Los dos gorriones. Fábula sobre la desconfianza para los niños

Una fantástica fábula corta sobre aquello que perdemos por desconfiar de los demás

‘Los dos gorriones’ es una fantástica fábula sobre la desconfianza, escrita por Ramón de Campoamor (1817-1901), poeta español del siglo XIX. Con esta fábula podrás explicar a tu hijo por qué a veces por nuestra desconfianza y testarudez llegamos a perder grandes beneficios. Una historia muy breve y muy sencilla para que la puedan entender también los más pequeños.

Una fantástica fábula sobre la desconfianza para los niños: Los dos gorriones

Una fábula sobre la desconfianza: los dos gorriones

Vivía un gorrión en una preciosa jaula, con un comedero que su dueña siempre tenía lleno. El pajarito tenía cuidados y alimento, pero no tenía libertad.

Un día un gorrión libre llegó hasta la jaula y vio el comedero. Estaba hambriento, y le dijo al otro gorrión:

– ¿Puedes acercarme el comedero, que tengo mucha hambre?

El gorrión enjaulado respondió:

– Si me abres la puerta de la jaula, podrás comer de mi comedero.

– Si me acercas el comedero te abriré la puerta de la jaula- respondió con desconfianza el otro gorrión.

– ¿Y quién me asegura a mí que me abrirás la jaula y no te irás volando en cuanto te de comida?- dijo el gorrión enjaulado.

Y así, ninguno quería ceder. Y en esto que llegó la dueña de la casa y al verla, el gorrión libre se fue volando, tan hambriento y cansado como había llegado, y el otro gorrión continuó prisionero en su preciosa jaula dorada.

Moraleja: ‘La desconfianza a veces nos priva de grandes beneficios’.

Fábula de los gorriones en verso

Aquí tienes la fábula original, como la escribió Ramón de Campoamor. Está escrita en verso:

Lléname el comedero-

dijo a un gorrión otro gorrión muy maula.

– Pues ábreme primero-,

contestó aquel-, la puerta de la jaula-

– ¿Y si al verte ya libre, en tu embeleso,

te vas sin darme de comer en pago?

– ¿Y quién me dice a mí,- responde el preso,

– que me abrirás, si llenas el monago?-

Y en conclusión, por si ha de ser primero

llegar el comedero,

o correr el alambre,

quedose el enjaulado prisionero,

y el hambriento volviose con el hambre.

¡Digno amigo, por Dios, de tal amigo !

Y ahora diréis, y bien, como yo digo:

¡Vaya, que son en ciertas ocasiones

lo mismo que los hombres los gorriones!

Vocabulario:  

-Maula: con cierto engaño

-Embeleso: despistado

Valores que puedes trabajar con esta fábula

Utiliza esta fantástica fábula de Ramón de Campoamor para hablar con tu hijo de estos valores:

– Valor de la humildad.

La confianza en los demás.

Reflexiones sobre la fábula de los dos gorriones

Con esta fábula corta, podrás hablar con tu hijo acerca de la falta de confianza en los demás, la soberbia y la terquedad:

La falta de confianza nos priva de grandes beneficios: ¿Cuántas veces no nos habrá pasado lo mismo que a estos dos gorriones? Al no fiarnos de que el otro cumpla su palabra, preferimos no ‘arriesgarnos’ en darle algo sin recibir luego nada a cambio. Si en lugar de eso confiáramos en la palabra de los demás, obtendríamos algunos grandes beneficios. Y sí, en alguna ocasión seguramente el otro no cumpla su palabra, pero serán menos las ocasiones en las que esto suceda. Recuerda: si tú le ofreces al otro confianza, lo más normal es que el otro te devuelva la misma confianza. Al igual que el respeto, que se consigue con respeto, si confías en alguien, se sentirá en deuda contigo.

A veces es la terquedad la que nos impide dar el primer paso: ¿ Qué importará ser el primero en dar el paso si el beneficio luego es para ambos? Pero al igual que en la fábula de ‘Las dos cabras’, aquí los dos gorriones se sentían incapaces de ceder. Y según iba pasando el tiempo, aún peor. Los dos esperaban lo mismo: que fuera el otro el que diera ese primer paso. El resultado de esta terquedad y falta de confianza ya lo conoces: al final ninguno se vio beneficiado.

Aquí tienes algunas preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Si quieres utilizar esta fábula corta para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo, puedes usar estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿Quién vivía en una jaula?

2. ¿Qué le pidió al gorrión enjaulado el gorrión que volaba libre?

3. ¿Le dio comida el gorrión enjaulado? ¿Por qué?

4. ¿Alguno de los dos gorriones consiguió lo que quería? ¿Por qué?

Más fábulas y cuentos sobre la confianza y desconfianza para los niños

Utiliza estas fábulas para hablar de la confianza con los niños. En algunos casos la desconfianza está unida a la prudencia. Lo ideal es aprender a escuchar al sentido de la prudencia cuando lo necesitamos y a confiar en la palabra del otro si por el contrario pensamos que debemos hacerlo:

Las dos cabras: Esto eran dos cabras que intentaban cruzar un río por un mismo sitio, pero ninguna quería ceder para que pasara la otra. ¿El resultado? ¡Imagina !

La mula, el asno y el campesino: La falta de confianza, unida a los celos, puede generar grandes problemas. Es el caso de esta fábula en donde uno de los dos animales pensaba que el otro obtenía muchos más beneficios.

Pulgarcito: Los hermanos de Pulgarcito aprendieron a confiar en su hermano, que a pesar de ser muy pequeño, siempre tenía grandes ideas. El resultado de la confianza en sus posibilidades es cómo no, fantástico.

Los tres peces: Si nos fiáramos más de los consejos de otros, nos evitaríamos muchos problemas. La solución pasa por aprender a confiar de quien nos quiere proteger y a desconfiar de otros.

Pinocho: El ingenuo de Pinocho se fiaba de quienes no debía y desconfiaba de aquellos que le recordaban lo que estaba haciendo mal… ¡Y así le fue! El pobre, no paraba de meterse en problemas. Menos mal que al final entendió aprendió a confiar en los que le querían y a desconfiar de los que tanto y tanto le prometían al tiempo que mentían.

Tal vez también te interese...

Deja un comentario