Piel de asno. Cuento infantil sobre las apariencias

Cuento de Perrault para niños con valores

Piel de asno’ es un famoso cuento del escritor francés Charles Perrault que habla a los niños de apariencias, respeto y amor. Es un cuento de hadas que forma parte de la colección ‘Cuentos de mamá ganso’, en donde también se incluyen cuentos tan conocidos como ‘La bella durmiente’, ‘Barba azul’ o ‘El gato con botas’.

Un cuento sobre las apariencias para los niños: Piel de asno

Cuento de Perrault para niños

Había una vez unos reyes adorados por toda la corte. Eran buenos, nobles y justos. Y el reino era muy próspero, gracias a un asno mágico que guardaban en el establo. El animal producía montañas de oro cada día.

Sin embargo, la desgracia llegó al reino el día en el que murió, de forma repentina, la reina, dejando al rey destrozado por el dolor y a los súbditos temerosos al no haber concebido los reyes ningún heredero.

La nueva prometida del rey

Todos deseaban un heredero al trono, y el rey no tuvo más remedio que buscar una nueva esposa, pero ninguna le parecía tan hermosa y buena como su difunta mujer.

Al final, haciendo caso a los consejos de sus asesores, decidió casarse con la hija de su hermano, que también era rey de una aldea cercana. Pero la joven no opinaba igual. Ella no deseaba casarse con su tío, y pidió ayuda a su hada madrina:

– Lila, ayúdame, por favor… ¡no quiero casarme! ¿Qué puedo hacer?

El hada madrina, después de pensar un rato, dijo:

– ¡Ya lo tengo! Pide a tu pretendiente un regalo… ¡un vestido del color del aire!

– ¿De color del aire?- repitió extrañada la chica.

– Sí, eso es- respondió sonriendo el hada.

Las peticiones de la joven y el hada Lila

Pues, para sorpresa de la joven, a los pocos días, llegó al el castillo un precioso vestido transparente, como el aire… El hada Lila volvió a pensar y dijo:

– Está bien. Pues pide ahora un vestido del color de la luna. A ver si ahora es capaz de conseguirlo…

Pero el rey no se dio por vencido, y reunió en la corte a los mejores sastres, quienes consiguieron un precioso vestido resplandeciente como la luna misma. El hada, más enfadada, le propuso a la joven pedir un vestido como el sol… pero también recibió un precioso vestido cálido como el astro rey. El hada Lila, desesperada, le propuso:

– ¡De acuerdo! ¡Pide al rey entonces la piel del asno que tanto oro le da! Para sorpresa de las dos, a los pocos días llegó al castillo la piel del asno.

La joven prometida se fuga del castillo

El hada Lila se dio por vencida:

– No te queda otra salida que huir de aquí. Escapa esta misma noche, disfrazada, para que nadie se dé cuenta.

Y así hizo la joven: se vistió con la piel del asno y metió en una pequeña maleta los tres vestidos que le regaló el rey y todas sus joyas.

Atravesó el bosque y llegó hasta una granja de un reino cercano, en donde pidió trabajo. Los granjeros, al verla tan sucia y con ese extraño atuendo, se apiadaron de ella, decidieron darle una oportunidad y comenzaron a llamarle ‘Piel de asno’.

La chica comenzó a trabajar allí, limpiando y cuidando a los animales. Cuando nadie le veía, se encerraba en su cuarto, se lavaba bien y se ponía uno de los preciosos vestidos que le regaló el rey. Entonces, se miraba al espejo y soñaba.

El príncipe y Piel de asno

Un día, el hijo del rey de aquel reino pasó cerca de la granja y vio un destello que le llamó la atención. Se acercó hasta la ventana de donde salía el brillo y vio a la muchacha, vestida con uno de los resplandecientes vestidos de hilos de oro y joyas que se llevó en la maleta. Al instante quedó prendado de ella.

El joven preguntó al llegar al castillo si alguien conocía a la muchacha de la granja, pero todos le dijeron lo mismo: que allí solo vivía una sirvienta llamada Piel de asno. El joven, decepcionado, cayó enfermo, muy enfermo.

Ninguna medicina parecía hacer efecto, así que un día, sus padres, le preguntaron, y él les dijo que solo podría curarle un dulce preparado por la joven que vivía en la granja que visitó aquel día…

El misterioso pastel de Piel de asno

La joven recibió el encargo y, vestida con sus mejores galas y sus preciosas joyas, preparó un delicioso pastel. Sin embargo, mientras amasaba, no se dio cuenta de que perdió uno de sus anillos, una pequeña sortija con una esmeralda.

El príncipe recibió el pastel, y al comer un trozo, casi se atraganta con el anillo. Al mirarlo, comprobó asombrado que se trataba de una esmeralda. ¿Cómo era posible que una humilde sirvienta tuviera una joya así? Así que se le ocurrió lo siguiente:

– Madre, padre… he decidido casarme. Lo haré con la joven a la que mejor le quede este anillo-

Y diciendo esto, les enseñó la sortija con la esmeralda.

El príncipe se encuentra con Piel de asno

Todas las muchachas del reino intentaron probarse in éxito el anillo. También las sirvientas más cercanas al castillo. Cuando terminaron, el joven dijo:

– Queda una muchacha que vive en una granja a las afueras… Piel de asno.

– Pero, ¿cómo va a ser ella?- preguntaron extrañados los padres del muchacho. Aún así, accedieron a que la chica visitara el castillo.

La chica llegó con la piel de asno a modo de capa, y todos mostraron una ligera mueca de desagrado. Aún así, el joven insistió en que se probara el anillo. Ella extendió su mano y al instante, el anillo encajó en su pequeño dedo a la perfección.

El príncipe retiró entonces la piel de asno y comprobó que bajo esa piel llevaba el resplandeciente vestido de oro que su tío le regaló. Entonces todos aplaudieron. Ella les contó su triste historia y los padres del joven fijaron una fecha para la boda, a la que por cierto, también acudieron el hada Lila y el tío de la joven, que con el tiempo, había desistido de buscar a la chica.

Valores que puedes trabajar con este cuento de Perrault

Con este cuento tan famoso, podrás hablar con tu hijo de.

El respeto hacia las decisiones de otros.

– El uso del ingenio para solucionar problemas.

– El valor de la dignidad.

Reflexiones sobre el cuento ‘Piel de asno’ para los niños

Con este fantástico cuento de hadas, también podrás hablar con tu hijo acerca de todos estos temas:

Las apariencias engañan: Piel de asno parecía una muchacha muy pobre por la capa de piel que llevaba, pero en realidad era una princesa. Las apariencias engañan, así que no te dejes engañar por la información que transmiten tus ojos.

Nunca obligues a nadie a hacer algo que no quiere: El tío de la muchacha estaba empeñado en casarse con ella, aunque ella no quería. El hombre no respetó su decisión y ella no tuvo más remedio que escaparse.

Al final es el ingenio el que nos saca de un apuro: La muchacha consiguió librarse de su pretendiente gracias al ingenio del hada Lila, quien buscó por todos los medios que el rey desistiera en su empeño. Al no conseguirlo, optó por proponer a la joven una última salida. El disfraz de la piel de asno fue una grandísima idea. Así nadie sospecharía de quién era.

Preguntas de comprensión lectora para tu hijo

También puedes usar este cuento popular para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo. Usa para ello estas preguntas al finalizar la lectura:

1. ¿Por qué el reino de los reyes era tan próspero? ¿De dónde sacaban el dinero?

2. ¿Con quién quería casarse el rey al enviudar?

3. La sobrina del rey le pidió tres vestidos ara ver si desistía de su empeño. ¿Cómo eran esos vestidos?

4. ¿Qué fue lo último que la chica le pidió?

5. Al final, la joven tuvo que escapar del castillo de sus padres. ¿A dónde se fue?

6. ¿Quién se enamoró de ella?

7. El príncipe pidió un pastel elaborado por Piel de asno. ¿Qué encontró dentro?

8. ¿Cómo consiguió el príncipe conocer a Piel de asno?

Tal vez también te interese...

Deja un comentario