Los dos miopes. Fábula corta sobre las mentiras para niños

Una fábula popular sobre el valor de la sinceridad

La historia de ‘Los dos miopes’ se trata de una fábula corta popular que nos habla del importantísimo valor de la sinceridad y de cómo al final las mentiras terminan siendo descubiertas con bastante facilidad. Fantástica para reflexionar sobre este valor con los niños.

Una fábula corta sobre la sinceridad: Los dos miopes

Los dos miopes, una fábula corta sobre la sinceridad

Vivían en el mismo pueblo dos hombres muy miopes que sin embargo intentaban ocultar su problema con la vista. Así que cuando debían demostrar si veían bien de lejos, terminaban inventándose cosas.

Cuando estaban juntos, los dos iban inventando todo lo que imaginaban ver. De esta forma, pensaban, el otro no se daría cuenta de su problema.

Un día, entraron en un templo y observaron que las personas miraban mucho hacia una de las paredes. Los dos miopes estaban juntos, y uno de ellos decidió ‘presumir’ de su buena vista ante el otro:

– Vaya-dijo de pronto- ¡Qué precioso el retablo nuevo que han colocado en esa pared!

El otro miope, lejos de preguntar qué veía, continuó siguiendo su invención:

– Sí, ¡qué maravilla! ¡Y es de oro! ¿De dónde habrán sacado tal preciosidad? – ¡Si hasta parece la figura real!

– Desde luego… ¡qué realismo!- respondió el otro miope.

Un hombre que lo observaba todo y había oído su conversación, no pudo aguantarse y comenzó a reír sin parar.

– ¡Ja,ja,ja! ¿Pero serán miopes que ven hasta un retablo de oro en donde solo hay una humedad en la pared? ¡ja, ja, ja!

Y los miopes salieron avergonzados del templo.

Moraleja: ‘Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo’

Qué valores puedes trabajar con esta fábula de ‘Los dos miopes’

Esta fábula sin duda es ideal para hablar con tu hijo de:

– El valor de la sinceridad.

– Las consecuencias de mentir.

– La necesidad de pedir ayuda cuando lo necesitemos.

– El valor de la humildad.

Reflexiones sobre esta fábula corta

Ya lo dice la moraleja y el dicho popular, que ‘se pilla antes a un mentiroso que a un cojo’. También se suele decir que la mentira ‘tiene las piernas cortas’. Y es que al final la verdad siempre termina por salir a la luz:

Es difícil mantener una mentira frente a los demás: porque los demás sí son capaces de ver la verdad. Muchas veces intentamos inventarnos una historia sin sentido sin darnos cuenta de que es bastante evidente que se trata de una invención. Quien la escucha no dudará en darse cuenta de que se trata de una mentira. Las mentiras a veces son muy evidentes.

¿Y por qué no reconoces tu problema?: la falta de humildad hizo que los miopes quisieran ocultar su problema con la vista. Ninguno de los dos quería reconocer ante el otro que no veía bien. Y en lugar de optar por lo más sencillo, que es pedir ayuda para poder ver bien, decidieron ‘ocultar’ su problema. Al final el problema se agrandó. Lo más lógico siempre y lo que debemos hacer es ‘tragarnos’ el orgullo en determinadas ocasiones y buscar ayuda siempre que se necesite.

Si mientes, atente a las consecuencias: ante una mentira pueden pasar dos cosas: que te pillen o que no te pillen. Pero si te pillan, ya sabes lo que puede pasar. Recibas un castigo o no, siempre quedarás como un mentiroso. Y es algo que los demás no aceptan bien. Evita las mentiras y evitarás ciertos disgustos.

Algunas preguntas de comprensión lectora sobre esta fábula corta

Para ayudar a tu hijo a entender mejor el mensaje de la fábula, nada como hacer algunas preguntas sencillas sobre el texto que acabas de leer. Preguntas como estas:

1. ¿Qu problema tenían los dos protagonistas de la historia?

2. ¿Qué dijeron ver dentro del templo?

. ¿Qué había en realidad en la pared?

Otras fábulas sobre la sinceridad

Con estos otros relatos también podrás hablar del valor de la sinceridad con tus hijos:

El pastor mentiroso: mentía con tanta frecuencia el pastorcito, que el día que quiso pedir ayuda y decir la verdad, nadie le creyó…

El lobo y la oveja: al final, la mejor salida siempre es la verdad. No te pierdas esta fantástica fábula de Esopo.

El traje nuevo del emperador: muchas veces mentimos por llevar la corriente a los demás. Este cuento es muy divertido. ¡Te encantará!

El cuervo y la zorra: a veces la verdad esconde una mentira ‘dulce’. En realidad son falsos halagos que esconden una turbia intención.

Deja un comentario