El rey Salomón y el juicio de las dos madres, contado para niños

El relato bíblico del juicio de Salomón contado para niños

Salomón fue, según la Biblia, un rey sabio y justo. Hijo del rey David y de Betsabé, gobernó unos 960 años antes del nacimiento de Jesucristo, en una extensa zona de Israel y durante casi cuatro décadas. Se cuentan muchas historias acerca de su particular forma de emplear la justicia. En esta ocasión, te ofrecemos el juicio de Salomón: la historia del rey Salomón y el juicio de las dos madres que se disputaban un bebé. Descubre cómo logró saber el rey Salomón quién decía la verdad.

La historia del juicio de Salomón para niños o el juicio de las dos madres

El juicio de Salomón: el rey Salomón y el juicio de las dos madres
Del cuadro ‘Juicio de Salomón’, de Luca Giordano

Cuentan que durante el reinado de Salomón, dos mujeres entraron en la sala para ser juzgadas. Ambas aseguraban se la madre de un bebé.

Lo cierto es que una de las mujeres había perdido a su hijo. Había aplastado a su propio bebé mientras dormía. Y ella, al descubrirlo, había enloquecido, robándole el bebé a otra madre que vivía en su misma casa.

Pero… ¿cómo podía saber Salomón cuál de ellas decía la verdad y qué madre estaba mintiendo?

– No le haga caso, gran rey Salomón-decía una- ¡Está mintiendo! El bebé es mi hijo.

– ¡No! ¡Es ella quien miente! ¡No escuchéis sus lamentos, porque son falsos!- decía la otra- Me robó el bebé y ahora dice que es suyo. ¡Y el suyo murió!

El rey Salomón no podía saber cuál de las mujeres mentía, así que tras un rato de reflexión, se levantó de su asiento, y con voz fuerte dijo:

– Soldado, trae una espada y parte al bebé en dos. Así cada mujer tendrá una parte.

Entonces, la madre verdadera sintió un terrible dolor en su corazón y gritó:

– ¡No! ¡Por favor, no hagáis eso! ¡Dádselo a ella! ¡Es suyo! Pero no le hagáis daño al bebé.

La otra mujer, por su parte, murmuró:

– Pues ni tuyo, ni mío. Así no será de ninguna. Que lo partan en dos, pues.

Y antes de que el soldado llegara hasta el bebé con la espada, el rey Salomón dijo:

– Detente, soldado, ya no hace falta. Y entrégale a esta mujer que llora su bebé. Ahora sé que es ella, porque una madre preferiría entregar a otro a su hijo antes de ver cómo le hacen daño.

 “Cuando todo Israel oyó del juicio que el rey había pronunciado, temieron al rey, porque vieron que la sabiduría de Dios estaba en él para administrar justicia” (1 Reyes 3:28)

Reflexiones acerca del juicio del rey Salomón para niños

Este relato se hizo tan popular que hoy en día se utiliza mucho el término ‘ley salomónica’ a la hora de hablar de rectitud y justicia. De esta historia podemos sacar estas conclusiones:

La verdad y la mentira a veces se confunden: Al rey Salomón al principio le era imposible detectar qué mujer mentía. La mentira se disfraza muchas veces de verdad y su disfraz es tan perfecto, que es imposible de detectar a simple vista. Se necesita ingenio y una mayor observación para desenmascarar la mentira.

La envidia que todo lo corrompe: La madre falsa prefería la muerte del bebé a quedarse sin él. Esta es la definición más clara de la envidia, ese terrible sentimiento por el que alguien desea arrebatarle a otro algo o verle sufrir con tan de restarle así algo de felicidad. Las personas que envidian en el fondo son tan infelices que piensan que consiguiendo la infelicidad del otro se sentirán mejor. Y por supuesto, no lo consiguen.

El amor de una madre es insustituible: Una madre preferirá sacrificarse antes de ver sufrir a su hijo. El rey Salomón, después de pensar, se dio cuenta de que la única forma de descubrir quién era la verdadera madre, era hacerlas pasar a las dos por una dura prueba. Estaba convencido de que la madre verdadera rogaría clemencia y sacrificarse antes de ver partir en dos a su hijo.

El poder requiere sabiduría: Un poderoso sin sabiduría puede representar un gran peligro. Tal vez hubiera decidido no darle el bebé a ninguna o bien directamente, matarle. El poder, por tanto, precisa de inteligencia y rectitud, y el poderoso, de ciertas cualidades que le conviertan en un buen líder.

Otros relatos bíblicos contados para niños

Existen muchos relatos bíblicos que transmiten grandes enseñanzas y valores. Aquí descubrirás algunos:

La torre de Babel: Los hombres antes hablaban un mismo lenguaje, y todos se entendían a la perfección. Juntos, decidieron un día construir una torre, pero su vanidad era tan grande, que decidieron desafiar a Dios e intentar que la torre alcanzara el cielo. Su soberbia fue castigada y los hombres empezaron a hablar en diferentes lenguajes. ¿Sabes para qué?

El arca de Noé: Los hombres, lejos de respetar los mandamientos de Dios, comenzaron a comportarse de forma violenta. No respetaban los valores esenciales y se desafiaban constantemente unos a otros. Por eso, Dios decidió provocar un diluvio, llamado diluvio universal. Pero no quiso acabar con la humanidad. Escogió a una familia a la que encargaría construir un arca gigante para poner a salvo a todas las especies de animales.

El nacimiento de Jesús: La religión cristiana celebra durante un año dos acontecimientos muy importantes: el nacimiento y la muerte y resurrección de Jesús, el hijo que Dios envió a la Tierra. Aquí encontrarás el relato de su nacimiento.

La muerte y resurrección de Cristo, contada para niños: El pilar del cristianismo es precisamente la creencia en la resurrección, es decir, en una vida tras la muerte. Así lo demostró mediante el vivo ejemplo del hijo que mandó a la Tierra, al que crucificaron para que luego pudiera resucitar. Aquí tienes el relato de los últimos días de Jesús, contado para niños.

Deja un comentario