La leyenda mexicana del maíz: los huicholes y el maíz

Una leyenda que explica cómo llegó el maíz a México

‘Los huicholes y el maíz’ es una increíble leyenda mexicana que ha pasado en su cultura de generación en generación. La leyenda del maíz explica cómo llegó este alimento hasta la parte occidental de un país que tiene este cereal como uno de sus ingredientes básicos en su alimentación. No te pierdas su original historia. 

La extraña leyenda mexicana del maíz: ‘Los huicholes y el maíz’

Los huicholes y el maíz

Cuenta una antigua leyenda mexicana que una vez, una tribu del sur del país, los Huicholes, que se encontraban en la Sierra Madre de la zona occidental, estaban cansados de comer siempre lo mismo. De hecho, no les gustaban los alimentos que tenían, pero se conformaban porque unas enormes montañas les separaban del resto de México, y ninguno se atrevía a aventurarse más allá de esas cumbres. 

Pero un día, uno de los huicholes más jóvenes, oyó que tras las montañas existía un ingrediente muy sabroso con el que podía prepararse cientos de recetas diferentes. A ese alimento le llamaban ‘maíz’. 

El joven no sabía lo que encontraría, ni si sería capaz de atravesar con vida las montañas, pero decidió intentarlo. Y un día, metió en una pequeña bolsa algo de comida y un arco con flechas y salió en busca del maíz. 

La aventura del joven huichol hasta encontrar el maíz

El joven comenzó a andar y a subir la montaña. Fue duro, sobre todo porque en la cumbre, que estaba repleta de nieve, hacía muchísimo frío. Luego consiguió bajar, y justo en la ladera, vio a buen número de hormigas que formaban una interminable hilera.

– Vaya- pensó el joven huichol- Estas hormigas seguramente me indiquen el camino hacia el maíz. Debe de estar cerca.

Y como el joven estaba muy cansado, se quedó dormido junto a ellas. Y las hormigas aprovecharon la noche para comer todas sus ropas y la bolsa, de modo que solo le quedó al joven huichol el arco y una flecha

El pobre al comprobar que se había quedado sin nada, y que estaba medio desnudo, se desesperó. Además, tenía muchísima hambre. Así que, al ver que un enorme pájaro se acercaba hacia él, no se lo pensó dos veces, y tomó su arco y la única flecha que tenía para darle caza. Sin embargo, según apuntaba al pájaro, de pronto escuchó que hablaba:

– ¡Detente! ¡No lo hagas!- dijo el pájaro- Si me perdonas la vida, te llevaré hasta el lugar en donde guardo mi maíz. Yo soy la madre del maíz, y tengo cinco hijas que lo cuidan.

El chico, asombrado, apartó el arco y decidió acompañar al ave hasta el lugar del maíz. 

El joven huichol y el maíz

Resultó que el pájaro decía la verdad, y pronto el joven huichol pudo ver un precioso campo de plantas doradas que crecían entre grandes hojas duras y verdes.

– Es el maíz- dijo el pájaro- Y con él podrás cocinar todo lo que quieras. Y ellas son mis cinco hijas: Mazorca amarilla, Mazorca roja, Mazorca azul y Mazorca negra.

Y el joven vio aparecer a cinco bellas chicas que se acercaban despacio entre el precioso campo de maíz. 

El joven huichol comió chilaquiles y ricas tortitas de maíz que habían preparado las chicas, y poco apoco, fue enamorándose de una de ellas: Mazorca azul. Como ella también sentía lo mismo por el joven huichol, decidió acompañarle a su poblado de vuelta con el maíz. Al llegar, todos sus habitantes se alegraron muchísimo y prepararon una gran fiesta para preparar la boda entre el joven huichol y Mazorca azul.

Ella les enseñó a sembrar y cuidar el maíz y a elaborar riquísimas recetas. Y cuando ya creían saberlo todo, pensó que era el momento de enseñarles la mejor de sus recetas, y les enseño a preparar alote, una bebida caliente que desde entonces, formó parte de su cultura y tradición. 

Valores que puedes trabajar con esta leyenda mexicana

Esta extraña leyenda del maíz también nos ofrece algunos valores. Entre ellos, estos:

Los valores del esfuerzo y la perseverancia.

– La generosidad como un valor esencial.

– El valor de la gratitud.

Reflexiones sobre la leyenda de ‘Los huicholes y el maíz’

Con esta leyenda mexicana también puedes hablar con tu hijo de todos estos puntos:

Quien quiere algo y lucha por ello, lo consigue: el esfuerzo y la perseverancia son pilares básicos de los logros. Si de verdad quieres hacer realidad un sueño, no basta con desearlo, sino que debes perseguirlo, esforzarte y perseverar.

Si demuestras caridad con alguien, será devuelta en forma de gratitud: La gratitud es un sentimiento que nace del corazón, como recompensa por alguien que consiguió emocionar, que nos dio algo que realmente necesitábamos. En este caso, el joven, que aún teniendo muchísimo hambre, perdonó la vida del pájaro, demostró caridad y el pájaro supo agradecérselo de la mejor manera posible: mediante la generosidad.

La generosidad también recibe gratitud: La madre del maíz, el pájaro, demostró mucha generosidad al compartir su bien más preciado con un joven desconocido. Y ésta al final recibió una recompensa: la felicidad de una de sus hijas, que además pudo ser maestra en otro lugar y compartir toda su sabiduría con la gente.

Si lo intentas, puedes perder… pero también puedes ganar: El joven huichol tenía esperanzas de lograr su objetivo, pero también tenía posibilidades para fracasar. Aún así, decidió intentarlo. Esa es la elección más valiente, pero la única que tiene posibilidades de ganar. 

Algunas preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Si quieres, puedes usar esta leyenda mexicana para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Para ello, debes hacerle algunas preguntas sobre esta historia al finalizar la lectura. Si quieres, puedes usar estas preguntas:

1. ¿Por qué quería el joven huichol atravesar la montaña?

2. Al bajar la montaña, se encontró con unas hormigas ¿Qué hicieron cuando se durmió?

3. El joven huichol perdonó la vida de un pájaro… ¿quién era el pájaro?

4. ¿Con quién se casó el joven huichol?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario