El Principito y el farolero. Cuento sobre la necesidad de dedicarse más tiempo

Una historia que nos ayuda a pensar en la necesidad de pensar más en nosotros

Trabajar y trabajar para otros sin descanso produce agotamiento y una sensación de dejar pasar el tiempo sin poder disfrutar de él. En ‘El Principito y el farolero’ sentimos esa angustia de estar viviendo para otros y no poder parar ni escapar de esa situación. Es el capítulo catorce de la increíble historia de Antoine de Saint-Exupéry.

La necesidad de dedicarnos más tiempo: El Principito y el farolero

El Principito y el farolero, uncuento sobre la necesidad de pensar más en ti mismo

El quinto planeta al que llegó el principito era muy extraño. Era el más pequeño de todos. Tan pequeño, que solo cabía un hombre y una farola. ¿Qué sentido tenía un planeta en donde solo había un farol y un farolero? Pero el principito pensó:

– Tal vez este hombre es absurdo, pero es menos absurdo que el rey, el vanidoso, el borracho y el hombre de negocios. Por lo menos su trabajo tiene sentido: enciende el farol como si encendiera una estrella y lo apaga como si esa estrella se fuera a dormir. Es hermoso. Y la belleza tiene sentido

Así que el principito se acercó a él:

– Buenos días, ¿por qué apagas la farola?- le dijo.

– Es la consigna- respondió apresurado el hombre- Buenos días- Y apagó la farola.

– ¿La consigna? ¿Qué consigna?

– Apagar el farol. Buenas noches- Y volvió a encender la farola.

– Sigo sin entender… Ahora lo acabas de encender.

– Es la consigna- repitió el hombre- Buenos días- y de nuevo encendió la farola.

– No comprendo…

– No hay nada que entender. La consigna es la consigna. Buenas noches- Y el hombre volvió a encender la farola.

Estaba agotado, y de vez en cuando se secaba el sudor de la frente con un pañuelo.

Cuál era la consigna del farolero

– La verdad es que es un trabajo terrible- dijo entonces- Hace tiempo tenía unos minutos para descansar, pero ahora el planeta gira muy deprisa, y desde que el día y la noche duran un minuto, no puedo descansar. El día y la noche llegan tan pronto que no puedo dejar de encender y apagar el farol. Es mi trabajo.

– Qué raro- dijo el principito- ¡En tu planeta los días duran un minuto!

– Nada de raro. De hecho llevamos hablando un mes.

– ¿Un mes?

– Sí… treinta minutos. Un mes.

Al principito le dio un poco de pena el farolero. Le entendía perfectamente. Pero entonces recordó lo que él hacía para poder ver más puestas de sol en su planeta.

– Creo que sé cómo puedes hacer para no tener que apagar tan pronto el farol- le dijo el principito- Como tu planeta es tan pequeño, puedes andar a pasos cortos buscando el día y así nunca será para ti de noche…

– Ya, pero ¿de qué me sirve?

– Podrás descansar de apagar y encender el farol.

– Pero yo lo que quiero es dormir.

– Eso es no tener suerte- dijo entonces el principito.

– Eso es no tener suerte– repitió el farolero- Buenos días- Y de nuevo apagó el farol.

‘Vaya, pensó el principito, este sin duda podría ser mi amigo. Es la única persona que he conocido cuyo trabajo no es para su propio bien. Pero el planeta es tan pequeño…’ Y con cierta tristeza, el principito partió hacia otro lugar, pensando en las mil cuatrocientas cuarenta puestas de sol que podría ver cada día en ese precioso planeta.

Reflexiones sobre el capítulo del principito ‘El Principito y el farolero’

La generosidad es maravillosa, y la dedicación a otros. Reporta una felicidad indescriptible… También es fantástica y admirable la lealtad y la fidelidad. Pero también necesitamos dedicarnos tiempo a nosotros mismos, a descansar y a poner en orden nuestras ideas. De vez en cuando es preciso parar:

Para de vez en cuando a descansar: si te pasas constantemente el día trabajando sin parar y haciendo miles de actividades, una detrás de otra, sentirás en el fondo que la vida se te escapa entre las manos sin saborearla. Es importante parar de vez en cuando, en medio de esta ajetreada vida, cerrar los ojos y navegar por nuestro interior.

La necesidad de dedicarse más tiempo: todos necesitamos dedicarnos tiempo, dejar de pensar y trabajar por unos minutos en los demás y mimarnos, aunque solo sea con un descanso. Es la forma de recuperar fuerzas para seguir adelante, de reafirmarnos en nosotros mismos, en lo que somos y lo que buscamos. El farolero no paraba ni un instante, absorto en un trabajo que le mantenía activo las 24 horas del día.

No te exijas demasiado: el perfeccionismo extremo es destructor, así como la generosidad ‘extrema’. Pensar en los otros constantemente sin dedicarse a uno mismo unos minutos al día al final termina agotándonos. El farolero no quería dejar de hacer su trabajo y era tan perfeccionista y exigente con esta tarea que no podía permitirse el lujo de no cumplir ‘la consigna’ ni una sola vez. Esto le lleva a un cansancio destructivo consigo mismo.

El valor de la lealtad: a pesar de que el farolero necesitaba y quería dormir, él continuaba fiel y leal a su trabajo, algo que pudiera parecer absurdo, pero que al Principito le pareció realmente admirable.

Otros relatos del Principito que te emocionarán

El Principito nos ayuda a reflexionar sobre la vida y sobre nosotros mismos. Descubre qué nos quieren decir todas estas magníficas historias:

El Principito y la rosa: no es lo mismo querer que amar. El principito nos lo explica en esta bella historia.

El Principito y los baobabs: todos tenemos miedos y pensamientos negativos que nos destruyen y paralizan. Son como los baobabs que el principito arranca cada día en su planeta…

El Principito y el dibujo del elefante y el cordero: solo conseguiremos ver la realidad con los ojos de un niño. Es la única manera de no utilizar prejuicios cada vez que abrimos los ojos.

El Principito y el vanidoso: ¿sabes por qué los vanidosos se quedan solos y sin amigos? Después de leer esta historia del principito, lo entenderás.

Deja un comentario