La rana sorda. Fábula para niños sobre la motivación

Una fábula para enseñar a los niños a ser perseverantes

‘La rana sorda’ es una bella fábula oriental que nos enseña a luchar por nuestros sueños a pesar de las adversidades. El esfuerzo y la perseverancia, unidos a una gran motivación, consiguen cosas increíbles, casi imposibles.

Descubre qué le sucedió a la rana sorda y reflexiona con tu hijo sobre valores como el esfuerzo y la superación de obstáculos antes de alcanzar una meta.

La fábula que nos invita a luchar por lo que creemos: la rana sorda

Un día un grupo de ranas caminaba por un bosque cuando dos de ellas cayeron en un pozo muy profundo. Las demás ranas se reunieron alrededor y vieron que no podían rescatarlas. ¡Era demasiado profundo!

Las dos ranas, movidas por un impulso de supervivencia, comenzaron a saltar, intentando salir del agujero, pero el resto de ranas les gritaban desde arriba:

–  ¡No insistáis! ¡No podréis salir nunca! ¡Dejadlo!

Las dos ranas siguieron saltando, aunque una de ellas comenzó a desanimarse cada vez más…

– ¡No saltéis más! – gritaban aún más fuerte sus compañeras- ¡No podéis salir! ¡Asumid vuestro destino!

Las ranas gritaban y hacían gestos con los brazos para que las ranas se dejaran morir sin más. Y una de ellas, al final cedió y cayó al suelo, en donde al fin murió.

Sin embargo, la otra rana seguía saltando cada vez más, con más fuerza, con más intensidad… y en uno de sus grandes saltos, consiguió alcanzar el borde del agujero y salir al exterior.

Las demás ranas la miraron boquiabiertas, sin saber qué decir. Estaban realmente sorprendidas de que aquella rana hubiera conseguido salir del agujero, a pesar de que todas le decían que lo dejara…

– ¿Cómo es que has conseguido salir?- le preguntó una de ellas- ¿No escuchabas cómo te decíamos que pararas?

Y la rana, se encogió de hombros, les hizo señas para explicar que era sorda, y les dijo con signos que quería darles las gracias por haber confiado en ella. La pobre rana sorda se pensaba que en lugar de decir que parara, le estaban dando ánimos para que consiguiera salir.

Moraleja: Las palabras de motivación son como motores que te ayudan a conseguir un objetivo. Confía en ti y antes de derrumbarte, piensa en tus inmensas posibilidades para alcanzar la meta.

Reflexiones sobre la fábula de ‘La rana sorda’ para los niños

Con esta fábula trabajarás:

– La importancia del valor del esfuerzo y la perseverancia.

– Lo importantes que pueden llegar a ser las palabras de motivación.

– Por qué es tan importante creer en uno mismo y no abandonar el objetivo ante el primer obstáculo.

– La gran ayuda que supone una buena motivación de los demás.

Qué importante es tantas veces hacer oídos sordos de las palabras y críticas de otros. Si crees en ti y en tus posibilidades y recibes el estímulo adecuado, puedes conseguir lo que te propongas.

Esta fábula nos ayuda a recapacitar sobre todas las veces que abandonamos o nos rendimos sin darnos cuenta de que en el fondo lo hicimos por lo que dijeron o pensaron de nosotros los demás.

Creer y confiar en uno mismo es el pilar básico para conseguir un objetivo. El otro pilar es la motivación. Las palabras son muy poderosas. Pueden construir y hacer crecer o destruir y empequeñecer a alguien.

Utiliza las palabras que hacen crecer, las que alimentan la ilusión, las que mejoran la autoestima, y olvida todas aquellas que solo destruyen y entorpecen el crecimiento interior.

Usa esta preciosa metáfora de La rana sorda para hablar de todo esto con tu hijo, y comprueba si estuvo atento a la lectura utilizando algunas preguntas de comprensión lectora. Puedes usar estas:

  1. ¿Qué les pasó a dos de las ranas que paseaban por el bosque?
  2. ¿Les intentaron ayudar el resto de ranas?
  3. ¿Por qué una de las ranas decidió parar y morir?
  4. ¿Cómo consiguió salir la otra rana del agujero?
  5. ¿Qué pensaba la rana que le decían sus compañeras?

Puede que también te interese...

Deja un comentario