La zorra y el chivo. Fábula de Esopo sobre la precaución

Una fábula corta con valores para niños sobre la prudencia

Esta fábula de Esopo, ‘La zorra y el chivo’, nos recuerda lo importante que es medir muy bien las consecuencias de nuestros actos antes de lanzarnos a ejecutar cualquier idea. Prudencia e ingenio siempre deben ir unidos de la mano. 

Una fábula corta sobre las consecuencias de nuestros actos: La zorra y el chivo

La zorra y el chivo, una fábula de Esopo sobre la prudencia

Admiraba un chivo a una zorra muy lista y se hizo amigo de ella. Le acompañaba a todas partes y observaba cómo siempre se las ingeniaba para conseguir lo que quería.

Un día, les entró sed y el chivo propuso a la zorra bajar a beber agua a un pozo. Así que ambos descendieron con cuidado por el pozo. Pero después de beber, se dieron cuenta de que no podían salir. Las paredes eran resbaladizas y el borde estaba muy lejos.

La zorra, viendo que el chivo se ponía nervioso, le dijo:

– No te preocupes, yo sé cómo salir de aquí. Si te apoyas en la pared y me dejas subir encima tuyo, podré trepar hasta arriba y después lanzar algo para que tú también puedas subir.

Al chivo le pareció buena idea y la zorra trepó con agilidad desde el lomo del chivo y con un salto, consiguió salir fuera. Pero la zorra, en lugar de preocuparse por el chivo, salió corriendo. El chivo le llamó, pero la zorra gritó desde la lejanía:

– Si te hubieras preocupado por cómo salir del pozo antes de entrar, no estarías allí.

Moraleja: ‘Mide antes de actuar las consecuencias de tus actos’

Valores y temas que puedes tratar con la fábula la zorra y el chivo

Con esta fantástica fábula corta de Esopo, podrás trabajar todos estos temas:

– El valor de la prudencia.

– La necesidad de usar el ingenio para resolver problemas. 

Reflexiones sobre esta fábula de Esopo para niños

Antes de lanzarnos a la aventura y sin pensar, tengamos en cuenta los posibles peligros y problemas que podemos encontrar por el camino:

Carpe diem sí, pero con prudencia: una cosa es vivir y saborear la vida y otra distinta lanzarse a loco y sin prudencia. Las consecuencias puede que no sean las esperadas. Antes de embarcarnos en una experiencia nueva, valoremos y midamos bien sus consecuencias para evitar riesgos y desenlaces no deseados.

El ingenio, el gran amigo para resolver problemas: ante un problema, lo mejor es usar la inteligencia y la astucia. Supervivencia, lo llamarían algunos y picardía, otros. Sea como sea, el ingenio es nuestro mejor aliado para salir de un problema, tal y como hizo la zorra en esta historia.

La insolidaridad de la zorra: en este caso también llama la atención la actitud de la zorra. Una vez que consigue salir del pozo, abandona al chivo a su suerte. Se puede ver como un gesto insolidario de la zorra o bien como un castigo para el chivo por ser tan ingenio y poco precavido. 

Otras fábulas de Esopo para niños con las que trabajar valores

Aquí tienes más fábulas cortas de Esopo, historias que son perfectas para trabajar valores esenciales:

Fábula del pastor mentiroso: aquel que miente y miente sin parar, cuando diga la verdad, nadie le creerá. Y si no, fíjate en lo que le pasó al protagonista de esta fábula.

El león y el ratón: la gratitud es la mejor recompensa ante alguien que en su día te ayudó. Preciosa fábula para hablar con los niños de este valor esencial.

La gallina de los huevos de oro: la codicia no suele terminar bien… el que quiere más y más al final termina quedándose sin nada.

Deja un comentario