La sombra. Cuento para adolescentes y adultos de Hans Christian Andersen

Un angustioso relato sobre la pérdida de la identidad y las luchas internas

Hans Christian Andersen fe muy popular por sus cuentos infantiles. Sin embargo, también escribió sobrecogedores relatos destinados a un público más adulto. En esta ocasión, puedes leer una versión de su relato ‘La sombra’, un cuento para adolescentes y adultos sobre la pérdida de la identidad y las luchas internas.

Un angustioso cuento para adolescentes y adultos sobre la pérdida de la identidad: La sombra

La sombra, un cuento para adolescentes y adultos de Hans Christian Andersen

Un hombre, joven pero muy sabio, decidió pasar un tiempo en un país cálido, ya que él vivía en una región muy fría y estaba deseando vivir días más largos y soleados.

Una vez que llegó al país cálido, en donde las personas son de color caoba o incluso negras, comprendió que durante el día apenas se podía hacer vida, ya que el calor era sofocante. En cuanto el sol se ponía y salían las estrellas, las calles se llenaban de bullicio.

Así que, el sabio, pasaba mucho tiempo durante el día en su habitación, observando el balcón que tenía en frente y jugando con su propia sombra, que evidentemente, se movía al tiempo que él lo hacía. Cuando él se estiraba, la sombra se alargaba hasta casi tocar el techo; y cuando él se sentaba, la sombra, cuya luz de las bombillas tenía detrás, se dirigía hacia delante hasta casi rozar el balcón de hermosas flores que cada día observaba el extranjero.

El hombre, aburrido de pasar tanto tiempo allí solo, comenzó a hablar con su propia sombra.

– Ay, si al menos tú pudieras mirar qué hay dentro de esa casa

Al joven sabio le llamaba mucho la atención ese balcón cuya puerta siempre estaba semi abierta. Las flores eran delicadas y hermosas y bien cuidadas, pero nunca había conseguido ver a nadie. ¿Quién viviría allí? Por más que había preguntado, nadie parecía tener la respuesta. De hecho, a esa vivienda no se podía acceder de ninguna forma, ya que debajo solo había tiendas y no había ningún portal. Desde luego, era un misterio…

La extraña aparición del balcón

Una noche, el sabio se había quedado medio dormido, cuando de pronto, al abrir los ojos, observó una intensa luz que venía del balcón de enfrente. Al incorporarse y mirar mejor, le pareció ver a una hermosa mujer resplandeciente. Una inmensa luz lo cubría todo: las flores, el balcón y la bella y misteriosa dama. Pero al intentar acercarse más, la escena desapareció, y el hombre, desesperado, se dirigió a su sombra, quien rozaba el balcón al tener las luces detrás el sabio, y le dijo:

– Eh, sombra, ¿por qué no te cuelas en la casa de enfrente y luego me cuentas qué hay dentro?

Y le hizo una señal para que la sombra se atreviera a ir. Entonces, el hombre se dio la vuelta para irse a dormir, y no se dio cuenta de que detrás suyo, la sombra se acababa de desligar para irse a la casa misteriosa.

El hombre sin sombra

A la mañana siguiente, el sabio se dio cuenta de que ya no tenía sombra. Bajó a la calle y miró atónito a todas partes. ¡No estaba por ningún lado! Entonces cayó en una honda depresión:

– ¿Cómo voy a regresar a mi país sin sombra? ¡Se burlarán de mí!

Los días pasaron, y su sombra no daba señales por ningún lado, pero al octavo día, comenzó a nacer una sombra nueva. Al principio era muy pequeña. Sin embargo, al cabo de tres semanas, ya era una sombra bastante decente.

– Menos mal- dijo entonces el sabio- Debe ser que la raíz aún la tenía dentro.

El sabio regresó entonces a su país frío y comenzó a escribir historias llenas de sentimientos, que sin embargo, no tenían mucho éxito.

La reaparición de la primera sombra

Pasaron los años y un día, de repente, alguien llamó a su puerta. Al abrir, se encontró cara a cara con un hombre delgado, muy elegantemente vestido y con pose de sabio.

– Buenos días- dijo el hombre- Han pasado muchos años, pero tal vez haciendo memoria, consiga recordarme. Soy su sombra.

El sabio no podía creerlo: ¡era la sombra que perdió en el país cálido! Pero… ¡si era humana!

– Sí, sé lo que estará pensando- continuó hablando la sombra- Soy humano, tan humano como usted. Una vez que me indicó el camino y medio la señal para decirme que ya estaba preparado para vivir mi propia vida, todo cambió por completo.

– Pero… – dijo dubitativo el sabio- ¿Conseguiste entrar en aquella casa? ¿Qué pasó? ¿Qué viste?

– Sí que lo hice, por supuesto, y lo vi todo. Absolutamente todo. Pero, ya veo que tiene una sombra nueva. Oh, no me ofende, por el contrario, me enorgullece pensar que yo ya no soy una sombra. Sentémonos y le contaré todo.

– Sí, cuénteme, ¿quién vivía en esa casa?

– En aquella casa, viejo amigo, vivía… ¡La poesía!

– ¡La poesía!- repitió el sabio totalmente deslumbrado.

– Sí, la poesía misma, con toda su sabiduría, su turbulencia emocional, sus secretos… Lo aprendí todo de ella: lo que los humanos saben y lo que ignoran, lo que pueden ver con sus ojos y lo que jamás podrán contemplar. Gracias a ella me hice humano, y luego solo tuve que conseguir un traje para darme una apariencia más respetable.

– Vaya, pues me alegro mucho, sombra, de que te haya ido también. A mí, sin embargo, no me va como a ti… por más que escribo interesantes historias, no las lee nadie…

La propuesta de la sombra y el trato final

La sombra hizo como que lo sentía, y siguió hablando:

– Verás, por ser tú mi antiguo amo, tengo contigo una honda gratitud. Al fin y al cabo, viví muchos años pegado a ti y aprendí mucho. Pero tengo un problema: no tengo sombra. Necesito una sombra y he pensado que tal vez podrías acompañarme.

– ¿Cómo dices?- respondió sorprendido el sabio.

– Sí, puesto que estamos hechos el uno para el otro y ahora soy yo el más sabio, creo que podríamos formar un buen equipo

– ¡Me estás insultando! ¡Yo no puedo ser tu sombra! ¡Tú eres la sombra!- dijo entonces enojado el sabio.

– Bien, igual no me expliqué bien, pero te daré un tiempo para que lo pienses. Y diciendo esto, la sombra se despidió del sabio.

Al cabo de unos meses, regresó. El sabio estaba realmente hundido y adeudado.

– Veo que las cosas no mejoraron para ti- le dijo la sombra al sabio-. A mí sin embargo me van mucho mejor. Te veo desmejorado. Y mira, estaba pensando en ir a un balneario… sería un buen sitio para que te repusieras un poco. ¿Qué tal si vienes conmigo? Vendrías con todos los gastos pagados, por supuesto, ya que estarías pegado a mí como una sombra. Solo tienes que ir a donde yo vaya y colocarte detrás de mí. Y otra cosa: creo que no estaría bien que me tutearas. Al fin y al cabo, yo sería el señor. Te ruego que a partir de ahora me llames de usted.

El sabio estaba tan débil, que decidió aceptar la oferta.

Lo que les pasó a la sombra y su amo en el balneario

Una vez en el balneario, el sabio comenzó a actuar como la sombra de su antigua sombra. De forma discreta, le acompañaba a todas partes. Siempre detrás, tal y como le dijo la antigua sombra.

En el balneario también pasaba unos días una princesa que se fijó en la sombra. Un día se acercó a ella y le dijo:

– Yo creo que sé por qué has venido al balneario… ¡No tienes sombra!

– ¿Cómo que no?- dijo entonces la sombra- Sí la tengo, pero como soy especial, mi sombra también lo es. Es casi tan sabia como yo, y está allá sentada, esperando a que salga del agua- y la sombra señaló al sabio, que permanecía sentado cerca de él.

– ¿Tan sabio, dices? No sé- dijo la princesa- Pues te pondré a prueba.

Y la joven empezó a hacerle difíciles preguntas. Una de ellas no era capaz de responderla, pero sabía que su anterior amo seguramente la sabría, así que le dijo a la princesa:

– Fíjate si es sabia también mi sombra que contestará esta pregunta por mí.

Y diciendo esto, llamó al sabio y efectivamente, éste logró acertar la respuesta. La princesa quedó maravillada por la sombra. Se enamoró hasta el punto de proponerle matrimonio. La sombra no quiso decir nada a su antiguo amo hasta que viajaron y llegaron al palacio. Entonces le dijo:

– Verás, mañana me casaré con la princesa. A partir de ahora serás mi sombra también en el palacio. Podrás vivir aquí con todos nosotros.

– ¿Cómo dices?- gritó exaltado el sabio-¿Ser tu sombra para siempre? ¡Claro que no! ¿Estás loco?

– No grites- le dijo la sombra- o tendré que llamar a los guardias. ¿A quién piensas que creerán?

– ¡No pienso ceder! ¡Yo no soy tu sombra!

Entonces, la sombra llamó a la guardia y les dijo:

– ¡Lleven ahora mismo al calabozo a este hombre!

Los hombres obedecieron órdenes y la princesa, al ver a su prometido sin sombra, le preguntó:

– ¿Qué pasó? ¿Dónde está tu sombra?

– Ay… se volvió loca… ¡Fíjate que llegó a decir que en realidad era yo su sombra!

– Pobre…- respondió compasiva la princesa- ¡Le mandarías apresar!

– Por supuesto- respondió la sombra.

La boda se celebró al día siguiente. La princesa se casó con la sombra del sabio. El sabio ya nunca más pudo decir nada. Su sombra le había mandado ejecutar.

Algunas reflexiones sobre el relato de La sombra

Este angustioso relato de Hans Christian Andersen nos habla de temas vitales como es la identidad de una persona. Del texto, podemos sacar todas estas conclusiones:

Lo que realmente da existencia a una persona es su identidad: Dicen que no hay mayor castigo para una persona que ignorarla, ya que de pronto pierde su identidad, hasta el punto de no notar su existencia. Uno siente que existe en la medida en que otros se relacionan con él. Si nadie se dirige a él como una persona, poco a poco empieza a dudar hasta de su existencia y pierde su identidad. Es el mismo sentimiento que se apodera del sabio, al pasar a ser una sombra. Es en ese instante cuando poco a poco deja de ser humano… hasta que termina muriendo a manos de su propia sombra.

La humanidad de la sombra: En el lado opuesto está la figura de la sombra, que de ser inanimada pasa a ser humana gracias a la poesía, el arte que ‘humaniza’ y da vida a todo lo inanimado. La sombra tiene la suerte de encontrarse con la poesía y adquiere tanto o más conocimiento que su anterior amo. Al saber más que él, se ve en la necesidad de pedirle un cambio de estatus.

La opresión de los poderosos: La sombra y su amo también representan la opresión de los poderosos hacia los más humildes. La sombra se sentía tan poderosa, que llegó a pensar que tenía dominio absoluto sobre quien quisiera. Como así lo demostró.

La lucha interior de las personas: El sabio y su sombra también se puede contemplar como una lucha interna de la conciencia y las emociones. En este caso, el sabio representa la razón y la sombra, las emociones que lentamente se hacen con el poder hasta terminar matando a la razón.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario