Las tres pipas. Leyenda india sobre el control de la ira

‘Las tres pipas’ es una leyenda india sobre el control de la ira. Se trata de una fabulosa historia que enseña a los niños cómo reaccionar ante una rabieta o qué hacer cuando se encuentren con el sentimiento de enfado.

Las leyendas son fantásticas historias que intentan explicar ciertas maravillas de la Naturaleza. Pero algunas leyendas también nos aportan una enseñanza relacionada con ciertos valores o emociones. En esta ocasión, la leyenda de ‘Las tres pipas’, nos habla de enfado, de rabietas, de ira… Cuando un niño siente enfadado o frustración, no sabe cómo manejar esta emoción. ¿Quieres ayudarle a entender qué puede hacer? No te pierdas esta fantástica leyenda.

Una leyenda india sobre el control de la ira: ‘Las tres pipas’

Cuenta la leyenda, que un miembro de una tribu india, ‘Pies de plomo’, se enojó mucho con un compañero, y decidió acudir a la tienda del Jefe de la tribu para explicarle lo que sucedía. Estaba tan enfadado con su compañero, que pensaba matarle.

– Oh, Jefe de la Tribu, estoy tan enfadado con Águila Parda, que ahora mismo voy a buscarle para matarle.

– Espera- contestó el Jefe de la tribu- Entiendo tu enfado y comprendo que quieras vengarte con rapidez. Pero antes, te pido que tomes esta pipa, vayas junto al árbol sagrado y fumes un rato. Luego regresa y vuelve a explicarme lo que deseas hacer.

Así que el ‘Pies de plomo’ tomó la pipa, se fue hasta el árbol anciano e hizo lo que le había pedido el Jefe de la tribu. Una vez que terminó, regresó, eso sí, mucho más tranquilo. De hecho, según volvía a la tienda del Jefe, se dio cuenta de que en realidad, matar al joven indio que le había ofendido, tal vez era demasiado…

– Oh, gran Jefe- dijo el indio- Gracias por la pipa. He pensado y ahora creo que bastará con darle una gran paliza a ‘Águila Parda’

– Entiendo bien lo que dices- contestó el Jefe de la tribu- Pero antes, te pido que vuelvas con la pipa al árbol sagrado y fumes de nuevo. Después, tráela de vuelta…

El indio, un poco sorprendido, accedió a ir de nuevo al árbol anciano. Y comenzó a fumar la pipa. Al terminar, se dio cuenta de que sus emociones habían cambiado, y ya no se sentía tan enfadado. Según regresaba a la tienda del Gran jefe, pensó que no merecía la pena darle una paliza al indio que le había ofendido.

– Oh, Gran Jefe- le dijo el indio- Toma la pipa, muchas gracias. Pero es curioso, ahora no siento la necesidad de darle una paliza a ‘Aguila Parda’. Creo que bastará con dejarle en ridículo delante de todos. Eso haré… le insultaré delante de todos los demás.

– Bien, joven indio, entiendo bien que aún te sientas enfadado. Pero antes de ir a buscarle, toma esta tercera pipa y acude de nuevo al árbol anciano. Después, regresa a verme.

Al indio no le apetecía mucho ir de nuevo a fumar junto al árbol, pero hizo caso y acudió con la pipa al árbol sagrado. Fumó y al terminar, según regresaba a la tienda del Gran Jefe indio, se dio cuenta de que su enojo se había esfumado por completo, como el humo de la pipa, y que en realidad lo que debería es ir a hacer las paces con el joven indio que le había ofendido, con un gran abrazo.

– Oh, Gran Jefe indio- le dijo entonces el indio- Muchas gracias por la pipa. Ahora lo veo todo más claro: creo que lo que debo hacer es ir a dar un gran abrazo al joven que me ofendió. Así podremos hacer las paces y recuperaré un amigo . Seguro que ‘Águila Parda’ está muy arrepentido de lo que ha hecho…

¡Que sabia decisión!– le dijo el cacique- Es lo que quería decirte, pero era mucho mejor que llegaras por ti mismo a esa conclusión.

Reflexiones de la leyenda de ‘Las tres pipas’ para tu hijo

Con esta leyenda trabajarás:

– La importancia de la reflexión para mitigar la ira.

– Por qué es importante que aprendamos a perdonar para no perder amigos

La importancia del valor de la humildad.

Sin duda, esta leyenda es más bien una historia con una gran enseñanza. Está repleta de valores maravillosos. Pero sobre todo, nos avisa de lo destructiva que puede ser la ira y nos da una pista de cómo gestionar esta emoción.

El protagonista de esta historia, que al principio estaba muy enfadado, nos enseña que solo con dejar pasar el tiempo y reflexionar, puedes cambiar por completo de decisión.

Enseña a tu hijo por qué no debe actuar nunca ni tomar decisiones cuando esté muy enfadado, porque puede arrepentirse después. Las grandes decisiones deben tomarse en calma, y después de haber reflexionado bien.

Esta historia también nos habla de perdón. El joven indio ofendido tenía dos opciones: castigar y vengarse del indio que le había ofendido o perdonarle y recuperar su amistad. Optó por lo segundo. De esta forma, salió ganando. ¿Qué hubiera conseguido con la venganza? ¿Hubiera aportado algún beneficio para él? No. Reflexiona sobre esto con tu hijo.

También puedes mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo con esta leyenda, utilizando algunas preguntas al finalizar el texto:

  1. ¿Por qué estaba tan enfadado el indio?
  2. ¿Qué pensaba hacer el indio para vengarse del que le molestó?
  3. El jefe de la Tribu le pidió algo… ¿qué fue’
  4. ¿Cambió el sentimiento del indio tras fumar la primera pipa?
  5. ¿Cuántas pipas fumó el indio?
  6. ¿Qué decidió hacer al final el indio?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario