La corneja y la jarra. Fábula de Esopo sobre la perseverancia para niños

Una fábula que anima a los niños a no derrumbarse ante un obstáculo

‘La corneja y la jarra’ es una fábula de Esopo sobre la perseverancia. Anima a los niños a no derrumbarse o venirse abajo ante el primer obstáculo que encuentren. Presta atención a esta fantástica fábula. 

Una fábula de Esopo para niños sobre la perseverancia: La corneja y la jarra

Una pequeña corneja vivía en un bosque, entre las ramas de los árboles. Pero llevaba muchos días sin llover, y la corneja tenía mucha sed.

– Como siga así- pensaba entristecida la corneja- moriré de sed.

Pero de repente, volando a ras del suelo, vio entre las hojas de un pequeño matorral el asa de una jarra, y la corneja se puso a saltar de alegría.

– ¡Una jarra! ¡Una jarra!- gritaba muy contenta la corneja- ¡Al fin podré beber algo de agua!

La corneja se lleva una gran desilusión

La corneja tiró con fuerza del asa de la jarra para arrastrarla a un lugar en donde pudiera ver su contenido. Se asomó al borde de la jarra y.. ¡sí! ¡Quedaba un poco de agua!

Pero el agua estaba en el fondo de la jarra, y la corneja no llegaba con su pico hasta el fondo.

– ¡Oh, no!- dijo en voz alta la corneja-. ¡Y yo que pensé que al fin podría beber agua! ¿Qué podría hacer para conseguirla?

La corneja piensa en cómo solucionar su problema

La corneja estaba dispuesta a beber, y no iba a darse por vencida tan pronto, así que pensó y pensó hasta que encontró la solución.

– ¡Ya lo tengo!- dijo la corneja- ¡Sé cómo puedo beber!

La corneja fue volando hasta un lugar cercano en donde se amontonaban un buen montón de piedrecitas pequeñas y, con el pico, fue llevando una a una unas cuantas piedrecitas hasta el lugar en donde estaba la jarra.

Después, fue dejando caer piedrecitas por la boca de la jarra. Éstas se iban amontonando e hicieron que el nivel del agua fuera subiendo cada vez más.

Al final, el agua llegó hasta el borde de la jarra y la corneja al fin pudo beber y salvar su vida.

Moraleja: Nunca te des por vencido. Con un poco de ingenio, siempre podrás salvar un problema.

Reflexiones sobre la fábula de Esopo de ‘La corneja y la jarra’ para los niños

Con esta fábula trabajarás:

– Por qué son tan importantes los valores del esfuerzo y la perseverancia.

– Los problemas pueden solucionarse si utilizamos el ingenio.

– Significado del refrán ‘quien la sigue, la consigue’.

Los valores que esta fábula transmite a tu hijo

Esopo era un fabulista realmente increíble. Capaz de explicar con una simple metáfora protagonizada por animales, el significado de un valor esencial que debemos afianzar en nuestros hijos.

En esta ocasión, la fábula nos habla de esfuerzo y perseverancia, dos pilares básicos para superar la frustración y los obstáculos.

La corneja (un ave de la familia de los cuervos) podría haberse dado por vencida al ver que no llegaba con su pico al agua que quedaba en el fondo de la jarra. Sin embargo, no lo hizo: prefirió seguir luchando para salvarse.

Entonces, la corneja usó una herramienta indispensable para salir de los apuros y situaciones difíciles: el ingenio, la astucia. Pensó cómo podía hacer para hacer elevar el agua y llegar hasta ella.

Las posibles soluciones que tenía la corneja

Sí, lejos de optar por una posición pesimista y alejarse de la jarra, la corneja prefirió apostar por el pensamiento positivo. ¡Sí, lo voy a lograr! ¡Voy a conseguir el agua! ¿Cómo?

La corneja podría haber echado tierra, pensando que así el agua subiría de nivel, pero era muy inteligente, y pensó que la tierra absorbería el agua y no podría beberla. Pero las piedras, las piedras podían conseguir lo que ella quería.

De esta forma, como las piedras no absorben el agua y sí se hunden al fondo de la jarra al pesar tanto, el agua subiría hacia arriba. ¡Y listo!

Existe un refrán español muy apropiado para resumir la moraleja de esta fantástica fábula de Esopo: ‘Quien la sigue, la consigue’. Es decir: no desistas nunca ni abandones tus sueños. No te dejes caer ante el primer obstáculo. Sigue, insiste, y lo conseguirás.

Solo es que está realmente convencido de que es capaz de lograr su meta, lo conseguirá.

Preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Cualquier texto atractivo, como esta fábula, pueden ser una excelente oportunidad para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Para ello, lo mejor es hacer algunas preguntas al finalizar el texto.

De esta forma sabrás si tu hijo prestó atención a la lectura y si consiguió captar el significado de la moraleja. Recuerda que muchas veces son metáforas que los niños no consiguen entender del todo.

Puedes usar estas preguntas para ayudarle:

  1. ¿Qué le pasaba a la corneja? ¿Por qué estaba tan triste?
  2. La corneja vio algo entre los matorrales que hizo ilusionarla: ¿qué era?
  3. ¿Por qué no podía beber la corneja de la jarra de agua?
  4. ¿Decidió la corneja abandonar la jarra? ¿Qué hizo?
  5. ¿Consiguió al final beber la corneja?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario