El niño Manuelito. Cuento de Navidad para niños

Un hermoso cuento de Navidad basado en un popular villancico

‘El niño Manuelito’ es un cuento infantil basado en un conocido villancico peruano. El villancico cuenta la historia de un niño que se clava una espina en el pie al ver que otro niño sufría por tener una espina clavada. Aún con la espina haciéndole daño, el pequeño Manuelito le entrega al niño Dios su zapato.

Descubre este bello cuento inspirado en las historias que se cuentan del niño Manuelito en Perú y disfruta del villancico de Navidad.

El niño Manuelito: cuento infantil basado en un villancico peruano

Cuento de Navidad para niños: El niño Manuelito
El niño Manuelito, un cuento de Navidad para niños

A Manuelito le encantaba jugar con los demás niños pastores de Belén. Y de vez en cuando ayudaba a su padre con las ovejas. Su familia vivía gracias a la lana de estos animales. Todas las primaveras, la vendían en los puestos del mercado.

Una noche, Manuelito vio en el cielo una estrella especial: era más grande y brillante que el resto. Ese día, estaba jugando con sus amigos pastores, y les preguntó:

¿Habéis visto esa estrella? ¿Por qué luce tanto?

– ¿No lo sabes? Unos ángeles acaban de anunciar que ha nacido el niño Dios. Vamos a ir a verle, y le llevaremos regalos. Yo le voy a llevar queso.

– ¿El niño Dios?- preguntó Manuelito-. ¿Dónde está? ¡Yo quiero ir a verle!

– Dicen que está en el pesebre del albergue – contestó el pastor-, y que al pobre solo pueden arroparle con la paja del granero. Pero Manuelito, ¿y tú qué regalo vas a llevarle? Si tu familia es muy pobre. ¡No tienes nada!

Manuelito se entristeció. Su amigo tenía razón: su familia era tan pobre que no tenía nada para el niño Jesús. Pero de pronto, se le ocurrió algo.

El regalo de Manuelito al niño Jesús

Su amigo había dicho que el niño Jesús no tenía nada para arroparse… Su padre le había enseñado a esquilar ovejas. Así que se sentía capaz de hacerlo sin su ayuda. Y sin que nadie le viera, se acercó a las ovejas de su padre con unas tijeras de esquilar y les cortó toda la lana que pudo. Las pobres ovejas tiritaban de frío, pero Manuelito sonreía y se sentía muy pero que muy feliz.

– Eh, ovejitas, ¡mirad la manta tan hermosa que le voy a hacer al niño Jesús con vuestra lana!

Y Manuelito, que también había aprendido de su madre a hilar la lana, comenzó a tejer una preciosa manta. Cuando terminó, sus padres le encontraron ya con la manta en las manos. Miraron las ovejas y descubrieron lo que acababa de pasar.

– ¡Pero Manuelito, hijo mío! ¿Qué has hecho?- dijo llorando su madre-. ¿Cómo le has quitado la lana a las ovejas en pleno invierno? Se morirán de frío y no tendremos nada que vender en primavera.

– Mamá, es para el niño Jesús. Está desnudo- contestó Manuelito decidido.

El padre de Manuelito, al ver aquello, se enfadó muchísimo.

– ¡Manuelito, sal de esta casa ahora mismo! ¡No quiero ni verte! ¡Y estarás castigado durante una semana entera sin jugar con tus amigos!

Manuelito lleva su regalo al niño Jesús

El pequeño Manuelito estaba muy, pero que muy triste. Le dolía en el alma ver a su madre llorar y a su padre tan enfadado. Pero no sabía que iba a ser tan malo tejer una manta para el niño Jesús. Ya en la calle, fue a buscar a sus ovejas y se fue con la manta hacia el pesebre del albergue.

– Vamos, ovejitas, vayamos a conocer al niño Jesús. Total, ya estoy castigado y no puedo entrar en casa.

Y Manuelito se fue caminando por la nieve hacia el portal de Belén, con sus ovejas tiritando de frío y el corazón apenado por lo que acababa de pasar.

Cuando ya estaba a mitad de camino, los padres de Manuelito pensaron que tal vez habían sido demasiado duros con él, y fueron a buscarle. Unos pastores le indicaron por dónde se había ido. La madre de Manuelito estaba muy asustada y quería encontrarle cuanto antes.

De cómo Manuelito conoce al niño Jesús y se obra un milagro

Manuelito siguió la estela de la brillante estrella y de los pastores que iban cargados de regalos para el recién nacido. El pequeño seguía triste, sus ovejas sentían mucho frío y él tenía las manos y los pies congelados por la nieve.

El pequeño, después de mucho andar, por fin llegó al pesebre. El portal estaba lleno de personas y muchos niños que querían conocer al niño Dios. También pudo ver la imponente figura de tres reyes de Oriente, muy altos y vestidos con lujosas ropas bordadas en oro.

Manuelito pidió que le dejaran pasar, pero apenas tenía espacio. Entonces, escuchó llorar al pequeño Jesús, y la dulce voz de su madre que decía:

– No te preocupes, mi niño, es una espina. Se te ha clavado en el pie por culpa de la paja… Yo te ayudaré a sacarla.

Manuelito entonces sintió un dolor intenso al escuchar el llanto del pequeño. Le debía doler mucho esa espina. Así que, con determinación, apartó a todos y consiguió llegar hasta la primera fila. Se quitó un zapato, se clavó una espina en el pie y dijo:

– Mira, Jesús, yo también tengo una espina clavada en el pie. Ten mi zapato, te lo regalo. Y esta manta, para que no pases frío. La he tejido con la lana de las ovejas de mis padres, ¿sabes? Es muy buena lana. Vas a estar muy abrigadito, y no te clavarás más espinas.

Y entonces sucedió algo increíble: Jesús de pronto dejó de llorar, miró a Manuelito, que estaba con el pie extendido y una enorme espina clavada en el dedo gordo, y sonrió. Su rostro se iluminó tanto o más que la estrella que anunciaba a todos el lugar en donde se encontraba.

El niño Dios miró entonces las ovejas de Manuelito, que tiritaban de frío al estar peladas. Y se obró el milagro: nadie sabe cómo, pero de pronto una luz cegadora envolvió a las ovejas de Manuelito, y todas ellas recobraron su lana. Una lana sedosa, espesa y de una calidad fabulosa.

Todos miraron al niño Dios, y se arrodillaron. Y en ese momento llegaron los padres de Manuelito, a los que todos contaron lo que acababa de pasar.

Los padres de Manuelito abrazaron a su hijo, le pidieron perdón y se quedaron un rato adorando al niño Dios.

( ‘El niño Manuelito’ ©2018 Fanny Tales)

Escucha el audio relato de El Niño Manuelito

Si quieres, puedes escuchar el relato de este hermoso cuento de Navidad. Solo tienes que dar al play en el reproductor de abajo 👇🏻

Valores que transmite el cuento de ‘El niño Manuelito’

Con este cuento de Navidad, puedes trabajar con tu hijo numerosos valores. Entre ellos:

La empatía.

– La solidaridad.

El perdón.

La gratitud.

Reflexiones sobre el cuento ‘El niño Manuelito’ para padres e hijos

Este precioso cuento de Navidad se basa en las historias que se cuentan en Perú acerca de este personaje, el pequeño Manuelito. Según cuentan, fue un niño muy bueno que sentía muchísima empatía por el dolor ajeno. Le encantaba jugar con los niños pastores. Y un día, uno de ellos se clavó una espina en el pie. sintió mucho dolor y lloró. Entonces, el pequeño Manuelito se quitó un zapato y se clavó otra espina. Y le dijo a su amigo: ‘No llores, yo también tengo una espina clavada en el pie’.

Este gesto ha sido utilizado como metáfora de los valores que Jesús quería transmitir a todos. De hecho, en muchos países latinoamericanos, se conoce al niño Jesús como el Niño Manuelito, cuyo nombre viene de ‘Enmanuel’ (el elegido).

Los valores que transmite este cuento navideño:

El cuento está inspirado en estas historias, y busca ayudarnos a reflexionar sobre todos estos valores:

El valor de la empatía. El pequeño Manuelito tiene un gran don, propio de los más sabios: la empatía. Gracias a ella es capaz de ponerse en el lugar del otro y buscar la forma de ayudarle. Por eso, el pequeño Manuelito busca la manera de abrigar al niño Jesús y también, cuando le ve sufrir, de compartir y sentir suyo su sufrimiento.

El valor de la generosidad. Manuelito le entrega al niño Dios lo único que tiene. Y cuando piensa que ya no tiene nada más que entregar, le ofrece su propio zapato, a pesar de quedarse él descalzo. La generosidad implica sacrificio y Manuelito no duda en optar por desprenderse de aquello que necesita pero que piensa, puede necesitar menos que otros.

El valor de la gratitud. El niño Jesús es consciente de todo lo que le entrega Manuelito. No podría estar más agradecido. Así que paga la generosidad del niño con un milagro.

El valor del perdón. Reconocer los errores es de sabios, dicen. Pero no basta con reconocerlos. Se necesita pedir perdón para que la otra persona sea consciente del arrepentimiento. Es lo que hacen los padres de Manuelito al darse cuenta de que fueron demasiado severos con él, y de que el pequeño no había hecho esa travesura con intención de hacerles daño, sino que buscaba hacer el bien.

Preguntas de comprensión lectora

Ayuda a tu hijo a entender el mensaje de este cuento de Navidad. Puedes usar estas preguntas al finalizar la lectura, para comprobar si tu hijo prestó atención:

1. ¿Qué anunciaba la estrella más brillante según los amigos de Manuelito?

2. Manuelito quería llevar un regalo al niño Jesús. ¿Qué se le ocurrió?

3. ¿Por qué se enfadaron los padres de Manuelito por lo que había hecho?

4. El niño Jesús comenzó a llorar… ¿qué le pasaba?

5. ¿Qué le ofreció Manuelito al niño Jesús para que dejara de llorar?

6. El niño Jesús hizo un regalo a Manuelito… ¿cuál fue?

Villancico peruano del Niño Manuelito

Otros maravillosos cuentos de Navidad para niños

Si buscas más cuentos navideños para niños, date una vuelta por estos otros:

El tamborilero: basado también en un hermoso villancico, el Tamborilero cuenta la historia de un niño muy humilde al que le gustaba mucho la música. Su bondadoso corazón era su principal virtud. No te pierdas su preciosa historia.

Polar Express: con los años, tendemos a perder la ilusión por la Navidad. Pero existe una forma de recuperarla. No te pierdas este mágico viaje que te hará revivir la magia de la Navidad.

Rodolfo el reno: ¿sabes cómo conoció Santa Claus a Rodolfo el reno? Aquí tienes su maravillosa historia que también nos habla de respeto y tolerancia.

Tal vez también te interese...

4 comentarios en “El niño Manuelito. Cuento de Navidad para niños”

  1. Muy buen día. Es hermosísimo este cuento. ¿Tiene alguna autoría? ¿Saben quien adaptó el villancico para este cuento?

    Muchas gracias de antemano

Deja un comentario