se miraron y Luisa se dio cuenta de que era real, muy real.

– Pero… – dijo entonces Luisa- ¿Cómo es que soñé contigo?

No obtuvo respuesta. Cebricornio hizo una señal con la pata y allí, junto a su pezuña, apareció el cofre de la mariposa blanca.

– ¿Qué es esto?- preguntó entonces Luisa- ¿Un cofre? ¿Qué quieres que haga con él? ¿Quieres que me lo quede?

Cebricornio asintió e hizo un dibujo en la arena. Un seis y un cero.

– ¿60? ¿Qué es? ¿60 qué? ¿60 días?

Cebricornio resopló.

– No, días no… vale… ¿60 años?

Cebricornio asintió.

– Vale, quieres que lo guarde 60 años… Pero… ¡Yo igual me he muerto para entonces!

Cebricornio no dijo más. Volvió a mirarla y Luisa de pronto sintió que ese extraño animal confiaba plenamente en ella. La niña se sentó en la arena, junto al cofre, y vio alejarse a Cebricornio, hasta que desapareció. Y nunca más volvió a verle.

Ella, por su parte, sabía que tenía una importante misión, y no pensaba defraudarle. Buscaría la forma de devolver aquel cofre a Cebricornio.

(‘El nacimiento de Cebricornio’ © Fanny Tales 2018)

Observación: Esta cuento de fantasía es el preludio del libro Cebricornio, en donde se cuentan las aventuras que vivieron la nieta de Luisa y sus amigos para hacer llegar el cofre de nuevo a su dueño, 60 años después. Puedes comprarlo a través de Amazon, Casa del libro, la editorial Babidibu, librerías y El CorteInglés.es.

Reflexiones sobre el cuento ‘El nacimiento de Cebricornio’

Estás ante una historia realmente fantástica. Una niña de unos 10 años es capaz de crear un mundo nuevo, en otra dimensión, gracias al poder de sus sueños. La historia del nacimiento de Cebricornio, además nos ayuda a reflexionar sobre todos estos aspectos:

Los sueños a veces se cumplen: Si se desea algo con mucha fuerza, si se lucha por ello con esfuerzo y con perseverancia, el sueño puede cumplirse. En este caso, la historia del mundo que Luisa crea mediante sus sueños, es una metáfora para demostrarnos el inmenso poder que desprende una ilusión, un sueño, en la vida real.

Cebricornio fue rechazado por ser diferente: No todos toleran de la misma forma las diferencias. Desgraciadamente, aún muchos ven en las diferencias algo malo, mientras que otros sí son capaces de observar en ellas un don. Cebricornio fue expulsado de un lugar, pero recibido y querido en otro, en donde sí supieron apreciar el poder que realmente tenía.

Cebricornio deposita toda su confianza en una niña: Si confías en alguien, sabes que no te van a fallar. Y es con esta confianza plena con la que Cebricornio entrega su pequeña y poderosa caja cerrada y sellada a Luisa. Sabe que cumplirá con el encargo y que recibirá de vuelta la caja unos años después.

Y recuerda que este cuento es solo un aperitivo. La historia completa, la aventura de la nieta de Luisa al adentrarse en el mundo de Cebricornio, la tienes en un libro llamado: Cebricornio.

Preguntas de comprensión lectora para tu hijo

También puedes usar este cuento lleno de fantasía para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Usa si quieres estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿Qué apuntaba Luisa en su cuaderno de tapas azules?

2. ¿A dónde fue de veraneo Luisa cuando acabó el colegio?

3. ¿Qué ser mágico nació de uno de sus sueños?

4. ¿Por qué expulsaron a Cebricornio del país de los unicornios?

5. ¿Quién salvó a Cebricornio de ser capturado por los rinomadillos?

6. ¿Con quién se quedó a vivir Cebricornio?

7. ¿Por cuántos años debería cuidar Luisa del cofre con el poder de Cebricornio?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario