El zorro que se hizo el muerto. Fábula con valores para niños

Una fábula corta de Arcipreste de Hita sobre la resolución de problemas

Con esta fábula, ‘El zorro que se hizo el muerto’, podrás reflexionar acerca de esas soluciones que al final terminan empeorando un problema. Aunque esta fábula del Arcipreste de Hita (1283-1350) también esconde otros mensajes. No te pierdas esta fábula corta y sus reflexiones.

Una fábula corta sobre la resolución de problemas: ‘El zorro que se hizo el muerto’

El zorro que se hizo el muerto, una fábula de Arcipreste de Hita
El zorro que se hizo el muerto, una fábula sobre la resolución de problemas

Resulta que en la granja cierta aldea estaban hartos de que el zorro entrara en el granero para comerse a las gallinas, así que construyeron una verja alrededor y cerraron la puerta.

Pero el zorro, que era muy listo, pensó:

– Me quedaré cerca de la puerta y me haré el muerto, así nadie sospechará. En cuanto abran la puerta, podré entrar sin ser visto.

Y el zorro se tumbó cerca de la verja y se hizo el muerto.

Poco después pasó por allí un zapatero que al ver al animal supuestamente muerto, pensó:

– Qué cola tan fantástica… La venderé a muy buen precio.

Y cortó la cola al animal, que a pesar del dolor, siguió haciéndose el muerto para no levantar sospechas. Pero poco después pasó cerca un curandero, que al ver al zorro, dijo:

– Con los colmillos del zorro, podré curar muchos males…

Y le arrancó los colmillos al animal, que no se quejó. Después pasó una anciana a su lado y le arrancó los bigotes, según ella, para una pócima curativa… Y lo peor llegó cuando vio al zorro el médico de la aldea, que al pasar junto a él y al creerle muerto, dijo:

– El corazón del zorro puede ser de mucha utilidad… 

Fue entonces cuándo el zorro dio un brinco y salió corriendo mientras decía:

– Puedo aguantar cualquier dolor, pero no que me quiten la vida.

Moraleja: “Piensa muy bien en la solución del problema, no sea que la solución empeore más aún las cosas”

Qué temas puedes trabajar con esta fábula de El zorro que se hizo el muerto

Utiliza esta fábula de Arcipreste de Hita para hablar de todos estos temas:

La resolución de problemas.

– El valor de la prudencia.

La perseverancia.

Reflexiones sobre esta fábula de Arcipreste de Hita para los niños

A veces las decisiones que tomamos para resolver un problema, empeoran las cosas. Mucho cuidado:

La solución que se convierte en problema: no todas las decisiones que tomamos a la hora de solucionar un problema resuelven el problema. Es más, algunas veces pueden empeorar la situación. Es lo que le pasó en este caso al zorro, que a pesar de haber tenido (en teoría) una buena idea, terminó resultando un auténtico desastre y poniendo, incluso, su vida en peligro.

La perseverancia del zorro: el zorro aguantó a pesar del dolor porque seguía convencido de su plan. Pensaba, ‘bueno, aguanta, que ya tendrás en breve tu recompensa’. El tener en mente constantemente su meta le animaba a aguantar el dolor y a seguir adelante con su idea. Tal y como intentamos hacer nosotros en la vida cuando tenemos un objetivo que alcanzar, perseverar a pesar de los obstáculos y dificultades que vamos encontrando en el camino.

Hay que aprender a parar: las cosas no siempre salen bien, las ideas no siempre son tan buenas como creíamos y a veces los proyectos no salen como pensábamos. Por eso, debemos asumir que habrá ocasiones en las que a pesar de la ilusión invertida, debamos abandonar un proyecto y pensar en otro. No se trata de renegar de un objetivo, sino de cambiar el método o el camino para llegar a él.

No olvidemos las cosas importantes: el zorro de esta fábula aguantó mucho antes de abandonar su idea. Y lo hizo justo en el momento en el que vio su vida en peligro. Porque en el fondo, el zorro tenía claras las prioridades y sabía distinguir lo más importante de lo más trivial.

Otras fantásticos relatos sobre la resolución de problemas

Aquí tienes otras historias con los que podrás reflexionar acerca de la resolución de problemas:

El problema: muchas veces no conseguimos solucionar un problema porque no somos capaces de verlo… Lo entenderás mejor después de leer esta interesante fábula.

El helecho y el bambú: ¿cuántas veces no has abandonado un proyecto antes de tiempo? Muchas veces los problemas solo necesitan tiempo y paciencia.

Luchar o tomar el té: esta no es una fábula, sino una historia basada en hechos reales, que un soldado contó y cuenta a sus alumnos universitarios. Es una historia que explica qué hacer cuando te sientes acorralado, angustiado ante un problema para el que no encuentras solución. ¡Te sorprenderá!

Deja un comentario