La paloma y la hormiga. Fábula de Esopo sobre la gratitud

Una fábula corta sobre el agradecimiento para niños

El valor de la gratitud forma parte de la moraleja de esta fantástica fábula de Esopo: La paloma y la hormiga. Se trata de una historia corta entre una paloma y una pequeña hormiga en apuros. Descubre qué le sucedió al insecto y reflexiona sobre los valores que transmite.

Una fábula de Esopo sobre la gratitud: La paloma y la hormiga

La paloma y la hormiga, una fábula de Esopo para niños

Después de caminar mucho bajo el sol, una pequeña hormiga tuvo sed y se acercó a beber a la orilla de un río. El agua era clara y muy fresca. Le apetecía tanto y tenía tanta sed, que se inclinó demasiado y se cayó.

La corriente comenzó a arrastrarla y pensó que era el fin. Sin embargo, una paloma, que lo vio todo, cortó con el pico una hoja y la dejó caer al lado de la hormiga. Así, el insecto pudo subir al ‘improvisado salvavidas ‘y salvar la vida.

Al llegar a la orilla, la hormiga, que tenía un increíble oído, escuchó que se acercaba un cazador y se disponía a disparar a la paloma. Corrió con toda la ligereza que pudo y le dio un mordisco en el tobillo. El hombre soltó un grito, que alertó a la paloma y salió volando.

Moraleja: ‘Al bien se le paga con gratitud’

Qué valores puedes trabajar con esta fábula de La paloma y la hormiga

Con esta fábula corta de Esopo podrás trabajar:

– El valor de la gratitud.

– La bondad.

Reflexiones sobre esta fábula corta para niños

Las buenas acciones se ven recompensadas por la gratitud de quien recibe ese bien. Es la moraleja sobre la que podemos reflexionar gracias a esta fantástica fábula de Esopo:

Las buenas acciones serán recompensadas: los fabulistas como Esopo insisten mucho en recordar que las buenas acciones, aquellas que se generan de forma altruista y sin perseguir ningún bien particular con ellas, al final reciben una recompensa en forma de gratitud por parte de la persona que recibe ese bien.

La recompensa no siempre llega de forma inmediata: ese agradecimiento por la persona a la que ayudaste puede llegar pronto o más adelante. La gratitud es un sentimiento que permanece para siempre y que en cualquier momento puede materializarse. Recuerda el famoso dicho: ‘Hoy por ti, mañana por mí’.

El poder de los más pequeños: de nuevo en una fábula, el animal más insignificante y pequeño consigue ayudar y salvar a un animal más poderoso. El más humilde y pequeño dispone de un gran poder y no dudará en utilizarlo cuando se necesite.

Otras fantásticas fábulas de Esopo para niños

¿Te gustan las fábulas de Esopo? Aquí tienes otras con la que seguro que también puedes aprender el significado de otros valores esenciales:

La cigarra y la hormiga: el esfuerzo y el trabajo cuesta, sí, pero asegura un futuro sin problemas. Con esta popular fábula podrás recordar esa frase de ‘no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy’. Cuando leas la historia, entenderás por qué.

El pastor mentiroso: la mentira tiende a generar inseguridad en los demás. Al final, si siempre mientes, terminarán por dejar de creer en ti, y cuando tengas que contar una verdad, nadie la creerá…

La corneja y la jarra: con esfuerzo y perseverancia se puede conseguir lo que te propongas. Pero es importante creer en ti mismo. Fantástica fábula sobre la consecución de los retos para hablar de ello con los niños.

El águila y el escarabajo: no subestimes nunca el poder de los más humildes, porque no se trata de fuerza y poder, sino de inteligencia y astucia. Descubre la moraleja de esta fantástica fábula relacionada con el valor de la humildad.

Deja un comentario