El pobre y las riquezas. Fábula para reflexionar sobre los bienes materiales

Una fábula para adolescentes, jóvenes y adultos

Esta historia, ‘El pobre y las riquezas’ es una fábula tradicional con valores que nos habla de cómo los bienes materiales la mayoría de las veces pueden llegar a ser causa de angustia y dolor. Una fantástica fábula corta llena de buenos mensajes. No dejes de leer también las reflexiones finales.

Una fábula corta sobre la carga de los bienes materiales: El pobre y las riquezas

El pobre y las riquezas, una fábula con valores
El pobre y las riquezas, una fábula sobre los bienes materiales

Vivía en la India un pobre que no tenía ni casa donde vivir. Pedía limosna a la salida de un templo y dormía bajo las estrellas.

Pero gracias a la caridad de muchos, el pobre consiguió hacer con el tiempo una pequeña fortuna, ya que no tenía que gastar nada de lo que recibía.

Cuando ya se vio con bastante dinero, comenzó a tener problemas para dormir, porque tenía terror a perderlo todo. Y el pobre se lamentaba:

– Qué desgracia… – decía- Toda la vida pasando penalidades para conseguir una fortuna y cuando al fin la tienes, no puedes vivir por miedo a que te la roben.

Moraleja: “Las riquezas materiales a menudo terminan siendo una dolorosa carga”

Reflexiones sobre la fábula El pobre y las riquezas

Poderoso caballero es don dinero, que dice el refrán, sí, pero cuando al fin lo tienes (el dinero), no siempre puede solucionar tus problemas principales:

El dinero en exceso solo trae problemas: el mensaje más poderoso de esta fábula es que el dinero, aunque aparentemente solucione nuestros problemas, en el fondo supone una carga más y el foco de nuevos problemas.

El ficticio poder ‘sanador’ de los bienes materiales: está claro que necesitamos del dinero para vivir, pero no es la quimera ni el lugar en donde encontrarás la felicidad. El dinero ejerce el mismo efecto en nosotros que una gota de aceite en el agua. Flota. se queda en la superficie. Es incapaz de atravesar la capa más superficial. Entonces, ¿de qué nos sirve? La felicidad que nos transmite el dinero o las riquezas materiales es transitoria y superficial, débil y hasta falsa. Basta un pequeño contratiempo para perder toda esa riqueza y con ella, esa supuesta felicidad.

Dedícate a cultivar otro tipo de riquezas: las riquezas que realmente te otorgarán felicidad y paz nada tienen que ver con las riquezas materiales. Esas son más duraderas y eficaces y por supuesto, nadie te las podrá robar. Son riquezas que tienen que ver con los valores, con el amor, con las emociones, con construir una personalidad fuerte, con todo tu mundo interior. Sí, todo aquello que no se ve pero que resulta realmente efectivo.

Otras fábulas increíbles para reflexionar

Si te gustó esta fábula corta de ‘El pobre y las riquezas’, no puedes perderte estas otras, en donde también nos animan a reflexionar sobre la vida:

La anciana que buscaba una aguja: una anciana perdió una aguja, y pide ayuda para encontrarla. Sus vecinos no dudan en ayudarla pero se extrañan del lugar donde la anciana busca. ¡Está muy lejos de su casa! Esta fábula es una preciosa fábula de nuestra búsqueda de la felicidad.

El cántaro agujereado: todos tenemos dones pero muchas veces no conseguimos verlos o no somos capaces de encontrar su utilidad. Pero lo que puede parecer un defecto se transforma de pronto en un maravilloso don. No dejes de leer esta fábula sobre el amor propio.

El desafío: nos quejamos por tener que hacer frente a dificultades y obstáculos en la vida y sin embargo, son necesarios. ¿Sabes por qué? Lo entenderás mejor después de leer esta maravillosa fábula.

Deja un comentario