Los sapos y la lluvia. Leyenda mexicana para niños

Una curiosa leyenda que cuenta por qué los sapos cantan cuando llueve

Descubre con esta original leyenda mexicana para niños por qué los sapos cantan cuando llueve. Lo descubrirás leyendo esta historia: ‘Los sapos y la lluvia‘.

Una curiosa leyenda mexicana para niños: ‘Los sapos y la lluvia’

Una leyenda mexicana para niños: Los sapos y la lluvia

Cuentan que hace mucho tiempo, unos campesinos que sembraron mucho maíz, estaban preocupados porque no llovía. Y es que por entonces, la lluvia solo estaba donde los dioses, y no bajaba a la Tierra.

Los hombres decidieron mandar a un pájaro en busca de la lluvia:

– Pájaro Papán, necesitamos que la lluvia venga hasta aquí. ¿Podrías ir a buscarla?

– Claro que sí- dijo orgulloso el pájaro- La traeré enseguida.

Y el pájaro Papán se fue en busca de la lluvia. La encontró en lo alto de una montaña, y le dijo:

– Lluvia, te necesitan donde el inmenso campo de maíz. Me mandan los hombres en tu busca. ¿Podrías venir?

– Claro- dijo la lluvia- Iré, pero solo si tú me acompañas todo el camino.

– Claro que sí- respondió el pájaro Papán.

Pero a mitad de camino, el pájaro tenía las alas tan mojadas que cayó al suelo y no pudo volar más. La lluvia se dio la vuelta.

El segundo intento para atraer a la lluvia

Los hombres, preocupados ante la tardanza del pájaro Papán, decidieron enviar a otro pájaro, mucho más veloz:

– Cheque Cheque- dijeron los hombres- Necesitamos que nos ayudes. ¿Podrías ir a buscar a la lluvia y convencerla para que venga?

– ¡Por supuesto!- dijo el pájaro Cheque Cheque.

Y el ave encontró enseguida a la lluvia, que estaba regresando a la montaña.

– Por favor, lluvia, los hombres te necesitan. ¿Podrías venir conmigo hasta el gran maizal?

– Claro, pero solo si tú me acompañas- respondió de nuevo la lluvia.

Y el pájaro Cheque Cheque voló bajo la lluvia, pero no aguantó mucho tiempo. Sus alas se empaparon y no pudo seguir volando. La lluvia se dio de nuevo la vuelta.

El tercer intento de los hombres por conseguir la visita de la lluvia

Los hombres estaban realmente preocupados: ¡La lluvia no llegaba! ¿Y si mandaran otro animal? Pensaron quién podría ir en busca de la lluvia, y decidieron que fueran los sapos. Tal vez dando saltos lograran llegar hasta ella. Y los sapos, que trabajaban en equipo y eran muy organizados, se repartieron el trabajo.

El sapo Cachetón dividió muy bien las tareas:

– A ver, sapo Patón, tú subirás hasta la loma de ese cerro… Y tú, sapo Enano, subirás a la cima del otro cerro… Y el sapo Bocón subirá hasta el último cerro.

El sapo Cachetón se fue entonces en busca de la lluvia, y la encontró muy pronto:

– Eh, lluvia, los hombres te necesitan donde el maizal- le dijo- ¿Podrías venir conmigo?

– ¿Y cómo me guiarás hasta allí?- preguntó extrañada la lluvia- ¡Si no puedes volar!

– No, pero salto muy alto. Daré brincos y te llevaré hasta el campo de maíz. Por si no me ves, cantaré, y en cada cerro escucharás mi canto. Así no te perderás. – respondió el sapo.

Y la lluvia comenzó a seguir al sapo Cachetón. Pero como era pequeño, la lluvia le perdió de vista. ¡Menos mal que escuchó el canto del sapo Patón en el primer cerro! Allá que fue la lluvia. Y cuando pasó el cerro, escuchó el canto del sapo Enano, y la lluvia no tuvo problemas en llegar hasta el segundo cerro. Por último, la lluvia escuchó con claridad el canto del sapo Bocón, en el cerro en donde estaba el maizal. Y allí fue la lluvia, y se quedó unos cuantos días. Los hombres estaban muy agradecidos a los sapos.

Y así es cómo desde entonces los sapos continúan cantando en cuanto llueve.

Valores con los que puedes trabajar con esta interesante leyenda

Esta curiosa leyenda mexicana también nos ayuda a reflexionar sobre algunos valores. Entre ellos:

– El valor de la solidaridad.

– La cooperación.

– Las cualidades de un buen líder.

– El valor de la empatía.

– La necesidad de usar la inteligencia.

Reflexiones sobre la leyenda ‘Los sapos y la lluvia’

Esta original leyenda cuenta con otras versiones, en donde participan más animales. Una de estas historias explica que los hombres mandaron a una tortuga, pero la lluvia puso como condición no alcanzar a quien la guiaba. Y claro, alcanzó enseguida a la tortuga, pero también logró alcanzar a los animales más rápidos. Y fueron las ranas (o los sapos) los que astutamente lograron vencer a la lluvia, organizados y croando cada una desde una montaña. Así la lluvia nunca conseguía alcanzarlas.

Con esta curiosa historia, centrados en el logro de las ranas o de los sapos, podemos reflexionar sobre todos estos temas:

El trabajo en equipo da mejores resultados: Los sapos consiguieron llevar a la lluvia hasta los hombres gracias a una magnífica cooperación y un trabajo en equipo intachable. Un solo sapo no hubiera logrado guiar hasta el maizal a la lluvia, pero todos juntos se hicieron más fuertes y consiguieron su objetivo.

La humildad de un animal que no puede volar: La lluvia se extrañó de que los hombres mandaran a un animal tan pequeño e incapaz de volar. Sin embargo, los sapos demostraron a la lluvia que no es la fortaleza ni la belleza, sino la cooperación y la inteligencia las que consiguen grande resultados.

El buen líder: El buen líder es aquel capaz de aprovechar al máximo todas las cualidades de cada uno de los integrantes de un equipo. El sapo Cachetón organizó al equipo de forma impecable. Cada sapo tenía un lugar y una misión igual de importantes que la de los demás. Ellos lo sabían, y trabajaron en equipo para lograr la victoria.

El gesto solidario de los sapos: Los sapos no pidieron a los hombres nada a cambio de su ayuda. Se ofrecieron movidos por la solidaridad. Es un gesto altruista que consigue ayudar a otros a cambio de una gran satisfacción personal.

Ayuda a tu hijo a entender mejor esta leyenda

Puedes ayudar a tu hijo a mejorar su comprensión lectora usando estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿Por qué no llovía en la Tierra?

2. ¿A quién mandaron los hombres a buscar a la lluvia en el primer viaje?

3. ¿Por que no lograron los pájaros llevar a la lluvia hasta el maizal?

4. ¿Qué animales fueron después en busca de la lluvia?

5. ¿Cómo lograron llevar a la lluvia hasta los hombres?

Otras fascinantes leyendas de la naturaleza para niños

La Naturaleza esconde misteriosas leyendas tan originales como la que acabas de leer. ¿Conoces estas otras?:

La leyenda del Baobab: Esta es una leyenda africana que explica por qué el baobab tiene esa forma tan extraña, como si estuviera del revés. Esta historia además nos ayuda a reflexionar acerca de la soberbia.

Las lágrimas del guepardo: ¿Te has fijado que el guepardo tiene unas curiosas manchas negras bajo los ojos? Según esta preciosa leyenda africana, en su día fueron lágrimas… Descubre por qué lloró este hermoso animal.

La serpiente y la noche: Resulta que en el comienzo, los hombres no tenían noche. Lo cuenta esta leyenda india, que nos explica cómo consiguieron los hombres que anocheciera y qué tuvieron que pagar a cambio de este privilegio.

Los huicholes de maíz: ¿Quieres conocer el origen del maíz? Pues no te pierdas esta interesante leyenda mexicana que también nos habla de coraje.

La yerba mate: El mate es una bebida muy apreciada en muchos países de América del Sur. Pero… ¿conoces su leyenda? Descubre el origen de esta planta con esta leyenda argentina.

Deja un comentario