El principito. El dibujo del elefante y el cordero

Reflexiones sobre el Principito para los niños

Uno de los libros más maravillosos jamás escritos sobre la infancia es sin duda ‘El Principito’, un libro que muestra el valor de la maravillosa mentalidad de los niños, que nos enseña aquello que ven con sus ojos limpios y aquello que dejamos de ver al crecer. Aquí encontrarás una fantástica versión y las reflexiones del comienzo del libro de Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944)​, justo cuando el autor habla del extraño dibujo del elefante y el cordero.

El dibujo del elefante y el cordero, de ‘El principito’, para los niños

El Principito y el dibujo del elefante en la boa y el cordero

A los seis años vi una magnífica lámina de un libro de animales de la selva. Representaba a una boa tragándose a una fiera. Yo entonces agarré mis lapiceros e hice el mejor de mis dibujos. Quise representar la boa tras comerse un enorme elefante. Pero mi decepción fue tremenda al enseñar el dibujo a los adultos: ellos solo veían un sombrero.

Así que decidí hacer un segundo dibujo para que ellos pudieran ver qué había dentro de la boa. Es decir, que en lugar de un dibujo de una boa cerrada hice uno de una boa abierta.

Dibujos de la boa y el elefante del Principito

Los mayores me aconsejaron que dejara de dibujar y me interesara más por la geografía. Así que estudié mucha geografía, y de mayor aprendí a pilotar aviones.

Siempre llevaba conmigo el dibujo uno. Me interesaba averiguar si las personas con las que entablaba conversación eran interesantes o no. Pero todas veían un sombrero, así que terminaba hablando de las cosas triviales de mayores: geografía, el tiempo, política…

Hasta que un día ocurrió algo asombroso.

De cómo el aviador conoció al Principito en medio del desierto

Mi avioneta se averió un día en medio del desierto del Sáhara. Lo sé porque para eso había estudiado mucha geografía.

Tenía agua para ochos días, así que no podía perder el tiempo. Estaba solo y necesitaba arreglar el motor de la avioneta.

La primera noche dormí sobre la arena y bajo las estrellas. Al amanecer, me despertó una dulce vocecita que decía:

– Por favor, ¡dibújame un cordero!

Abrí los ojos y vi a un pequeño hombrecito, del que después intentaría hacer un dibujo, aunque el modelo es sin duda mucho más encantador. Y todo por culpa de los mayores que me dijeron cuando tenía seis años que dejara el dibujo…

El hombrecito tenía una melena de rizos dorados y unos ojos azules muy brillantes.

– ¿Qué haces tú aquí?- le pregunté un poco desconcertado.

– Por favor, dibújame un cordero… – volvió a repetir.

– Bueno, es que no dibujo muy bien– dije a modo de disculpa.

– No importa, dibújame un cordero- respondió insistente.

Así que intenté dibujar. Y como solo sabía hacer mi dibujo 1 de boa cerrada, se lo enseñé.

– No, no quiero un elefante dentro de una boa– dijo el Principito- No cabría donde yo vivo. Es demasiado grande. Necesito un cordero.

Me quedé asombrado de que alguien al fin hubiera visto algo diferente a un sombrero. Intenté hacer un cordero.

РNo, ese parece enfermo- me dijo ̩l.

Hice otro cordero.

– No, ese es un carnero. Tiene cuernos.

Tras mi tercer intento…

РEse es demasiado grande. Mi hogar es muy peque̱o.

Desesperado, dibujé una caja con agujeros.

– Aquí tienes tu cordero. Está dentro de la caja.

Al Principito se le iluminaron los ojos:

– ¡Es justo lo que quería! ¡Me encanta! ¿Y tú crees que comerá mucha hierba este cordero?

– ¿Por qué preguntas eso?

РPorque en mi casa todo es peque̱o.

– Cabrá seguro. El cordero que dibujé es del tamaño que necesitas.

– Bueno, no es tan pequeño- dijo él- ¡Mira, se ha dormido!

Y así es cómo conocí al Principito.

Reflexiones sobre el comienzo del Principito para niños y mayores

Este pequeño extracto del principio del libro ‘El Principito’ pertenece a los dos primeros capítulos, y ya nos hace un gran resumen de la espina dorsal que sostiene toda la historia de este bello relato. De aquí podemos sacar todas estas reflexiones:

La forma de ver el mundo a través de los ojos de los niños: Los niños viven en una realidad diferente a la de los adultos. Sus ojos consiguen ver aquello que los mayores ya no pueden ver. La imaginación que hace que los niños entiendan el mundo de otra forma es el hilo conductor del Principito, narrado en primera persona por un adulto que continúa siendo un niño, por un adulto que se niega a dejar de ver el mundo con ojos de niño. El Principito nos propone hacer una prueba con su dibujo número uno. Y tú, ¿qué ves?

Cómo ver más allá de lo aparente: Las apariencias engañan. El dibujo de la boa cerrada nos demuestra que la mente y los sentidos muchas veces nos confunden y nos hacen ver y creer cosas obvias que nos impiden ver la realidad, profundizar en la verdad. Solo aquel que piensa y ve con la imaginación y el corazón es capaz de ver un cordero dentro de una caja con agujeros. Para poder verlo, debes deshacerte de prejuicios, de los sentidos que te engañan y de la mente que insiste en que estás ante una simple caja con agujeros. Debes ir más allá y mirar a través de esos agujeros.

No hace falta tener mucho para ser feliz: Una de las cosas que el Principito repite al aviador es que necesita que el cordero sea pequeño porque su casa es muy pequeña. Lo que nos quiere decir es que para ser feliz, no hace falta tener mucho, ni tampoco objetos valiosos, ni casa grandes… Solo lo necesario, aunque sea pequeño, para sonreír. En realidad, las cosas más importantes no ocupan mucho espacio, ¿no crees?

Ayuda a tu hijo a entender mejor el mensaje del comienzo del Principito

Puedes ayudar a tu hijo a mejorar su atención y comprensión lectora, y de paso, a entender mejor el mensaje de esta historia. Utiliza para ello algunas preguntas de comprensión lectora al finalizar la lectura:

1. ¿Qué dibujó el autor del libro cuando tenía seis años? ¿Y qué veían los adultos en el dibujo?

2. ¿Por qué le dijeron los adultos al autor del libro que dejara de dibujar y estudiara otras cosas?

3. ¿Dónde se averió la avioneta del autor del libro?

4. ¿Qué le pidió el Principito al aviador?

5. ¿Le gustó al Principito los primeros corderos que dibujó el aviador?

6. ¿Cuál es el dibujo del cordero que al final le gustó al Principito?

Otros textos del libro El Principito

Descubre más reflexiones sobre partes del libro de El Principito. Por ejemplo, estas:

El Principito y los baobabs: El Principito se veía obligado a arrancar de su planeta los baobabs que nacían cada día. ¿Quieres saber por qué? ¿Y qué significan en nosotros los baobabs? Te sorprenderá…

El Principito y la rosa: Con esta preciosa historia, entenderás la diferencia entre querer y amar… ¡No te la pierdas!

El Principito y el rey: la autoridad está bien cuando se necesita. De lo contrario, solo es una fachada sin sentido. Fantástica reflexión del Principito sobre este tema.

El Principito y el vanidoso: ¿sabes por qué los vanidosos no tienen amigos? Cone ste relato corto del Principito, lo entenderás.

Deja un comentario