El regalo. Fábula budista sobre cómo gestionar la ira

Una fantástica fábula corta para adolescentes y adultos sobre cómo enfrentarnos a los insultos

‘El regalo’ es una fábula budista que nos ayuda a enfrentarnos a las ofensas desde una perspectiva diferente. Te ayudará a reflexionar acerca del sentimiento de ira que tantas veces nos hace perder la cabeza.

Una fábula budista sobre la ira: el regalo

El regalo, una fábula budista sobre la ira

Cuentan que hace mucho, unos discípulos meditaban junto a Buda, cuando unos hombres se acercaron a insultarle. Sin embargo, Buda no hizo nada. Cerró los ojos y aguantó que le insultaran sin moverse. Sus discípulos se enojaron y le dijeron:

– Maestro, ¿por qué dejaste que esos hombres te insultaran sin decir nada?

Buda entonces miró a uno de ellos y preguntó:

– Si yo tengo un caballo y te lo regalo pero no lo aceptas, ¿de quién es el regalo?

El discípulo respondió:

– Si yo no lo acepto, seguiría siendo tuyo

– Pues lo mismo sucede con las ofensas. Tú decides si aceptas o no ese regalo

Moraleja: ‘Solo tú decides si aceptas o no las ofensas de otros’

Qué podemos trabajar con esta fábula corta

Con esta fábula de Buda, podemos trabajar:

La ira. Cómo evitar que se adueñe de nosotros.

– Cómo enfrentarnos a las ofensas e insultos.

– El valor del respeto. 

Reflexiones sobre esta fábula de El regalo

La ira es una emoción que nace en nuestro interior. Pero en nuestras manos está hacer que crezca o que se diluya. Cuando esa ira nace por algún insulto o calumnia, la clave está en la actitud que decidamos tener ante esas ofensas.

¿De verdad quieres ese regalo? : la metáfora del regalo es ideal para explicar qué actitud es la que nos evita sufrir ante las ofensas o los insultos. No es fácil, claro… Normalmente nuestro orgullo nos habla con su débil vocecita y nos dice cosas como ‘eh, ¿de verdad vas a dejar que te insultes? ¿Vas a dejar que queden como los vencedores?’ Y ahí está el error, aceptar el regalo de los insultos para, que está lleno de ira y rencor.

Nunca vence el que ofende ni el que calumnia: el que ofrece un regalo lleno de odio que nadie acepta, se queda con el odio, aunque aparentemente llegues a pensar que obtuvo una victoria. Ya sabes que dos no discuten si uno no quiere. El que llegó con ganas de discutir, no habrá conseguido su objetivo, y tú sin embargo, te mostrarás intacto.

Las ofensas como falta de respeto: el que no acepta las ofensas muestra respeto. El que ofende, no. Y esto, la falta de respeto, repercutirá negativamente en esa persona, ya que nadie desea tener a alguien así a su lado.

Otras fábulas y relatos fantásticos sobre la ira

No te pierdas estos otros relatos que también nos ayudan a entender mejor la emoción de ira:

El ruido: ese ruido que sentimos que llega de fuera en realidad nace en nuestro interior, igual que la ira que pensamos que nos golpea desde afuera y sin embargo nace dentro de nosotros.

Los dos lobos que luchan: esta leyenda de los indios de América del norte nos enseña una metáfora hermosa y una historia que los niños pueden entender muy bien. Se trata de dos lobos que luchan en nuestro interior. ¿Quieres saber cuál gana?

El bote vacío: un monje meditaba en un bote en medio de un lago pero algo perturbó su calma y sintió que la ira se apoderaba de él. ¿Qué pasó? No te pierdas el final de este relato.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario