La chimenea mal situada. Cuento chino para niños con valores

Un cuento corto para niños acerca de las consecuencias de no hacer caso a los consejos

‘La chimenea mal situada’ es un cuento chino con valores para niños. Pero también podría entenderse como una fábula con una moraleja que nos advierte acerca de las consecuencias de no hacer caso a los sabios consejos de los que más saben.

Un cuento chino para niños con valores: ‘La chimenea mal situada’

Cuento chino para niños con valores: la chimenea mal situada

Cuentan que hace mucho, en un pueblo pequeño de la China, un hombre guardaba su leña junto a la chimenea. Su vecino, al ver aquello, se acercó y le dijo:

– Si no retiras la leña de ahí, puedes provocar un incendio y quedarte sin casa. ¿No ves que está muy cerca del fuego?

Pero el vecino, que era muy orgulloso, pensó que eso era prácticamente imposible y no le hizo caso.

A los pocos días, la casa de este hombre comenzó a arder por culpa de la leña que había junto a la chimenea. Los vecinos le ayudaron a apagar el fuego con tanta rapidez que apenas tuvo que lamentar daños.

Y él, agradecido, invitó a una merienda a los vecinos que le ayudaron a apagar el incendio. Sin embargo, no había invitado a aquel que le advirtió del peligro.

Uno de sus vecinos invitados, se dio cuenta y le dijo:

– Está muy bien que nos invites y agradezcas que te ayudáramos a apagar el fuego. Pero… ¿No hubiera sido más justo que también hubieras invitado a aquel que te advirtió y al que si hubieras hecho caso, te habría evitado esta desgracia?

Moraleja: ‘Muchas veces olvidamos agradecer un buen consejo que de seguirlo, nos hubiera evitado una desgracia’

Valores y temas que puedes trabajar con este cuento chino junto a tu hijo

Con este cuento corto, podrás hablar con tu hijo acerca de estos temas:

– Por qué el valor de la prudencia es tan necesario.

La gratitud y la necesidad de liberarnos de la soberbia.

Reflexiones sobre este cuento corto de ‘La chimenea mal situada’

Este cuento chino fue escrito por Ban Gu, que también fue historiador y poeta. Aunque sea un cuento, podemos valorarlo como una fábula, ya que nos aporta una interesante moraleja. Aquí te mostramos las reflexiones con las que puedes trabajar junto a tu hijo:

El orgullo y la soberbia nos ciegan y hacen que actuemos de forma imprudente: ¿No has oído nunca eso de ‘no te dejes llevar por la ira’? Lo mismo podríamos decir del orgullo y la soberbia. En todos estos casos, son emociones que nos ciegan y nos hacen cometer imprudencias. Como la que cometió el protagonista de esta historia, quien prefirió no seguir el consejo de su vecino, pensando que él sabía más y mostrando una actitud orgullosa e irresponsable. Las consecuencias, ya las conoces.

El sentido de la prudencia es fundamental: Puede que fuera verdad que la posibilidad de incendio fuera mínima. Eso es lo que pensaba el hombre que colocó la leña junto a la chimenea. Él pensó: ‘tiene que ser muy mala suerte que una llama crezca tanto que llegue hasta la leña. o que una chispa salte tanto que llegue hasta aquí’. Pero en el momento en el que existe una mínima posibilidad de que suceda, el sentido de la prudencia debería ponerse en marcha. Te ahorrará un futuro disgusto. Recuerda, aunque creas que es muy difícil que suceda algo negativo, hazte siempre esta pregunta: ¿Y si…?

Es de bien nacidos ser agradecidos: Este refrán español expresa muy bien la importancia del valor de la gratitud. Sin embargo, y a pesar de que el hombre de la chimenea sí quería agradecer la ayuda de sus vecinos, se olvidó de la persona que podría haberle evitado el disgusto. No olvides nunca ser agradecido con aquellos que te dan buenos consejos. Dar un buen consejo a y evitar un incendio veces es más importante que ayudar a apagar el fuego.

Preguntas de atención y comprensión lectora sobre este cuento chino

Recuerda que también puedes ayudar a mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo con ayuda de este cuento corto. Para ello, puedes utilizar estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿Qué le dijo el vecino al hombre de la chimenea? ¿De qué le advirtió?

2. ¿Le hizo caso? ¿Por qué piensas que no le hizo caso?

3. ¿Y qué sucedió? ¿Se produjo el incendio?

4. ¿A quiénes invitó el hombre de la chimenea como agradecimiento?

5. ¿Quién faltaba en la fiesta?

Otras fábulas y cuentos sobre la prudencia y los buenos consejos para los niños

Existen numerosas fábulas y también cuentos que hablan sobre el valor de la prudencia y la necesidad de escuchar y hacer caso de los buenos consejos que intentan ahorrarnos un disgusto. Aquí tienes algunas:

La golondrina y los pájaros: Una golondrina que había viajado mucho, advierte a los demás pájaros que viven en un campo recién cosechado, de la inminente llegada de maquinaria muy peligrosa para ellos. ¿Piensas que les harán caso? Descúbrelo leyendo esta interesante fábula de Jean de La Fontaine.

Los tres peces: Un pez escucha hablar a unos pescadores e intenta advertir al resto de peces acerca de un peligro. Pero ellos, orgullosos, prefieren no hacer caso. Descubre qué les sucede.

Pinocho: Por más que Pepito Grillo intentaba advertir a Pinocho de los peligros en los que se iba metiendo, el niño de madera no le hacía caso. Imagina la cantidad de problemas que tuvo que superar.

Los tres cerditos: De los tres cerditos recién independizados, solo uno demostró ser prudente. Y a pesar de advertir a sus hermanos, no le quisieron hacer caso. Luego pasó lo que pasó…

La cigarra y la hormiga: Esta fantástica fábula de Esopo nos habla de una cigarra que no pensaba más que en el presente. Por eso, prefería descansar en pleno verano a esforzarse y trabajar como la hormiga, quien le advirtió del problema que tendría luego durante el invierno. ¿Quieres saber qué le sucedió a la cigarra por no hacer caso a la hormiga?

Deja un comentario