Las 12 leyes del karma que puede que rijan tu vida

Qué es el karma y cómo afecta a nuestras vidas

¿Cuántas veces habrás pensado ‘esto es el karma’? Y cuántas otras habrás deseado que el ‘karma’ se vuelva contra alguien? Bien, reconozcámoslo… el karma es para muchos una tabla de salvación, una justificación, una especie de sentido de justicia de la vida. Viene a ser el ‘Dios’ de aquellos que no creen en Dios, pero sí en el karma, que viene a ser como una gran fuerza de la Naturaleza. Descubre aquí cuáles son las 12 leyes del karma y cómo pueden influir en tu vida.

Las leyes del karma que pueden cambiar tu vida

Qué es el karma y cómo afecta a la vida

Muchos filósofos y estudiosos del cosmos aseguran que en el Universo confluyen fuerzas tan poderosas que son capaces de cambiar el destino de una persona. También la filosofía budista. Paulo Coelho lo explica muy bien en esta frase: ‘Cuando deseas algo con el corazón, el universo entero conspira para que se te cumpla’. Esas fuerzas que rigen el universo, se mueven por nuestros deseos, emociones, sed de justicia… Y esas fuerzas, sí, son las que forman el karma que también puede volverse contra nosotros, claro.

No confundas el karma con la popular ‘Ley de Murphy’. Son cosas diferentes. Mientras que el karma busca un equilibrio y en cierto modo, cierta justicia, la ley de Murphy no hace más que desequilibrar del todo una balanza que ya está desequilibrada. Si algo va mal, siempre podrá ir peor… es lo que viene a decir el dichoso Murphy. Un personaje la mar de pesimista, por cierto.

El karma es todo lo contrario. Es positivo, porque en principio, busca una compensación, y volver a llevar las aguas a un cauce del que salieron. No es un castigo, sino un ‘re equilibrio’, una reacción a una fuerza o una compensación, porque toda acción conlleva una reacción (ley física muy básica).

Las leyes del karma que pueden cambiar tu vida

El karma consta de muchas leyes que afectan a la vida de las personas. Estas son las más conocidas:

1. Toda acción conlleva una reacción: Sí, la gran ley de la física que estudiamos hace tanto, es la ley que rige por completo al karma. Si tú hiciste algo, te será devuelto, con la misma fuerza o incluso mayor. Así que tu verás si quieres entregar acciones buenas (te serán devueltas con creces) o por el contrario, prefieres dar (y recibir) malas acciones.

2. Ni guerrero ni desertor. Si piensas que todos están en tu contra, al final acabarás quedándote solo. Si por el contrario crees que todos están por debajo de ti, también terminarás quedándote solo. En el justo medio, que es la humildad, está la virtud. No eres más ni eres menos. El karma intentará buscar el equilibrio si desafías esta norma, y notarás que tienes constantes problemas con el resto de personas.

3. Formas parte de un todo: Tú eres tú pero formas parte del Universo. Por eso, no puedes aislarte y pensar que tus actos solo te afectan a ti. En la medida en que afectan a los demás, deben ser equilibrados. De lo contrario, ya sabes: la Naturaleza intentará ponerte en tu lugar.

4. El crecimiento interior: La Naturaleza está en constante movimiento y cambio, y tu interior también lo está. Eres responsable de lo que crece en tu interior. O como dice la popular leyenda Cherokee: puedes alimentar al lobo bueno o al lobo malo. Tú decides. Pero recuerda que si optas por alimentar al lobo malo, el karma luego te responderá mandándote el mismo lobo o alguno más…

5. La vida es una cadena de eslabones: Todo lo que hacemos tiene un sentido, aunque en un primer momento no lo entendamos. La vida es una cadena de eslabones que vamos forjando. Algunos de ellos puede que no tengan sueltos ningún sentido, pero al final del todo, al contemplar la cadena que formamos, encontraremos el sentido a todo lo que nos ocurrió, sea bueno o malo.

6. Somos responsables de nuestros actos: Asume las consecuencias de tus actos. Si hiciste algo que molestó a otro, está en tus manos asumir las consecuencias e intentar solucionarlo. De lo contrario, ya se encargará el karma de hacerlo por ti.

7. No pierdas el rumbo: La vida sigue una ruta y debes mantenerte en ella. Si decides cambiar el rumbo, habrá un desequilibrio. Imagina que vas en barco y sin previo aviso viras a la izquierda y cambias la ruta… Más adelante, para volver a tu destino, tendrás que realizar algún ‘reajuste’. El karma te ayudará a hacerlo y a indicarte de nuevo dónde está tu camino.

8. Aprende a cambiar de camino cuando lo necesites: Si el camino trazado para conseguir un objetivo está lleno de piedras que no puedes mover y te impiden el paso, cambiarías a otro camino, ¿no? Pues muchas veces nos empeñamos en volver a intentar, una y otra vez, el mismo camino, aún sabiendo que encontraremos las piedras en el mismo lugar. El karma se afana por demostrarnos e indicarnos que debemos cambiar el camino, así que no moverás las piedras hasta que lo entendamos.

9. La recompensa a los esfuerzos: Nada se consigue sin esfuerzo, perseverancia y paciencia. Al final, recoges los frutos, pero siempre y cuando hayas tenido la suficiente paciencia y te hayas esforzado. El karma premiará tu esfuerzo y dedicación.

10. La energía que inviertas, será devuelta: Todo lo que hacemos implica un derroche de energía, creatividad, inspiración, ilusión. Si sueñas con algo y la ilusión es muy grande, y si te esfuerzas en lograr ese sueño, puede que el karma te ayude a conseguirlo.

11. La ley de la generosidad: Ya lo hemos dicho, no estamos solos. Por eso, es imprescindible pensar también en los demás y ser generosos con ellos. De esta forma, estaremos contribuyendo de forma positiva con el crecimiento del Universo.

12. No puedes aprender de golpe: La evolución de una persona es lenta. No puedes pretender ser un sabio con 18 años. La experiencia te irá modelando y añadiendo sabiduría. Así que si intentas subir de golpe cinco peldaños, lo más normal es que te caigas en el intento y el karma te vuelva a colocar en tu lugar.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario