El pavo real que se quejaba a la diosa Juno. Fábula sobre los celos para niños

Fábula corta de Fedro sobre los celos y la envidia de las cualidades de otros

Esta fantástica fábula corta de Fedro, ‘El pavo real que se quejaba a la diosa Juno’, nos habla de un tema que seguramente haya afectado a todos alguna vez: la envidia o celos por las cualidades de otros y que no tenemos. Fedro nos explica: si en lugar de desear las cualidades de otros, nos afanáramos en agradecer las nuestras, seríamos mucho más felices. ¡Toma nota!

Una increíble fábula de Fedro para hablar de la envidia con los niños: ‘El pavo real que se quejaba a la diosa Juno’

El pavo real que se quejaba a la diosa Juno, una fábula de Fedro

Un pavo real quiso hablar con la diosa Juno. Al verla, se quejó ante ella con estas palabras:

– Me has dado un canto espantoso. ¡No es justo! Cada mañana escucho el dulce trinar del ruiseñor. Toda la Naturaleza le admira y se detiene a escucharlo. En cambio yo no puedo cantar como él.

La diosa Juno le miró enfadada y le dijo:

– Calla, pájaro envidioso. Muchos quisieran tener los colores que tienen tus plumas. Sí, el halcón es veloz, y el águila valiente; el loro casi puede hablar como un hombre y el búho es el más sabio de los pájaros. Todos están contentos con su suerte, menos tú, que solo te fijas en lo que tienen otros.

– Pero es que mi voz… – intentó decir de nuevo el pavo real.

Y Juno, aburrida ante el estúpido lamento del pájaro dijo:

– ¡Calla o acabarás desplumado ahora mismo!

Y dando media vuelta, se alejó.

Moraleja: ‘Agradece todas tus cualidades antes de envidiar las ajenas’

Valores que puedes trabajar con esta fantástica fábula de Fedro

Con esta fábula corta podrás trabajar todos estos valores:

– El valor de la humildad.

– La soberbia.

– El necesario valor de la gratitud.

Reflexiones sobre la fábula ‘El pavo real que se quejaba a la diosa Juno’

La fábula ‘El pavo real que se quejaba a la diosa Juno’ tiene razón: desde luego, muchas veces olvidamos nuestras cualidades y nos centramos en desear la de otros, sin darnos cuenta de que nunca conseguiremos ser felices de esta forma. Aprendemos más sobre la humildad gracias a esta fábula:

La importancia del amor propio: aquellos que agradecen sus cualidades y disfrutan de ellas, son realmente felices y poderosos. Significa que se quieren y aceptan como son, y que además son capaces de tener amor propio y compartir con todos los demás su dicha. El gorrión canta muy bien, sí, y regala a todos los demás sus notas… Y los halcones, nos deleitan con su hermoso vuelo. El pavo real, aunque no se de cuenta, tiene las plumas más hermosas y cada vez que las muestra a los demás, comparte su gran don con todos.

La envidia solo nos hace infelices: cuando nos centramos en desear las cualidades de otros sin darnos cuenta de las que nosotros tenemos, entramos en un círculo muy peligroso del que no se suele salir bien parado. Los celos suponen desear las virtudes de otros o alguno de sus bienes materiales, y la envidia, desearle algún mal para que no pueda presumir de esas virtudes o posesiones. Al final, ¿en qué nos benefician los celos y la envidia? Nosotros seguimos siendo iguales. El pavo real nunca podrá cantar como el gorrión, y por más que le envidie, no conseguirá cambiar nada. ¿Merece la pena amargarse por ello?

Menos pedir y más agradecer: olvidamos el importante valor de la gratitud. El solo hecho de estar vivo es suficiente como para agradecer, ¿no crees? Pero lo damos por hecho, como un regalo sin importancia, cuando en realidad lo es todo. Tal vez debamos pararnos a reflexionar de vez en cuando para reunir en una lista todo aquello que tenemos para agradecer. De esta forma activarás el pensamiento positivo y todo lo verás con mejores ojos.

Otras fábulas de Fedro que te encantarán

¿Te gustan las fábulas de Fedro? Son relatos que sirven para todas las edades. Aquí tienes otras fábulas que te ayudarán a reflexionar sobre diferentes aspectos:

El hombre y la piedra: antes de dar media vuelta ante el primer obstáculo que encuentres, busca la forma de apartarla del camino. Fantástica fábula para grandes y pequeños.

El águila, la corneja y la tortuga: a veces los más peligrosos no son los poderosos, sin los que están a su lado y les aconsejan. Descúbrelo con esta fábula.

El gallo y la perla: las cosas cobran sentido dependiendo de nuestras necesidades. No todo vale lo mismo para todos.

La zorra y la cigüeña: trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti. Recuerda que lo que das te será devuelto.

Deja un comentario