Los animales cantores. Cuento corto para niños pequeños

Un divertido cuento infantil para jugar con los niños

Este cuento, ‘Los animales cantores‘, podría ser igualmente un poema o una pequeña obra de teatro infantil. En cualquiera de los casos, este relato breve consigue captar la atención de los más pequeños y es una fantástica herramienta para incentivar a los niños a la lectura y jugar con las palabras y las onomatopeyas. ¡Descúbrelo!

Un divertido cuento corto para niños: Los animales cantores

Los animales cantores, un cuento para niños pequeños muy divertido
Los animales cantores, un divertido cuento para niños pequeños

Estaba la rana muy cerca del agua, cuando contenta se puso a cantar: – croa, croa, croa…

Vino la garza y la hizo callar.

Estaba la garza muy cerca del agua, cuando contenta se puso a cantar: – gra, gra, gra…

-Vino la zorra y la hizo callar.

Estaba la zorra muy cerca del agua, cuando muy contenta se puso a cantar: – grauuu, grauuu, grauuu…

– Vino el osito y la hizo callar.

Estaba el osito muy cerca del agua, cuando contento se puso a cantar: -grrr, grrr, grrr…

– Vino el leopardo y lo hizo callar.

Estaba el leopardo muy cerca del agua, cuando contento se puso a cantar: – grooo, grooo, grooo…

– Vino el gorila y lo hizo callar.

Estaba el gorila muy cerca del agua, cuando se puso a cantar: – uh, uh, uh…

Entonces ni el diablo lo hizo callar.

Cómo usar este fantástico cuento de Los animales cantores con los niños

Este cuento corto repleto de onomatopeyas es ideal para jugar con los más pequeños. Podrás usarlo de todas estas formas:

Para mejorar su atención: los cuentos cortos y divertidos son capaces de atraer por más tiempo la atención de los más pequeños, el público literario más exigente. Si además se repite la estructura de la frase, como en este caso, y los comienzos son muy similares, al nilo le resulta mucho más sencillo quedarse con la idea del relato, mejorando, por tanto, la comprensión lectora.

Incentiva su interés por la lectura: en el momento en que consigas captar la atención de tu hijo, entenderá que la lectura es más divertida de lo que imaginaba. ¡Se puede jugar con las palabras! Así estarás contribuyendo a que muestre más interés por los cuentos.

Interpreta: reproduce los sonidos de los animales que aparecen en este cuento y si es necesario, imita sus movimientos. A los niños les encanta actuar e imitar a los animales. Y es un ejercicio muy bueno para mejorar su autoestima.

Mejora su memoria: ¿Y si le enseñas este cuento a tu hijo? Será capaz de aprendérselo de memoria y contárselo a otros niños. Una forma fantástica de hacer trabajar al cerebro desde pequeños.

Otros cuentos y poemas para niños muy pequeños

¿Te gustó este cuento? Utiliza más relatos cortos como este ço incluso en forma de poesía para jugar con las palabras. Aquí tienes algunos ejemplos de textos destinados a los más pequeños de la casa:

Sapito y Sapón: esta divertida poesía además de entretener acerca a los niños desde muy pequeños el sentido de un valor esencial fundamental: el de la empatía.

Las historias de Miguel, ‘Cuando cumpla 100‘: los cuentos de ‘las historias de Miguel’ son reflexiones de un niño de cinco años con las que los más pequeños se sentirán identificados. Son cuentos muy cortos y divertidos, como este relacionado con el concepto de tiempo que los niños más pequeños tienen.

Vamos a inventar los números: este cuento tal vez te parezca un tanto surrealista, pero los niños entenderán el juego de palabras que el autor del cuento utiliza como complicidad con los pequeños lectores.

Deja un comentario