La zorra y la cigüeña. Fábula sobre el trato hacia los demás

Una fábula de Fedro con valores para los niños

‘La zorra y la cigüeña’ es una fábula sobre el trato hacia los demás. La fábula es del escritor macedonio Cayo Julio Fedro, que antes de fabulista fue esclavo, pero que consiguió recopilar fantásticas fábulas repletas de valores, como esta. Muchas, basadas en historias de Esopo.

Una fábula corta sobre la importancia de tratar bien a los demás: ‘La zorra y la cigüeña’

Fábulas cortas para niños

Doña cigüeña y doña zorra solían verse de vez en cuando. Les gustaba hablar un rato y compartir historias. Pero a la zorra, doña Cigüeña le parecía demasiado presumida, y un día pensó en gastarle una broma.

Así, avisó de que iría a visitarla a su casa y después de hablar un rato, le dijo:

– Es fantástico poder hablar contigo, Cigüeña. Estoy pensando en que me sería fantástico que vinieras mañana a comer a mi casa.

– Oh, ¡pues yo encantada!- contestó la cigüeña.

Y así quedaron en que doña Cigüeña visitaría a doña Zorra al día siguiente.

La visita de doña Cigüeña a doña Zorra

Doña Cigüeña estaba muy contenta, y acudió a comer con sus mejores galas a casa de doña Zorra. Allí estaba ella esperando, con la mesa puesta y una suculenta sopa servida en dos platos grandes.

La Zorra disfrutó de la comida, lamiendo la sopa con la lengua. La pobre cigüeña, sin embargo, con su pico largo y estrecho, no era capaz de pillar nada de sopa, y no pudo probar bocado, pero como era muy educada, no dijo nada, y al final de la comida, le dio las gracias a doña Zorra y le dijo que todo estaba delicioso.

Doña Zorra reía para sus adentros, muy contenta de que le hubiera salido bien la broma. Y doña Cigüeña, antes de irse, invitó a doña Zorra a comer al día siguiente en su casa, como muestra de agradecimiento.

La visita de doña Zorra a doña Cigüeña

Al día siguiente, doña Zorra fue a casa de doña Cigüeña. El olor que salía de la cocina era realmente delicioso. Pero al sentarse a la mesa, doña Zorra vio que la comida estaba depositada en lo más hondo de una botella alargada.

Doña Cigüeña no tenía ningún problema: con su pico largo conseguía atrapar el más pequeño de los pedacitos de comida, mientras que doña Zorra, por más que lo intentaba, no conseguía comer nada. Estiraba y estiraba la lengua pero solo lograba lamer el cristal.

Moraleja: Si tratas a los demás con malas formas, recibirás más tarde el mismo trato.

Valores que puedes trabajar con esta fantástica fábula

Con esta fábula tan conocida, versionada por Esopo, Fedro, Jean de La Fontaine y Samaniego, podrás trabajar todos estos valores:

– El valor de la gratitud.

La justicia.

– Por qué es importante utilizar la empatía.

Reflexiones sobre la fábula de la zorra y la cigüeña

Muchas de las historias de Fedro están basadas en otras de Esopo. Sin embargo, algunas de sus fábulas parten de la observación de experiencias personales. En este caso, es cierto que existe una versión corta de esta historia entre los escritos de Esopo. Lo que Fedro viene a decirnos con esta fábula corta es lo siguiente:

Trata a los demás como a ti te gustaría que te trataran: Si tratas mal a los otros, más tarde recibirás el mismo trato. Así que antes de burlarte de los demás, ponte en su piel e imagina que te hicieran esa misma broma a ti.

Para evitar tratar mal a otros, basta con tener empatía: Sí, ese gran valor que engloba muchos otros. Si eres capaz de ponerte en el lugar de otra persona, serás capaz de imponer tus propios límites a la hora de decir o hacer algo que pueda molestar a otro.

Hay bromas demasiado pesadas: Sí, a la hora de gastar una broma, procura que no sea demasiado pesada. ¿Cómo saberlo? Si la persona a la que gastas la broma no se ríe, sino que sufre y se enfada, no ha sido una buena broma.

Algunas preguntas de comprensión lectora para tus hijos

Puedes usar esta fábula corta para ayudar a tu hijo a mejorar su atención y comprensión lectora. Utiliza para ello estas preguntas al terminar la lectura:

1. ¿Por qué quería doña Zorra gastar una broma a doña Cigüeña?

2. ¿En qué consistía esa broma?

3. ¿Qué pasó cuando doña Zorra fue a comer a casa de doña Cigüeña?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario