La leyenda de Ícaro. Mitología griega para niños

Leyenda de la mitología griega sobre la ambición del hombre y la responsabilidad

La ‘Leyenda de Ícaro’ es una historia de la mitología griega muy conocida. El relato nos ayuda a reflexionar sobre numerosos temas. Entre ellos, el de la ambición de los hombres, la obediencia a los padres y el importante valor de la responsabilidad. Muchos han contemplado esta bella y trágica historia como la soberbia del hombre al desafiar a la Naturaleza y jugar a ser ‘dioses’. No te pierdas el relato, ideal para reflexionar con los niños.

Una historia de la mitología griega sobre la ambición y la responsabilidad: La leyenda de Ícaro

Mitología griega para niños

Dédalo era un gran inventor en la época gloriosa del imperio Griego. Había construido para el rey Minos un retorcido laberinto para encerrar en él al Minotauro. Pero tanto él como su hijo estaban retenidos por el rey en Creta. Ellos querían salir de allí y regresar a su patria, pero el rey Minos controlaba tierra y mar y no podían escapar.

Entonces, Dédalo observó el elegante vuelo de un águila y se le ocurrió una idea:

– ¡Ya lo tengo!- dijo entusiasmado a su hijo- ¡Construiré unas alas y saldremos volando de esta isla!

Y así es cómo Dédalo comenzó a crear unas enormes alas, con plumas unidas con cera. Les dio una curvatura perfecta y al probárselas, comprobó eufórico que podía volar como los pájaros.

La advertencia de Dédalo a su hijo Ícaro

Antes de ponerle las alas a su hijo, Dédalo le advirtió muy serio:

– Ícaro, podrás volar como las aves. Solo tienes que mover los brazos de arriba a abajo, pero no olvides esto, porque es muy importante: no subas demasiado alto, porque el calor del sol derretirá la cera y caerás al mar; y tampoco vueles demasiado bajo, porque la espuma del mar mojará las plumas y ya no podrás volar.

– Sí, padre- dijo entonces Ícaro- lo tendré en cuenta.

Dédalo colocó con cuidado las alas a su hijo y luego él hizo lo mismo con las de su padre. Ambos alzaron entonces el vuelo. Pero Ícaro se entusiasmó al comprobar que podía ascender como los pájaros. Y de pronto comenzó a subir, a subir y a subir más y más, olvidando por completo la advertencia de su padre. El sol empezó entonces a derretir la cera que unía las plumas de las alas e Ícaro cayó, sin remedio, al mar.

Cuando Dédalo notó su ausencia, miró al mar y solo pudo ver las alas de su hijo flotando entre las olas. Terriblemente entristecido, maldijo el momento en el que desafió a las leyes de la Naturaleza. Cuando llegó a la isla de Sicilia, mandó construir un templo al Dios Apolo y depositó en él sus alas como tributo. Al pedazo de tierra más cercano al lugar donde cayó su hijo, lo llamó en su honor Icaria.

Reflexiones sobre la leyenda de Ícaro para niños y mayores

Lo cierto es que esta leyenda de la mitología griega, tan famosa entre grandes y pequeños, nos trae grandes reflexiones sobre diferentes temas importantes. Entre ellos, estos:

Cuidado con desafiar las leyes de la Naturaleza: Dédalo se entusiasmó pensando que tanto su hijo como él podrían volar como los pájaros. Pero todos sabemos que los hombres no pueden volar. Solo lo consiguen con ayuda de complejos aparatos, y teniendo en cuenta ciertas prohibiciones y límites. Dédalo decidió aún así probar con uno de sus inventos. Pero para que éste funcionara, nunca podrían rebasar ciertos límites. Ícaro lo olvidó. Llevado por la imprudencia, tan común entre los más jóvenes, desafió los límites y a la misma Naturaleza, intentando simular ser una ave.

No olvides nunca las advertencias de aquellos que te quieren y tienen más experiencia: El padre de Ícaro le había advertido sobre los peligros de no respetar ciertos límites y normas. Parecía que su hijo lo había entendido, pero aún así, desobedeció a su padre y olvidó la advertencia de éste. Algo que le costó muy caro.

No te dejes llevar por las emociones en situaciones que exigen de la razón: La juventud a menudo nos hace perder la razón. Es una etapa en donde las emociones cobran protagonismo, al igual que el constante desafío de los límites. En plenitud de salud física, nos llegamos a creer dioses. Sin embargo, lo más importante es controlar el momento en el que podemos hacer caso a las emociones y aquellos momentos en los que se exige concentración por parte de la razón. En esta ocasión, Ícaro debía de haber sido más prudente y responsable en lugar de dejarse llevar por la ambición, la vanidad y el sentimiento infantil del juego. ¡Cuidado con querer volar demasiado alto!

La falta de responsabilidad puede pagarse muy cara: La responsabilidad implica prudencia y razonamiento. Pero Ícaro perdió la concentración al sentirse libre como los pájaros. Y, mientras que su padre mantuvo el vuelo raso constante, a pesar de sus enormes ganas de probar a volar más alto, Ícaro no pudo deshacerse de la tentación y al final cayó en una trampa mortal.

Nunca te dejes llevar por la ambición porque es cegadora: La ambición de querer ser más, de querer tener más, hace que la razón se nuble y gobierne el instinto y las emociones. La vanidad y la ambición son cegadoras porque amordazan al sentido común que siempre va de la mano de la razón y nos dejan a merced del instinto, tan traicionero.

Algunas preguntas de comprensión lectora sobre la historia de Ícaro

Puedes utilizar esta historia de la mitología griega para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Para ello, usa estas preguntas al finalizar la lectura.

1. ¿Por qué no podían irse de Creta Dédalo y su hijo por mar?

2. ¿Qué se le ocurrió a Dédalo para escapar de allí?

3. ¿Cuál fue la advertencia de Dédalo a su hijo antes de salir volando?

4. ¿Obedeció Ícaro el consejo de su padre?

5. ¿Qué le sucedió a Ícaro?

Otras historias de la mitología que tal vez te interesen

La mitología griega y romana nos han dejado historias increíbles, que a menudo nos hacen reflexionar, al igual que las fábulas, sobre temas tan importantes como la codicia, la ambición, el coraje, la astucia… Aquí tienes alguna que tal vez pueda gustarte:

Teseo y el Minotauro: Un horrible monstruo vivía encerrado en un laberinto. Nadie conseguía salir de allí con vida… Hasta que la astucia de una hermosa mujer consiguió que un hombre venciera al monstruo. Descubre esta increíble historia.

La historia de Eco: ¿Sabes por qué el eco devuelve nuestras últimas palabras? Esta increíble leyenda te sorprenderá. Eco en realidad era una ninfa del bosque demasiado bromista…

Rómulo y Remo: Esta leyenda está considerada como el origen de Roma y por tanto, de Italia. Es una historia que también habla de adopciones. ¡Descúbrela aquí!

Aurora y el rocío: A Aurora se le daba muy bien bailar. Agitaba sus velos cálidos cada vez que su hermano el sol salía cada mañana. Pero esta bella diosa esconde una triste historia que dio origen al rocío.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario