La conquista del fuego. Leyenda norteamericana

Una preciosa leyenda indígena sobre el descubrimiento del fuego

La leyenda de La conquista del fuego es una historia muy antigua narrada por los indios de norteamericana. Una leyenda que nos cuenta cómo el hombre consiguió hacerse con el fuego gracias a la solidaridad y valentía de un coyote y a la cooperación de todo el pueblo indígena.

La fascinante leyenda de los indios de La Conquista del fuego

La conquista del fuego, una leyenda indígena

Cuentan los pieles rojas que hace mucho, pero que mucho tiempo, cuando los hombres podían hablar con los animales y la naturaleza y los coyotes eran amigos de los indios de Norteamérica, los hombres pasaban mucho frío en invierno.

Una leyenda cuenta que existió un joven indio cuyo mejor amigo era un coyote gris que le acompañaba a todas partes. Subía las empinadas montañas y atravesaba ríos. Era un indio ágil y muy observador. En verano campaba feliz por el bosque, pero en invierno, todos los indios se encerraban en cuevas para poder protegerse de la nieve y el frío.

El indio observó a su gente y dijo al coyote:

– Amigo, tú no pasas tanto frío gracias a ese pelaje que tienes. Nosotros nacimos desnudos… y muchos mueren por esta causa. Dime, amigo, ¿sabes tú qué podríamos hacer para evitar esto?

– Lo sé, sé qué puedes hacer, pero es más difícil de todo lo que has hecho hasta ahora– le contestó el coyote.

– Dime qué es y lo haré, no me importa si es peligroso.

– Debes ir a la montaña roja del fuego y tomar un poco.

– ¿Qué es el fuego? ¿Dónde está esa montaña?

– El fuego es como flores rojas pero sin ser flores. Abrasa y se extiende por la hierba. Devora todo lo que encuentra a su paso, como una bestia, pero sin ser una bestia. Es peligroso, y feroz, pero si se le hace una cama de piedras alrededor y se le da de comer ramitas de árbol, se muestra amigo y se vuelve dócil. Si consigues traerlo, tu pueblo podrá resistir en invierno. Conseguirá calentarse y no pasar frío, como si tuvierais un pedacito de sol.

– No tengo miedo. Yo iré. Tú guíame hasta la montaña de fuego y lo traeré hasta aquí- dijo decidido el joven indio.

El indio parte a por el fuego con su amigo el coyote

Y así fue cómo el indio fue a pedir cien hombres a los sabios del lugar y con ellos partió guiado por el coyote hacia la montaña de fuego. Cada uno de los indios se colocó a cierta distancia del siguiente. El coyote les pidió que lo hicieran así para poder pasarse luego el fuego de uno a otro. Cuando llegaron a la montaña, vieron que ascendía hasta las nubes. En lo más alto podía verse una gran capa de humo.

– Espérame aquí- dijo el coyote al indio. Cuando llegue con el fuego, debes correr lo más rápido que puedas. Los espíritus del fuego te perseguirán. Debes darle el fuego al siguiente indio para poder huir a la máxima velocidad.

Y el coyote gris subió con agilidad la montaña. Los espíritus del fuego le vieron, pero al comprobar que estaba flaco y sucio, no pensaron que pudiera ser ninguna amenaza.

Al llegar a la cima, el coyote se escondió, y en un descuido de las llamas, pudo hacerse con una rama encendida. Entonces comenzó a correr montaña abajo, a toda velocidad, con las llamas pisándole los talones. El coyote consiguió llegar, exhausto y algo quemado, hasta el joven indio, quien agarró con fuerza la rama encendida y comenzó a correr hasta el siguiente indio. Y así, uno tras otro, se pasaron la rama encendida, con el fuego persiguiéndoles y avanzando tras ellos. Hasta que llegaron a la zona nevada, a donde el fuego no podía pasar.

La rama encendida llegó entonces hasta el poblado. Le hicieron una cama de piedras, como dijo el coyote, y se turnaron para no olvidar alimentar al fuego con pequeñas ramas. Desde entonces, el hombre tiene fuego y los coyotes adquirieron un color tostado, en recuerdo del valiente coyote que consiguió el fuego para el hombre, a pesar de haberse quemado un poco la piel en el transcurso de tal hazaña.

Valores que transmite esta preciosa leyenda de La conquista del fuego

Esta leyenda además de ofrecernos un curioso origen del fuego, nos habla de estos valores:

– El valor de la solidaridad.

– La cooperación.

– El gran valor de la amistad.

Reflexiones sobre esta leyenda indígena para los niños

Existen diferentes leyendas sobre el origen del fuego, pero esta es una de las más hermosas, porque además nos habla de amistad entre el hombre y los animales, de solidaridad y sobre todo, de cooperación:

La amistad entre el hombre y los animales: la amistad no solo puede darse entre personas, sino también entre humanos y animales. Esta historia es un ejemplo de cómo la amistad puede ser igual de hermosa con un animal, quien además sentirá un sentimiento de gratitud y entrega permanente. ¡Tenemos mucho que aprender de ellos!

La solidaridad del coyote: el coyote podría haberle explicado a su amigo simplemente dónde estaba la montaña y haber dejado que fuera él a por el fuego, ya que se trataba de una aventura peligrosa. Sin embargo, quiso asumir el máximo riesgo para que su amigo y su pueblo tuviera más posibilidades de conseguir el fuego. Un acto solidario y altruista que nos sirve como un gran ejemplo.

Solo no lo hubiera conseguido: si el indio hubiera intentado hacerse con el fuego solo, el fuego le hubiera atrapado, ya que se hubiera agotado de correr. Prefirió ser humilde y reconocer sus limitaciones, pedir ayuda y contar con la cooperación de todos. De esta forma, juntos, sin egos que intentaran ‘ponerse la medalla victoriosa’, lo consiguieron. Una gran lección, sin duda.

Otras leyendas sobre el origen del fuego

Existen otras historias relacionadas con el fuego y también con el sol, el día y la noche. Aquí tienes algunos ejemplos:

Los niños y el fuego: esta leyenda de Bolivia explica cómo tras el diluvio unos niños consiguieron recuperar el fuego, gracias a la solidaridad y bondad de un animal. Descubre cuál.

De la luna: esta es una leyenda muy antigua sobre el origen de la luna y el sol, y también está relacionada con el valor de la humildad. ¡Fantástica!

El arquero: esta leyenda china también nos ofrece un extraño origen del sol. De hecho, no habla de un solo sol… resulta que antes había muchos más. ¿Qué pasó? No dejes de leer esta increíble historia.

El cuento de la noche: con esta leyenda descubrirás sin embargo cómo apareció la noche. Una preciosa historia brasileña que también nos habla de obedicencia y prudencia.

Deja un comentario