Las arañas de la Navidad. Leyenda de Navidad para niños

Una curiosa leyenda sobre los adornos navideños del árbol

‘Las arañas de la Navidad’ es una leyenda de Navidad muy popular en Alemania, que explica el porqué de todos los adornos que colocamos en el árbol de Navidad. Descubre el sorprendente origen de la decoración del árbol navideño.

Una leyenda que explica el origen de los adornos del árbol de Navidad: Las arañas de la Navidad

Leyenda de Navidad para los niños

Cuenta una popular leyenda alemana que hace mucho tiempo, cuando llegaba la Navidad, las familias colocaban en un privilegiado lugar del hogar un árbol, que solía ser un abeto. En sus ramas colgaban alguna bolita o cáscara de nuez pintada de color oro.

Sucedió hace mucho tiempo que una familia de arañas, muertas de curiosidad por ver qué era todo aquello que colgaba del árbol de navidad, aprovechó una noche que todos dormían, para acercarse hasta el árbol. Dio la casualidad que era un 24 de diciembre y Santa Claus estaba a punto de llegar con sus regalos.

Las arañas se colgaron de las ramas del árbol y empezaron a jugar y a divertirse en él. Pero, sin darse cuenta, empezaron a construir telarañas por todo el árbol.

Ellas las usaban como tobogán y como columpio, y les encantó acercarse hasta el árbol. Jugaban con el reflejo de las bolas de Navidad y usaban las cáscaras de nuez como columpios.

Santa Claus descubre a las arañas

Pero entonces, cuando mejor se lo estaban pasando las arañas, llegó Santa Claus. Se acercó sigiloso al árbol para dejar los regalos y descubrió a las arañas, que, ajenas a su llegad, seguían riendo y divirtiéndose entre las ramas.

– ¡Pero bueno!- dijo entonces Santa Claus-. ¿Quiénes sois vosotras? ¿Qué hacéis en el árbol?

Las arañas se asustaron mucho. ¡No habían visto llegar a Santa Claus! Corrieron a esconderse tras las ramas.

– No os asustéis, arañitas. Soy Santa Claus, y solo vengo a dejar los regalos de Navidad. Veo que os estáis divirtiendo mucho en las ramas del árbol, pero no sé si a los niños que viven aquí y a sus padres les va a gustar ver su árbol lleno de telarañas cuando despierten…

Santa Claus se quedó pensativo, observó desde distintos ángulos el árbol y después dijo:

– ¡Tengo una idea! Voy a transformar vuestras telarañas en un adorno más del árbol. Así, cada vez que alguna araña juegue entre las ramas del abeto de Navidad, sus telarañas se transformarán siempre en un adorno brillante.

Y, diciendo esto, Santa Claus transformó las telarañas del árbol en un precioso espumillón rojo, que rodeaba al árbol. Y por eso, desde entonces, existe la tradición de decorar el árbol de Navidad con espumillón, recordando que un día eran telarañas que nacieron fruto de la alegría y diversión de unas curiosas arañitas.

Reflexiones sobre la leyenda de Navidad ‘Las arañas de la Navidad’

Sin duda, la Navidad es alegría y celebración. Las arañas nos recuerdan el carácter festivo de estas fiestas. ellas acuden inocentemente al árbol, movidas por una gran curiosidad por ver de cerca todos esos adornos que los niños y sus padres colocaban cada año en el abeto de Navidad. Sin darse cuenta, comienzan a jugar y a divertirse.

Lo que en principio comienza como diversión, podría haber terminado en una travesura propia de niños ‘más revoltosos’, pero Santa Claus, que es mágico, consigue transformar su travesura en algo especial.

Una leyenda muy original que intenta explicar por qué colocamos espumillón en el árbol de Navidad cada año.

Preguntas de comprensión lectora para los niños

Si quieres, puedes usar esta original leyenda de Navidad para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Usa para ello estas preguntas:

1. ¿Por qué se acercaron las arañas hasta el árbol de Navidad?

2. ¿Qué empezaron a fabricar sin querer las arañas por todo el árbol?

3. ¿Se enfadó Santa Claus al ver las telarañas en el árbol?

4. Qué decidió hacer Santa Claus con ellas?

Puede que también te interese...

Deja un comentario