La zorra y la serpiente. Fábula sobre los celos para niños

Fábula de Esopo con valores para reflexionar con los niños sobre los celos

‘La zorra y la serpiente’ es una conocida fábula de Esopo. Se trata de una fantástica fábula sobre los celos para niños con la que podemos reflexionar junto a nuestro hijo. Es una historia muy corta y sencilla de entender, pero además verás una serie de reflexiones al final del texto con las que también puedes ayudarte.

Una fábula sobre los celos para los niños: La zorra y la serpiente

Fábula sobre los celos para niños

Descansaba un día una serpiente a la sombra de una higuera cuando de pronto pasó una zorra por allí y se quedó observando al reptil.

– ¡Qué feliz está ahí junto a la higuera y qué cuerpo más largo y espléndido!- pensó la zorra-. ¡Yo también quiero tener un cuerpo tan largo como el suyo!

Entonces, la zorra se tumbó junto a la serpiente y empezó a estirarse, a estirarse y a estirarse todo lo que pudo. Y aún así, viendo que no era lo suficientemente larga, intentó estirarse más y más para ser como la serpiente. Y de tanto estirarse, se dislocó y rompió los huesos.

Moraleja: No intentes nunca ser aquello que no podrás ser.

Valores que podrás trabajar con esta fantástica fábula de Esopo

Con esta fábula de Esopo podrás trabajar con tu hijo estos valores:

– La necesidad de tener una buena autoestima y quererse.

– El valor de la humildad.

Reflexiones sobre la fábula de La zorra y la serpiente

¿Cuántas veces habremos deseado ser como otra persona a la que pensamos que le van mejor las cosas? A eso se le llaman celos, y debemos aprender a gestionar esta emoción que al final nos hace daño. Junto con esta conclusión, podemos reflexionar con nuestro hijo gracias a esta fábula corta sobre todos estos aspectos:

¿Por qué queremos ser como los demás?: Cuando deseamos tener lo que tiene otro o ser como otro es porque en el fondo no nos aceptamos y queremos. El pilar básico de la felicidad es el amor propio, la aceptación de uno mismo con sus virtudes y defectos. Debemos querernos y estar conformes con lo que tenemos, aprendiendo además a fortalecer nuestras virtudes y camuflar nuestros defectos. La zorra sintió celos por la serpiente porque en el fondo no se valoraba lo suficiente.

No intentes ser lo que nunca podrás ser: Dentro de lo que es querer mejorar y cambiar algunas cosas de nosotros mismos, debemos pensar siempre de forma realista y olvidarnos de imposibles. ¿Cómo vas a querer a ser tan alto como un jugador de baloncesto si mides 1,60? ¿Cómo vas a intentar ser jockey si mides dos metros? Todos los deseos tienen un límite. Todos tenemos unas limitaciones y debemos aceptarlas.

La humildad nos ayuda a querernos más y a ganar en autoestima: Pensarás que la humildad te doblega, te hace sumiso. No es humildad entonces. La humildad significa aceptar nuestras limitaciones y no intentar ser otro, no porque no quieras, sino porque no lo necesitas. La humildad te ayuda a quererte más y a mejorar la autoestima. Porque a la vez que ves tus limitaciones, valoras mucho más tus virtudes.

Los celos nos hacen daño: Mientras que la envidia tiende a hacer daño al otro (aunque termines haciéndote daño también a ti mismo), los celos son totalmente autodestructivos, como un escorpión que se inyecta su propio veneno a sí mismo. Cuando sientes celos, sufres, porque en el fondo no quieres ser como eres y quieres tener cosas que no consigues tener. Es un sentimiento terrible de frustración e insatisfacción. Sacúdete los celos y piensa más en ti y menos en lo que te gustaría ser y no eres.

Algunas preguntas para ayudar a tu hijo a comprender el mensaje de la fábula

Con esta fábula corta de Esopo también puedes ayudar a tu hijo a mejorar su atención y comprensión lectora. Para ello, puedes hacer todas estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿Quién estaba descansando bajo una higuera?

2. ¿Qué pensó la zorra al ver a la serpiente? ¿Crees que sintió celos?

3. ¿Y qué hizo la zorra para intentar ser como la serpiente?

4. ¿Lo consiguió?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario