La brizna. Fábula de Khalil Gibran sobre la humildad y la empatía

Una preciosa fábula corta llena de valores para niños y adultos

Khalil Gibran nos dejó fascinantes relatos llenos de valores y una profunda filosofía. Entre ellos, este, ‘La brizna’, una fábula de Khalil Gibran que nos recuerda la facilidad que tenemos siempre de ver defectos en los demás sin ser capaces otras muchas veces de verlos en nosotros mismos. Y es que en general, nos gusta mucho criticar. Reflexiona sobre esto con tu hijo.

Una preciosa fábula de Khalil Gibran para niños y adultos: ‘La brizna’

La brizna, una fábula de Khalil Gibran sobre la humildad y la empatía

Una hoja se había caído al suelo arrastrada por una ráfaga de viento. Era otoño, y su tallo ya estaba débil. Al caer, molestó a una brizna de hierba, que empezó a discutir con ella:

¡Me has despertado! ¿No puedes caer haciendo algo menos de ruido?- dijo la hoja de muy mal humor.

– ¡No sabes lo que dices, ignorante!- dijo entonces la hoja- No sabes que mis sonidos son dulces y musicales porque no conoces nada de lo que ocurre arriba. Tú nunca has volado. Solo conoces las miserias de la tierra, porque no puedes moverte.

La brizna entonces calló, totalmente avergonzada, mientras que la hoja volvió a balancearse con el viento, voló y volvió a caer más adelante sobre la tierra, suavemente. Y allí, se quedó dormida.

Pasó el tiempo y llegó la primavera. Y la que antes había sido hoja, germinó y se convirtió en brizna de hierba. Y con la llegada de nuevo del otoño, comenzaron a caer las hojas. Y la brizna de hierba, que había olvidado que antes fue hoja, dijo enfadada:

– ¡Hay que ver el ruido tan espantoso que hacen todas las hojas al caer!

Moraleja: ‘Solo vemos los defectos y el mal comportamiento en otros; cuando parte de nosotros mismos, no lo percibimos’.

Valores que puedes trabajar con esta fábula de Khalil Gibran

Con esta fábula corta, podrás trabajar con tu hijo estos valores esenciales:

– El valor de la humildad.

La empatía .

– Por qué no debemos criticar.

La justicia.

Reflexiones sobre esta fábula corta para niños y mayores

¡Cómo nos gusta criticar! Y es cierto… vemos antes los defectos en otros que en nosotros mismos. Para evitarlo, debemos pensar con humildad y sobre todo, utilizar más el necesario valor de la empatía:

Ponernos en el lugar del otro nos ayuda a ser más justos: Muchas veces criticamos a otros injustamente, solo por el hecho de no entender por qué se comportan de una u otra forma determinada. Sin embargo, cuando estamos en su lugar, ya no vemos aquello que nos molestaba. Las cosas cambian completamente dependiendo del color del cristal con que se mira, ¿no crees? Bastaría usar la empatía para ser más justos a la hora de criticar un comportamiento.

La falta de empatía nos hace cometer injusticias: Y podríamos añadir… grandes errores. Puede que luego nos demos cuenta y nos arrepintamos, pero ya será demasiado tarde. Antes de criticar a alguien o tomar una decisión guiados por nuestras emociones, piensa si es una crítica justa.

Miremos también a nuestro interior: Cuando nos enfadamos con alguien, tendemos a tachar de culpable a esa persona, sin darle la oportunidad de defenderse y sin reflexionar y hacer una reflexión interior de qué hemos podido hacer mal nosotros. Nos cuesta mucho buscar nuestros propios defectos y asumir culpas y responsabilidades. Hagamos más autocrítica para ser más justos.

Otras fábulas y cuentos sobre la empatía muy interesantes

Si quieres profundizar más sobre el valor de la empatía, puedes usar también todos estos relatos:

El país de las cucharas largas: Ayudar a otros significa ayudarte a ti mismo. Al final, si tienes empatía con otra persona, lo más normal es que esa persona también sienta empatía hacia ti. Compruébalo con este precioso cuento.

El mono y el pez: Para ayuda a otros, antes debemos estar convencidos de cual es su necesidad real. De lo contrario, podemos empeorar la situación. Y si no, mira lo que le sucedió al protagonista de esta historia.

El ratón y la rana: Las burlas hacia otros terminan por pagarse muy caro. Es lo que muchos llaman ‘el karma’. Descubre lo que le sucedió al protagonista de esta fábula.

El obsequio de las palomas: A veces pensamos que hacemos bien a otros cuando sin querer les perjudicamos. Por eso es tan importante pensar muy bien en las consecuencias de nuestras decisiones.

Deja un comentario