Los patos y la tortuga. Fábula infantil sobre la vanidad

Una fábula de Esopo con valores para lo sniños

‘Los patos y la tortuga’ es una fantástica fábula infantil sobre la vanidad, atribuida a Esopo. Cuenta también una historia de solidaridad. Descubre cómo reflexionar sobre estos valores con tu hijo gracias a esta interesante fábula corta.

Una fábula infantil sobre la vanidad: Los patos y la tortuga

Fábula infantil sobre la vanidad

En una pequeña laguna vivían dos patos y una tortuga. Se llevaban muy bien y compartían sin problemas aquel lugar. Poco a poco, se hicieron grandes amigos. Pero llegó un terrible año de sequía, y la pequeña laguna se fue secando, hasta que solo quedó un pequeño charquito en el centro del lago.

Los patos, en algunos de sus vuelos, habían visto que cerca había otro lago que sí tenía agua, y se lo contaron a la tortuga:

– Eh, amiga tortuga, hemos visto cerca un lago precioso con mucho agua. Los dos iremos a vivir allí.

– Oh- dijo entonces la tortuga- ¡Que suerte tenéis que podéis volar! Yo no puedo ir de ninguna forma, porque está lejos y tardaría muchísimo. Seguramente me perdería por el camino…

Y diciendo esto, la tortuga se fue despacito hasta el pequeño charco de agua que aún quedaba en el lago, y se quedó allí, quieta y muy triste. Y a los patos, se les encogió el corazón.

La idea de los patos para ayudar a su amiga la tortuga

Pero a los patos entonces se les ocurrió una gran idea:

– ¡Espera, amiga tortuga! Tenemos una idea: cada uno de nosotros sujetará por un extremo un palo. Tú debes sujetarte con la boca al palo en el centro, apretando muy bien los dientes. Lo único es que no podrás abrir la boca en todo el recorrido, porque si no, te caerás.

– ¡Pero eso es fantástico!- dijo entusiasmada la tortuga- ¡Muchísimas gracias! Y claro que no abriré la boca… eso no será ningún problema.

Y los patos buscaron un palo grande y fuerte para poder poner en práctica su plan y llevar a su amiga hasta el lago con ellos.

La vanidad castiga a la tortuga

Al fin encontraron un palo perfecto, y la tortuga se enganchó en la mitad, apretando la boca mucho, tal y como le pidieron los patos. Al comenzar el vuelo, la tortuga comenzó a admirar todo lo que podía ver desde arriba: las casas parecían muy pequeñas, los árboles, diminutos. ¡Todo era precioso! Y comenzó a sentirse importante. De hecho… ¡era la única tortuga voladora!

Entonces, al ver a lo lejos a otras tortugas, no pudo resistirse a decir…

Mirad como vuelo… soy la reinaaaa

La tortuga al intentar presumir delante del resto, soltó el palo, y comenzó a caer, con la gran suerte de aterrizar en el lago, y llevarse solo como recuerdo un buen golpe y un gran susto, del que eso sí, tardó mucho tiempo en recuperarse.

Moraleja: la vanidad a veces nos hace cometer actos imprudentes.

Valores que transmite esta fábula de Esopo para los niños

Esta fábula corta ayuda a los niños a comprender el significado de todos estos valores:

El valor de la solidaridad.

– Por qué debemos evitar la vanidad.

– El valor que frena la vanidad es la humildad.

La gratitud como valor esencial hacia quienes nos ayudan.

Reflexiones sobre esta fábula de Los patos y la tortuga

La vanidad a veces nos hace cometer actos imprudentes, y olvidar consejos muy importantes. Aquí tienes algunas de las reflexiones sobre las que puedes trabajar con esta fábula:

Cuidado con la vanidad porque te hace perder la razón: La razón, y la memoria… porque la vanidad anuló en la tortuga la sensatez y por un momento olvidó lo importante que era el consejo  que los patos le habían dado. Es obvio que si te agarras a un palo y te sueltas, te caerás, pero la vanidad es capaz de anular el sentido de la prudencia y cegarnos de tal forma que no caigamos en la cuenta del peligro al que nos enfrentamos. Si la tortuga hubiera sido un poco humilde, no hubiera sentido la necesidad de jactarse delante de todos acerca de lo bien que se sentía volando.

La solidaridad de los patos con su amiga tortuga: Los patos podían haber abandonado a la tortuga a su suerte. Las tortugas no vuelan, así que podían pensado sin más que no podían hacer nada por ella. Pero la empatía hizo que sintieran mucha lástima por su amiga, y buscaron rápidamente una solución para ayudarla. Los patos fueron generosos y solidarios con su amiga tortuga y demostraron su amistad de la mejor forma posible. Al fin y al cabo, los amigos están siempre ahí cuando se les necesita.

La tortuga estará agradecida a sus amigas: Después de recuperarse del susto, la tortuga tiene el deber de agradecer a sus amigos el haberle llevado hasta el lago. Seguramente con este acto le salvaron la vida. La gratitud es un valor indispensable. Debemos agradecer siempre los actos generosos y solidarios.

Preguntas de comprensión lectora para los niños

Recuerda que puedes usar esta fábula corta de Los patos y la tortuga para incentivar la atención de tu hijo y mejorar su comprensión lectora. Puedes ayudarte de estas preguntas al finalizar la lectura, para comprobar si comprendió el mensaje de esta historia:

1. ¿Por qué quería abandonar la pequeña laguna los patos?

2. Las tortugas no vuelan, pero a los patos se les ocurrió una idea para ayudar a su amiga: ¿cuál?

3. ¿Qué le dijeron los patos a la tortuga que no podía hacer mientras volaban?

4. ¿Por qué se soltó la tortuga del palo?

Deja un comentario