La flor de loto. Leyenda maya para adolescentes y adultos

Una preciosa leyenda de amor mexicana

Existe una leyenda maya, que muchos consideran un mito y explica por qué cierto pequeño pájaro acude de vez en cuando a cantar sobre la flor de loto. Es una historia de amor muy antigua. Una historia realmente conmovedora.

La hermosa leyenda maya de La flor de loto

La leyenda de la Flor de loto, una leyenda maya para adolescentes y adultos

Cuentan que hace mucho, muchísimo tiempo, en la selva del Mayab, había un reino muy hermoso, con un príncipe llamado Chacdziedzib. Su nombre significaba ‘pájaro cardenal’.

El joven estaba enamorado profundamente de la hija del guardián del Cenote sagrado, una hermosa joven de nombre Nicté-Há, que significaba ‘Flor de loto’.

Los demás no veían con buenos ojos esta unión entre un noble y una mujer de tal condición… Hasta el gran Cenote Sagrado decidió que el príncipe debía casarse con la hija de algún rey, no con la humilde Nicté-Há. Y para evitar esta unión, convocó a los grandes nobles del lugar. Entro todos decidieron que la muchacha debía morir para terminar con aquel ‘absurdo’ amor.

El príncipe intenta salvar a su amada

Pero uno de los sirvientes del príncipe había oído todo, y fue a contárselo a Chacdziedzib, quien decidió mandar al mejor de sus guerreros en busca de la joven. Su intención era llevarla al palacio y casarse de inmediato con ella. Pero el guerrero fue asesinado y nunca llegó a la vivienda de la joven.

De nuevo el sirviente del príncipe se enteró de aquella desgracia y se la comunicó a su amo, quien decidió ir él mismo a por su amada.

Cuando llegó a su vivienda, la encontró junto al Cenote Sagrado, y al abrazarla, una flecha que partió de la oscuridad, se clavó en su pecho, provocándole la muerte de inmediato.

El triunfo del amor

La joven cayó al agua del Cenote y el príncipe, muerto de dolor, de dejó caer con el corazón roto al mismo lugar donde estaba su amada, dejando como estela un charco de sangre.

Pero los dioses, que lo habían visto todo, enviaron al Señor de las aguas y al Señor de los pájaros para ayudarles. El Señor de las aguas llegó hasta las profundidades y encontró el de Nicté-Há. Lo transformó en una preciosa flor de loto. Y el Señor de los pájaros encontró el cuerpo del príncipe, y transformó a Chacdziedzib en un pájaro cardenal.

Por eso, cuando despunta el alba, el pequeño pájaro cardenal se posa sobre la hermosa flor de loto y no deja de cantar hermosas melodías de amor.

Reflexiones sobre la leyenda de la flor de loto

Estamos ante una leyenda de amor trágico, en donde el amor triunfa, sí, pero se transforma tras la muerte para continuar viviendo:

El amor más allá de la muerte: existen numerosas leyendas que hablan de la eternidad del amor, del poder indestructible del amor, mucho más allá de la muerte. En este caso, los dos amantes se transforman en una hermosa flor y un pequeño pájaro rojizo capaz de posarse sobre el cáliz de la flor de loto para acompañarla con sus cantos cada mañana. Una hermosa metáfora de cómo el amor puede triunfar ante todos los obstáculos.

La incomprensión de los nobles: la falta de empatía y de compasión fue lo que provocó la tragedia. Empeñados en no consentir un amor verdadero por los diferentes estatus de los amantes, los nobles provocaron una gran tragedia. Una trama que se ha tratado mucho a lo largo de toda la historia de la literatura.

Otras hermosas leyendas de amor

El amor es uno de los temas más tratados desde el comienzo de los tiempos, el sentimiento que une y es capaz de transformarlo todo:

El lamento del pájaro Guajojó: esta leyenda nos llega de Bolivia y nos cuenta el porqué de ese característico sonido tan triste del pájaro guajojó.

La luna: esta es una historia de amor y celos, una historia muy antigua que explica además por qué la luna está siempre junto a la Tierra, iluminando sus noches.

La cueva de la mora: esta es una leyenda de ficción, seguramente basada en alguna historia real y escrita por Gustavo Adolfo Bécquer. Un amor capaz de unir a una pareja a pesar de sus diferentes religiones y culturas.

Deja un comentario