La madre Wang. Fábula corta sobre la avaricia para los niños

Una interesante fábula china sobre la avaricia para reflexionar con los niños

‘La madre Wang’ es una fábula corta sobre la avaricia, escrita por Jiang Yingke, un fabulista chino muy popular. Con esta fábula podrás reflexionar junto a tu hijo acerca del sentimiento negativo de la avaricia. Descubre esta preciosa historia y no dejes de leer sus reflexiones. Te ayudarán a explicar a tu hijo la moraleja de la fábula.

Una fantástica fábula corta sobre la avaricia para los niños: ‘La madre Wang’

Fábula de la madre Wang, una fábula sobre la avaricia para niños

Cuentan que en la montaña de Hefu, en China, se levantaba un templo donde vivía la madre Wang. Esta mujer elaboraba vino y cerveza para ganarse la vida.

La madre Wang recibía muy a menudo la visita de un maestro monje taoísta, que acudía hasta el templo y tenía la costumbre de beber vino y cerveza sin que la madre Wang le pidiera nada a cambio.

Al cabo de un tiempo, el monje se dio cuenta de que debía agradecer a la mujer estas bebidas, y le dijo:

– Como no tengo dinero para pagar el vino y la cerveza, cavaré para ti un pozo.

El monje empezó a cavar un pozo, pero en lugar de agua, el pozo daba vino, un vino excelente. De esta forma, la madre Wang ya no tuvo que elaborar el vino. Solo tenía que sacarlo del pozo, y con él, conseguía dinero al venderlo. De hecho, consiguió reunir una gran fortuna.

Al cabo de un tiempo, el monje regresó y preguntó a la mujer:

– ¿Era bueno el vino?

– Uy, es excelente- respondió la mujer- El problema es que, como ya no fabrico vino, no tengo pieles de frutas con las que alimentar a mis cerdos.

El monje no dijo nada. Se levantó, tomó un pincel y escribió en el muro de la vivienda de madre Wang unas palabras que aún hoy pueden leerse:

‘El agua del pozo se vende por vino y la mujer se queja de que no tiene alimento para sus cerdos’.

El monje partió y no regresó jamás y el pozo comenzó desde entonces a dar solo agua.

Moraleja: ‘Nada conseguirá saciar la sed del avaricioso’

Valores con los que podrás trabajar gracias a esta fábula corta

Esta historia escrita hace tanto tiempo por el fabulista chino Jiang Yingke nos habla de todos estos valores:

– El valor de la humildad.

La gratitud.

El esfuerzo.

Reflexiones sobre la fábula corta sobre la avaricia: La madre Wang

Estarás de acuerdo en esto: cuanto más se tiene, más se quiere. El que menos tiene, sin embargo, se conforma. Así es: la sed del avaricioso no tiene límites, tal y como nos cuenta el escritor chino en esta fábula. Pero, vamos a reflexionar sobre todos los temas que trata:

Cuanto más tienes, más quieres: La madre Wang tuvo la suerte de recibir un maravilloso regalo: el monje cavó un pozo que daba vino y ella ya no tenía que elaborarlo. Podría haber destinado ese tiempo en otras cosas, para proporcionar, por ejemplo, comida para sus cerdos. Pero esperó a que el monje le volviera a hacer otro regalo. Quería más de forma gratuita, sin esforzarse ni tener que trabajar.

El valor de la gratitud: En lugar de estar profundamente agradecida con el monje, lo primero que hizo la madre Wang fue ‘quejarse’. Le había regalado un pozo con el que ganó mucho dinero, pero ahora tenía ‘otro problema’. Sin duda, una gran falta de gratitud que recuerda este refrán español tan famoso: ‘A caballo regalado no le mires el dental’. Es decir, que si te hacen un regalo, no le busques defectos.

La avaricia rompe el saco: De nuevo utilizamos un refrán español para explicar las consecuencias de la avaricia sin medida. El avaricioso no tiene freno. Siempre va a querer más y más, hasta que todo se estropee y pierda al fin lo que tenía.

Cómo podía haber frenado la madre Wang la avaricia: Sin duda, la humildad y la gratitud son las dos herramientas que podrían haber llevado a la madre Wang a disfrutar de su regalo. Si en lugar de usar el pozo sin más y descansar, hubiera buscado la forma de solucionar el problema con sus cerdos, y si hubiera sido agradecida sin más ante la pregunta del monje, no lo hubiera perdido todo.

Otras fábulas y cuentos sobre la avaricia para los niños

Existen muchas fábulas, e incluso cuentos, que hablan de avaricia y codicia a los niños. En todas ellas se advierte del peligro de caer en ella:

La gallina de los huevos de oro: Tenía una pareja de granjeros una gallina que de pronto comenzó a poner huevos de oro. Les iba muy bien, pero, cegados por la avaricia, decidieron comprobar si por dentro la gallina estaba hecha también de oro…

La lechera: Iba una lechera camino del mercado con un cántaro de leche en la cabeza, soñando con todo lo que iba a poder comprar con lo que le dieran por su leche. Pero cada vez quería más y más.. soñaba con ser rica y más rica… Y de tanto soñar.. Descubre qué pasó.

El cultivo del oro: Este cuento árabe explica muy bien cómo la avaricia es capaz de hacer creer a una persona algo realmente increíble.

El ratón bajo el granero: Tenía un ratoncito comida de sobra, pues vivía bajo un granero y caía grano por un pequeño agujero que había en el suelo. Pero el ratoncito quiso más…

Alí Babá y los cuarenta ladrones: El bueno de Alí Babá tenía un hermano muy codicioso. La avaricia le hizo olvidar el sentido de la prudencia. Descubre este cuento clásico que también nos habla de humildad frente a la avaricia.

Deja un comentario