Historia de los dos lobos que luchan. Leyenda india sobre el bien y el mal

Una fantástica historia Cherokee para reflexionar con los niños sobre la ira y las batallas internas

Existe una famosa leyenda Cherokee que habla de la batalla interna que libran en nosotros el bien y el mal, aunque más bien es una fábula con moraleja. Se trata de una historia contada por un anciano a sus nietos. Descubre con tu hijo esta hermosa leyenda india sobre la ira y sobre la dualidad interior del bien y el mal, con la historia de los dos lobos que luchan. Le ayudará a entender qué puede hacer cuando sienta mucho enojo, rencor o envidia.

La increíble leyenda cherokee sobre el bien y el mal: ‘Los dos lobos que luchan’

Leyenda dellobo bueno y el lobo malo en nuestro corazón

Cuenta una antigua leyenda india, concretamente de los Cherokees, que un sabio anciano hablaba durante una noche de luna llena con sus nietos. Alrededor de una hoguera, al anciano le gustaba hablar de sus emociones con los niños, y contarles bellas historias que les ayudara a entender nuestros actos.

Esa noche, sus nietos le miraban con mucha atención. El anciano se movía nervioso, aturdido. Y los niños le preguntaron:

– Abuelo, ¿qué te pasa?

Y él contestó:

Siento como si dos lobos estuvieran peleando dentro de mí, en mi corazón. Uno de ellos es un lobo violento, lleno de rabia, vengativo y envidioso… El otro lobo sin embargo es bueno, compasivo, generoso… está lleno de amor.

Los niños se quedaron atónitos. Y después de un largo silencio, preguntaron:

– Abuelo, ¿ y quién ganará la pelea?

Y el abuelo contestó:

Aquel a quien yo alimente.

Moraleja: ‘Puedes ser un lobo lleno de ira y rencor o un lobo repleto de generosidad y amor. Todo depende del lobo al que alimentes’.

Valores que puedes trabajar con esta bella fábula india

Con esta preciosa historia Cherokee, podrás trabajar con tu hijo estos valores:

La solidaridad.

El amor.

La bondad.

El valor de la empatía.

Reflexiones sobre la leyenda o fábula de los dos lobos que pelean en el corazón

Esta preciosa historia, de origen Cherokee, nos ayuda a reflexionar sobre las decisiones que tomamos, los sentimientos y emociones que cultivamos dentro de nosotros, y la forma en la que gestionamos la ira, el rencor o la envidia. En nuestras manos está, ya lo dice esta bella historia, que además nos anima a hablar de todos estos temas:

La dualidad del bien y el mal: Durante toda nuestra vida sentiremos una lucha interior constante entre el bien y el mal. Esta dualidad se da en todos, pero en nuestras manos está potenciar una u otra. Somos libres de elegir el lobo que queremos alimentar y cuidar.

Las emociones y valores pueden alimentarse: Lo que más nos llama la atención de esta historia es la metáfora que el anciano utiliza para hablar con sus nietos de las emociones y los valores. Los compara con animales, en este caso, con lobos. Los animales se mueven por instinto, tal vez por eso escoja este símil. Pero los animales, como las emociones y los valores, necesitan alimentarse. Así que podrás escoger qué emociones y valores alimentar. Puedes potenciar la alegría, la solidaridad, la bondad, o potenciar el rencor, la ira o la envidia. El anciano nos propone pensar en ello cada vez que sintamos por ejemplo, ira. Podemos pensar en este lobo rabioso que quiere atacar al lobo amable y bondadoso… y optar por dar alimentos al lobo bondadoso.

Dentro de nosotros vivimos constantes batallas: Dentro de cada uno de nosotros existe un océano con sus tesoros, sus misterios, sus corrientes marinas, sus olas y sus tempestades. Y sí, también batallas. Así que en más de una ocasión, deberemos escoger con cuál de los ejércitos queremos ir, cuál queremos reforzar. Piensa en las consecuencias y objetivos que persigue cada ejército, y así te será más fácil decidir. ¿Sientes rencor y ésta lucha contra el ejército del perdón? ¿Qué conseguirás si apoyas al ejército del rencor? ¿Y qué conseguirás si apoyas al ejército del perdón? Tal vez con ninguno ganes nada, pero con uno pierdas algo. Analiza bien todo esto antes de actuar.

La empatía se puede sentir hacia uno mismo… ¡escúchate!: Sí, no es ninguna locura. A veces hacemos cosas sin pensar porque no nos paramos a escuchar nuestro interior, no nos paramos ni un segundo a visualizar esos ‘lobos que luchan dentro de nuestro corazón’. Si intentáramos verlos, o escucharlos, tal vez sentiríamos más empatía hacia nosotros mismos, y sabríamos qué sucede y cómo actuar.

Algunas preguntas para comprender más el texto

Para mejorar la atención de tu hijo y su comprensión lectora, nada como hacer algunas preguntas sobre el texto al finalizar la lectura. Estas tal vez puedan servirte:

1. ¿Por qué estaba nervioso el anciano Cherokee?

2. ¿Cómo eran esos dos lobos que luchaban en su corazón?

3. ¿Qué preguntaron los nietos?

4. ¿Quién dijo el abuelo que ganaría la batalla?

Deja un comentario