La madre triste, una poesía para usar como canción de cuna para bebés

Numerosos poetas han querido dedicar unos versos a sus hijos, a las madres, a los recién nacidos… Es en sí un canto a la vida y a la maternidad. En este caso, la poetisa chilena Gabriela Mistral (1889-1957), premio Nobel de literatura en 1945, dedicó estos preciosos versos a la maternidad, algo que deseaba y no consiguió hacer realidad a lo largo de su vida, aunque un halo de misterio rodea a un ‘posible hijo’ que la poetisa pudo mantener en secreto, a parte del pequeño que Gabriela Mistral cuidó como suyo: ‘Yin Yin’.

Utiliza esta bella poesía, ‘La madre triste’,  como canción de cuna para bebés con tu pequeño. o si ya es un poco más mayor, puede ser una excelente herramienta para practicar el fonema ‘R’, muy presente en toda la poesía.

La madre triste, un poema canción de cuna para bebés

Duerme, duerme, dueño mío,
sin zozobra, sin temor,
aunque no se duerma mi alma,
aunque no descanse yo.

Duerme, duerme y en la noche
seas tú menos rumor
que la hoja de la hierba,
que la seda del vellón.

Duerma en ti la carne mía,
mi zozobra, mi temblor.
En ti ciérrense mis ojos:
¡duerma en ti mi corazón!

(Gabriela Mistral)

Análisis de la poesía de La madre triste, de Gabriela Mistral

Esta poesía tiene varias utilidades: desde canción de cuna para susurrar al bebé mientras duerme, hasta un poema para mejorar la comprensión lectora de los niños o practicar el fonema ‘R’ en el caso de que tengan problemas con él. Si optas por la última opción, incentiva a tu hijo a que repita despacio los versos con palabras que empiezan o incluyen una ‘R’. Para mejorar su comprensión lectora, puedes plantearle alguna pregunta al terminar de leer el poema. Por ejemplo, estas:

  1. ¿A quién va dirigido el poema?
  2. ¿Puede descansar la madre del bebé?
  3. ¿Con qué compara el silencio que se respira cuando su hijo duerme?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario