Los caracoles. Fábula para niños sobre la vanidad

Una fábula corta que explica por qué no debemos presumir ante los demás

Los caracoles’ es una fantástica fábula del escritor y dramaturgo español Juan Eugenio Hartzenbusch (1806-1880). A parte de escribir el famoso drama ‘Los amantes de Teruel’, también dedicó algunos de sus textos a fábulas como ésta. En este caso se trata de una fábula para niños sobre la vanidad, aunque evidentemente, también va dirigida a los adultos. Nos explica por qué nunca debemos presumir de nuestras supuestas virtudes ante los demás.

Una fábula para niños sobre la vanidad que nos invita a ser más humildes: Los caracoles

Fábula de los caracoles

Dos caracoles muy vanidosos estaban un día discutiendo sobre cuál de ellos podía correr más:

– Yo soy mucho más veloz que tú… ¡Te reto a una carrera hasta el río! – decía uno de ellos.

– Estás un poco loco si piensas en ganarme- respondía el otro- Yo soy mucho más rápido que tú.

– Ja, eso lo tendrás que demostrar- dijo de nuevo el primer caracol. – Pues hecho está, hagamos una carrera y veremos quién tiene razón.

En esto que una rana, que lo estaba escuchando todo, les dijo:

– Es la primera vez que me encuentro con animales tan presuntuosos… En verdad os digo que sois un poco duros de mollera: ¿cómo queréis correr una carrera si no tenéis pies?

Moraleja: Ten cuidado de presumir de lo que consideras una virtud, porque para otros puede parecer un defecto.

La versión original de la fábula de Los caracoles

Aquí tienes la versión que Juan Eugenio Hartzenbusch escribió de esta fábula, con lenguaje en verso al uso de aquella época:

Dos caracoles un día tuvieron fuerte quimera

sobre quién mayor carrera en menos tiempo daría.

Una rana les decía: – Yo he llegado a sospechar

que sois ambos a la par algo duros de mover;

antes de echar a correr,

mirad si podéis andar‘.

Valores que puedes trabajar con esta fábula de Hartzenbusch

Esta fantástica fábula corta nos invita a reflexionar sobre estos valores:

– Mejor optar por la humildad antes de presumir frente a otros.

– El uso del sentido común.

Reflexiones sobre la fábula de los caracoles para los niños

La verdad es que las fábulas no son meramente infantiles. Son profundas reflexiones también para adultos sobre valores esenciales. En este caso trata del valor de la humildad frente al de la vanidad y la soberbia:

Ten cuidado con presumir ante los demás de aquello que consideras una gran virtud: Porque no será una virtud para todos. E incluso puede llegar a ser un defecto a ojos de otra persona. La vanidad y la soberbia a menudo nos hace caer en el error de querer mostrar a todos nuestras virtudes sin pararnos a pensar si lo son en verdad. Lo mejor en todos los casos es obrar con humildad.

La terquedad nos hace distorsionar la realidad: los dos caracoles eran igual de tercos, y ambos querían tener razón. Eso les hizo creer que podrían correr. En realidad ellos pensaban que efectivamente eran muy veloces. Sin embargo, para otros animales, los caracoles no eran capaces de ir muy rápido. Por eso, aunque ellos presumían y pretendían echar una carrera, a otros eso les hacía bastante gracia. Pero los caracoles, inmersos en su terquedad, no eran capaces de verlo.

Preguntas de comprensión lectora sobre el texto

Aunque esta fábula corta es muy sencilla, conviene ayudar a los más pequeños a entenderla. Te pueden resultar muy útiles estas preguntas. Puedes hacerlas cont u hijo al finalizar la lectura para comprobar si entendió el mensaje y ayudarle a pensar en él:

1. ¿Por qué discutían los dos caracoles?

. ¿Qué les dijo la rana?

3. ¿Por qué piensas que a la rana le hizo algo de gracia que los caracoles echaran una carrera?

Deja un comentario