Las tres hilanderas. Cuento para niños de los Hermanos Grimm

Un cuento infantil sobre la gratitud y la cooperación

Este cuento poco conocido de los Hermanos Grimm, ‘Las tres hilanderas’ , es un cuento infantil lleno de valores. Nos habla de generosidad, cooperación, fidelidad y por supuesto, astucia. ¡No te lo pierdas!

El divertido cuento para niños de Las tres hilanderas

Las tres hilanderas, cuento de los Hermanos Grimm

Tenía una mujer una hija muy vaga, pero que muy vaga. Por más que la mujer insistía, ella no quería hilar. Un día, cansada, gritó tanto a su hija, que ésta se puso a llorar y lloraba tanto y tan fuerte, que la reina, que pasaba cerca de esa casa, lo oyó todo.

Su majestad llamó a la puerta y preguntó:

– ¿Qué pasa? ¿A qué vienen tantos gritos y tantos llantos?

Y la mujer respondió:

– Perdone usted, su majestad, pero es que mi hija se pasa el día hilando y hay que gritarla para que deje ya de trabajar… Si tuviéramos lino suficiente, se pasaría todo el día hilando. Pero somos pobres y no tenemos mucho…

La chica miró a su madre atónita… ¿por qué estaría mintiendo? La reina, entonces, dijo:

– ¡Qué suerte la suya! ¡Una hija tan hacendosa! Deja que venga conmigo al castillo. Yo tengo lino en abundancia. Si consigue hilarlo todo, será perfecta para mi hijo mayor y acordaremos la boda.

Las extrañas hilanderas

La joven se fue con la reina, y al ver todo el lino que debía hilar casi se desmaya del disgusto. ¡Tres habitaciones llenas!

– Si consigues hilarlo todo en una semana, podrás casarte con mi hijo– dijo la reina.

Pero la joven solo pudo llorar y llorar de forma desconsolada. Habían pasado ya tres días y la reina se extrañó de que aún no hubiera empezado la labor:

– ¿Qué sucede? ¿Por qué no empezaste?

– Ay… es que echo de menos a mi madre….

– Esta bien- dijo la reina- Lo entiendo… pero debes comenzar o no te dará tiempo a terminar para casarte con mi hijo…

La chica estaba desesperada. ¡No podría hilar esas montañas de lino! Entonces, se asomó a la ventana y vio pasar a tres extrañas mujeres: una tenía un pie enorme y plano, la otra, el labio inferior colgando y la tercera, un dedo pulgar gigantesco. Las mujeres se fijaron en la chica y preguntaron:

– ¿Qué te pasa? ¿Por qué estas tan triste?

– Ay, es que debo hilar tres montañas de lino antes de que termine la semana para casarme con el príncipe y no voy a poder hacerlo…

– Nosotras podemos ayudarte- contestó una de las mujeres- Somos hilanderas y hemos hilado mucho. Si te ayudamos, solo te pedimos una cosa: que nos consideres tus primas y nos invites a tu boda y que no te avergüences de nuestro aspecto.

El trato de las tres hilanderas

A la joven le pareció un buen trato, y las mujeres entraron en el palacio. Una de ellas pisaba el lino, la otra lo lamía y la tercera lo sostenía sobre su pulgar para que la rueca hilara más deprisa. Ahora entendía la joven por qué las mujeres tenían esas deformidades…

Las hilanderas cumplieron su promesa, y el lino estuvo hilado para el último día. Entonces, la reina, al ver el trabajo hecho, fijó la fecha para la boda.

– Majestad- dijo entonces la joven- Me gustaría invitar a tres primas mías a las que tengo mucho cariño.

– ¡Claro!- contestó ella- ¡Faltaría más!

Y así fue cómo las hilanderas llegaron al palacio el día de la boda. La joven fue a recibirlas muy cariñosa. El príncipe no pudo reprimir una mueca de asco, y dijo a su madre:

– ¡Uf! ¡Qué parientes tan feos tiene mi mujer!

Entonces, se acercó a ellas y preguntó a cada una:

– Buena mujer, ¿cómo es que tiene el pie tan grande?

– De pisar el lino, señor, de pisar el lino…

– ¿Y usted, por qué tiene el labio colgando?

– De lamer el lino, señor, de lamer el lino…

– ¿Y usted, por qué tiene el dedo pulgar deformado?

– De tensar el lino, señor, de tensar el lino…

Entonces, el príncipe miró a su mujer y dijo:

– ¡Se acabó la rueca! A partir de ahora queda prohibido hilar lino en el palacio.

Y así es como la joven se libró del duro trabajo de hilar.

Qué temas puedes tratar con el cuento ‘Las tres hilanderas’

Este increíble y divertido cuento de los Hermanos Grimm, nos habla de: – El trabajo en equipo

– La solidaridad.

– El valor de la gratitud.

– La importancia de cumplir las promesas.

Reflexiones sobre este cuento infantil con valores

Ay, la gratitud muchas veces termina siendo premiada. Es el llamado ‘karma’, que concede beneficios a los que hacen el bien.

Si muestras gratitud, te será devuelta: la joven estaba tan agradecida con las tres mujeres, que a pesar del ‘qué dirán’, no dudó ni un instante en invitarlas a su boda y premiar así su trabajo. Un acto de gratitud que después obtuvo una recompensa. Gracias a ellas, la joven se libró de un trabajo que odiaba.

Juntos se consiguen más cosas. la joven no hubiera conseguido hilar a tiempo el lino ella sola, pero sin embargo, en equipo, las tres hilanderas sí lo lograron. Y es que la cooperación ayuda a conquistar una meta.

Las promesas, se cumplen: afortunadamente a esta joven no le pasó como al flautista de Hamelín. Ella sí cumplió su promesa y el final fue feliz. Cuidado con no cumplir lo que se promete porque el resultado no será entonces positivo.

Algunas preguntas de comprensión lectora para los niños

Mejora la atención y comprensión lectora de tu hijo con algunas preguntas sobre el cuento después de leerlo. Por ejemplo, estas:

1. ¿Por qué regañaba la madre a su hija?

2. ¿Qué tenía que hacer la joven para casarse con el príncipe?

3. ¿Quién ayudó a hilar el lino a la joven?

4. ¿Por qué tenían esas deformidades?

5. ¿Qué consiguió al final la joven al cumplir su promesa?

Otros fascinantes cuentos de los Hermanos Grimm para niños

Si te gustan estos cuentos llenos de magia y valores de los Hermanos Grimm, también disfrutarás con estos otros:

Hans el escudero: las mentiras y las traiciones terminan saliendo a la luz y pasando factura…

El sastrecillo valiente: Más vale maña que fuerza, así que incentiva el ingenio y la astucia y aprenderás a resolver problemas.

La casa del bosque: un corazón bondadoso es generoso y desprendido y siempre obtiene una recompensa.

Deja un comentario